Selecciona Edición
Iniciar sesión

La UE espera la llegada de dos millones de inmigrantes en 2016 y 2017

Tendrán un impacto positivo neto de dos décimas en el PIB comunitario

Refugiados en el centro de acogida de Setilj (Eslovenia). / J. M. (AFP) Reuters - Live

La crisis migratoria hace su entrada en las previsiones económicas. Bruselas espera que este año se cierre con un millón de entradas de inmigrantes (básicamente, refugiados), y que ese ritmo ascienda a 1,5 millones en 2016 para reducirse a medio millón en 2017 por la posibilidad de que se rechace dar más asilo: dos millones adicionales en los dos próximos años. Pese a la presión que eso supone, Europa recuerda que entre 1995 y 2008 entraron en España más de seis millones de personas: en torno al 15% de la población.

Desde el inicio de 2014, más de un millón de personas solicitaron el asilo en territorio comunitario, especialmente en Italia, Hungría y Grecia. Bruselas cree que la crisis de refugiados provocará incrementos en el gasto público y por lo tanto ciertas tensiones en el déficit, pero a su vez alzas en la oferta de mano de obra en un continente que envejece y pierde población. "Esto implica un incremento en la mano de obra de aproximadamente el 0,1% para 2015 y el 0,3% para 2016 y 2017", según el informe.

El impacto neto de la acogida de refugiados en la UE será ligeramente positivo. “Pese a los efectos sobre el presupuesto, ese incremento del gasto tendrá un impacto positivo en el entorno del 0,2% del PIB anual este año”, según los cálculos de la Comisión, que apunta que hay grandes diferencias entre unos y otros países, en función de la presión migratoria que soportan. Ese impacto se mantendrá entre una y tres décimas de PIB hasta 2020, y se traducirá en una ligera caída del PIB per cápita (por el aumento de población) y un retroceso de los salarios reales (por la presión de la mayor mano de obra).

El caso alemán

Las previsiones parten de la base de que los refugiados en Alemania tienen las mismas capacidades profesionales que los propios nativos. Asumiendo esta premisa, el PIB alemán incrementaría en 0,2% este 2015, se doblaría hasta el 0,4% en 2016 y llegaría al 0,7% en 2017. La proyección más a largo plazo sería del aumento del PIB en un 1% para 2020.

Bruselas es cauta y explica que existe un margen de error "más alto del usual" en los cálculos tanto en sentido positivo como negativo a la hora de interpretar estos datos.

La llegada de refugiados e inmigrantes, dice la Comisión, afectará tanto las estructuras económicas de los Estados miembros como a la oferta de trabajo, y supone un desafío para la integración de esas personas. “El impacto en el gasto público es moderado, pero más pronunciado en algunos países”, con alzas en el déficit público de hasta el 0,2% este año que no se contabilizarán a efecto del protocolo de déficit excesivo. Bruselas, no obstante, matiza que "las investigaciones indican que los inmigrantes no europeos reciben menos beneficios individuales de los que contribuyen a la sociedad a través de sus impuestos". Los números definitivos, sin embargo, dependen de un buen número de factores: desde la formación de los demandantes de asilo hasta su capacidad de integración en los países de acogida. “Europa se enfrenta a un influjo de demandantes de asilo sin precedentes, que impone una considerable presión en varios países de la Unión”, apunta el informe.