Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El sector de la moda recluta talento

El auge de las empresas textiles requiere una mejor formación de directivos

Presentación de la colección de David Delfin en la pasada edición de Madrid Fashion Week. AFP

No es casualidad que las prestigiosas calles Faubourg Saint-Honoré, los Campos Elíseos, o el barrio del Marais, en París; las calles Regent y Oxford, en Londres; o el Quadrilatero della Moda de Milán se pueblen de escaparates de marcas españolas. La moda se confirma como un sector en auge que crea empleo a un ritmo del 7,3% anual, por encima de la media del resto de sectores (3,2%), según datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA); y demanda cada vez más formación específica.

El sector ha sabido crear su propio hueco bajo la etiqueta de Moda Accesible o Moda Rápida (fast retail) y se afianza como "motor de crecimiento y empleo", como afirmó la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en una reciente jornada organizada por el ISEM Fashion Business School. "Es un sector que está ofreciendo grandes oportunidades de crecimiento en el nicho medio y que está demandando posiciones en toda la cadena de valor", añadió en el mismo foro Luis Lara, consultor senior de KPMG Fashion y profesor de ISEM. En España apenas son cuatro las empresas que superan los 1.000 millones de euros de facturación (frente a las 11 italianas) y, sobre todo, mientras la península itálica tiene 135 empresas que venden más de 100 millones, en España son solo 16. Unas cifras a las que apunta Lara como señal del potencial español.

La ministra Bañez apuntó que "la creatividad de las marcas de moda española, su innovación en servicios y capacidad logística han hecho que este sector represente el 2,7% del PIB español, el 8% de las exportaciones, y el 4,2% del empleo en el territorio nacional". Otros datos facilitados en esta jornada revelaron que el 25% de las empresas del sector se han creado en los últimos cuatro años y que cuatro de cada seis han aumentado su plantilla este año.

Adaptación rápida

"La moda", reconoce Francisco Puertas, director de Organización y Talento de Accenture, "ha tenido que adaptarse a la enorme rapidez que exigen las temporadas y busca perfiles profesionales óptimos para desenvolverse con éxito en la producción, almacenaje y distribución a ese ritmo. No es fácil encontrar talento en la parte logística. Además la venta online demanda puestos digitales y analíticos". "Buscamos buenos gestores", dijo Alberto Rocha, secretario general de Cointega (Confederación de Industrias Textiles Gallegas), "con talento renacentista y multidisciplinar, que sepan de todo y puedan opinar con criterio en tienda o en estrategias de marketing".

Algo en lo que está de acuerdo Nerea Figuerido, socia de Alemany & Partners, cuyo fundador, Carlos Alemany, fue quien fichó para Inditex a su actual presidente de la multinacional, Pablo Isla. "En la captación del talento en moda se está dando un doble fenómeno. Por un lado, las cadenas españolas de éxito continúan su expansión internacional y se han visto necesitadas de ejecutivos de confianza en sus filiales extranjeras para puestos clave. Así han quedado posiciones vacantes de directores financieros o regionales en la matriz. Por otra parte, el desarrollo del canal online, cada vez más elaborado, requiere de puestos directivos en marketing digital y gestión de la cadena de suministro. El Big Data y el mayor conocimiento de los hábitos de consumo demandan directores de market intelligence".

Para tener éxito en esta ventana de oportunidades, el consultor de KPMG Fashion destacó ocho grandes retos que ha de abordar la empresa española de moda: abrir tiendas pero integrarlas en el canal online; invertir en tecnología y procesos; ampliar la expansión internacional para llegar a más países de los 47 actuales; construir marca siendo accesible a precios competitivos; dedicar tiempo al time to market, para recoger la información que nos da el mercado y traducirla en decisiones; no olvidar el made in (cómo está hecho nuestro producto, quién está detrás de nosotros y de qué forma contribuimos a la sociedad); acelerar el crecimiento y abrirnos al talento exterior".

"Necesitamos renovar talento, cambiar las formas de trabajar, escuchar las ideas de los proveedores y ser tan rápidos como el cliente", destacó Eduardo Zamácola, consejero delegado de Neck & Neck y presidente de Acotex, (Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos). "Hay que poner en valor la etiqueta marca España, apreciar y defender lo nuestro y no tener miedo a equivocarse", añadió. David García, director ejecutivo de Modacc, el clúster catalán de la moda, opina que "la globalización nos ha empujado a buscar al consumidor en cualquier parte del mundo y nos obliga a una innovación rápida en las colecciones, por eso necesitamos talento actual, creativo, flexible, con gran adaptación a los cambios y que domine la tecnología, ya que si ahora en Europa el comercio en Internet supone 1,1 billones de euros, en 2020 se va a duplicar esa cifra".

Y para captar este talento, Luis Lara recomendó la regla de las cinco c: exigir competencias (no es fácil encontrar talento para abrir tiendas en otros países); evaluar si nuestra empresa tiene la capacidad dimensionada para crecer; si podemos asumir ese coste; conexión, en el sentido de asegurarnos que los líderes que captemos están conectados con el proyecto; y cumplir la normativa". Y a cambio la empresa debe considerar si goza de buena marca y reputación como empleador, si ofrece buenos salarios, o si está abierta a captar talento de la competencia o de otros sectores.

Teresa Sábada, directora de ISEM de la Universidad de Navarra concluyó que "el mundo de la moda necesita mayor formación, especialmente en sostenibilidad y responsabilidad social corporativa (RSC), así como gente capaz de tomar decisiones teniendo en cuenta todas las variables del negocio, que aporte propuestas creativas, que sea flexible y abierta, apasionada por la moda, y apta para trabajar en equipo".