Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone vuelve a crecer en España tras siete años de retrocesos

Los ingresos trimestrales del grupo aumentan un 1,1% hasta los 1.254 millones de euros

Sede de Vodafone en Berlín, el pasado jueves. Bloomberg

Vodafone registró el primer aumento trimestral de facturación de los últimos siete años. La estabilización de los ingresos, las sinergias con Ono, la reducción de costes y el impacto positivo de la financiación de terminales elevó el beneficio bruto de explotación un 16,3% en el primer semestre fiscal hasta los 660 millones de euros. El consejero delegado de la filial española, Antonio Coimbra, dijo ayer que espera que la compañía prolongue su crecimiento en España al menos durante los dos próximos trimestres.

La compañía de telecomunicaciones deja atrás un largo periodo de retroceso en España. La mejora del 1,1% de los ingresos de la compañía, que facturó 1.254 millones de euros entre julio y septiembre —el segundo trimestre de su año fiscal— es la primera que registra desde 2008. Los ingresos por servicio alcanzaron en ese periodo los 1.145 millones, un 2% menos que el año anterior; si se excluye el ajuste contable del cambio de modelo de financiación de terminales, crecen un 1%. En el total del semestre el crecimiento fue más modesto, del 0,2%, con ingresos de 2.489 millones.

En los últimos tres meses el número de clientes de telefonía móvil creció en 85.000 personas hasta los 14,18 millones (más de 4,3 millones de 4G), mientras que la cartera de clientes de banda ancha fija supera los 2,88 millones, con 48.000 clientes más de fibra. Estos datos sitúan a Vodafone como tercer operador por número de clientes con 17,06 millones, por detrás de los 18,85 millones de Orange, y el segundo por ingresos justo por delante de la compañía francesa, que ya integra a Jazztel en sus cuentas. Telefónica es líder en ambos conceptos.

La empresa también informó de que cinco meses después de su lanzamiento, la oferta convergente Vodafone One cuenta con cerca de 800.000 clientes, y señaló que continúa el despliegue de la red de fibra con un enfoque especial en zonas donde carecía de presencia como Galicia, Asturias, País Vasco y Extremadura.

La compañía ha mostrado agilidad para aprovechar las sinergias con Ono: el ahorro previsto de 240 millones de euros al año que traerá la operación se adelantará a marzo, un año antes de lo estimado. Vodafone espera compensar así el coste de los derechos del fútbol, que apenas ha impactado las cuentas del último trimestre pero que sí lo hará de lleno en los próximos resultados.

Contra la venta de O2

Coimbra mostró su intención de que la compañía también adquiera el año próximo los derechos del fútbol, si bien no han decidido si lo harán en la subasta o por medio de otro operador como este año, tras el acuerdo con Telefónica para emitir Liga y Copa y con Mediapro para la Champions.

Vodafone presentó también ayer sus resultados globales, unos números que el mercado recibió positivamente pese a las pérdidas de 1.700 millones de libras (2.400 millones de euros) que registró en el semestre. Su facturación creció el 2,8% hasta los 20.622 millones de libras. Al presentar las cuentas, el consejero delegado del grupo matriz, Vittorio Colao, exigió endurecer las condiciones de la venta de O2, la filial británica de Telefónica, a Hutchison Whampoa. Colao instó a los reguladores a evitar la reaparición de monopolios en Europa.

Más información