Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Autoridad Fiscal descalifica los presupuestos de la Seguridad Social

La Airef no ve posibilidad alguna de que se cumpla lo previsto por el Ejecutivo en los ingresos por cotizaciones hasta 2018 y solo ve un 10% de opciones en 2019

Dos jubilados pasean por el parque del Retiro en Madrid.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) no se cree las previsiones de ingresos por cotizaciones de la Seguridad Social. El organismo que vela por la sostenibilidad de las cuentas públicas dice que, en ninguno de los escenarios posibles que ha calculado para este año y para los tres siguientes, contempla que el Ministerio de Empleo recaude por cuotas lo que ha presupuestado. Partiendo de esta base, también duda de que el instituto previsor se acerque a lo presupuestario en el plazo previsto (-0,1% en 2018).

“Las previsiones de ingresos son optimistas”. Esta diplomática frase de la Airef al comienzo del informe en el que emite su opinión sobre el índice de revalorización de las pensiones (IRP) deja claro que no se cree las cifras de recaudación que el Ejecutivo calcula de 2015 a 2021. El escepticismo crece cuanto más próximos son los ejercicios. Entre este año y 2018, los cálculos del organismo encargado de vigilar por la sostenibilidad de las cuentas públicas no da prácticamente ninguna posibilidad de que se cumplan. “Se sitúan fuera de las bandas de confianza”, expresa en su lenguaje. La probabilidad de que el Ejecutivo acierte mejora un poco en 2019 y un poco más en 2020 y 2021.

La causa de la desviación en los ingresos hay que buscarla en los cálculos sobre ingresos para 2015 y 2016. Para este año, los presupuestos contemplan una recaudación por cuotas de 109.833,3 millones, con un incremento anual del 6,8%. Y para el que viene, las cuentas públicas esperan un incremento similar (6,7%), hasta 117.242,58 millones. Sin embargo, hasta septiembre esta partida crece al 1,08%, lo que supone que el año se cerrará con unos 100.000 millones.

Aval a la subida de pensiones del 0,25%

El objetivo del informe de la Autoridad Fiscal es emitir su opinión sobre el incremento del 0,25% de las pensiones para 2016. Y esta es favorable: “Corresponde aplicar a las pensiones contributivas la subida mínima del 0,25%, al ser inferior ese porcentaje al resultado de aplicar la fórmula matemática para calcular el Índice de Revalorización de las Pensiones”. 

Este índice es una fórmula (que el año que viene se aplicará por segunda ocasión) que liga la evolución de las pensiones a la salud de las cuentas de la Seguridad Social durante 11 años, siendo el año central el ejercicio en que aplicará la revalorización. Por tanto, seis de los 11 años que se toman se basan en previsiones de ingresos y gastos.

Cuando el resultado de la fórmula es negativo, la ley prevé que el incremento sea del 0,25% para evitar la caída. Los déficits de la Seguridad Social en los últimos años y en los próximos determinan que el resultado para 2016 fuera negativo y que la subida final sea de un cuarto, de ahí el aval de la Autoridad Fiscal. 

“Los cálculos realizados por la Airef sitúan la previsión del Gobierno fuera de las bandas de confianza como resultado de la desviación acumulada en 2015 y la acumulada en 2016”, según el organismo que dirige José Luis Escrivá.

Cuando la Autoridad Fiscal analiza las previsiones de gastos, no pone ningún problema. Se limita a decir que “están en línea” con sus números. Las discrepancias comienzan en el párrafo siguiente del informe, en el que comienza a hablar de los ingresos. Esto se traduce en que también la evolución del saldo (déficit/superávit) sea diferente.

Si el Ejecutivo prevé que la Seguridad Social alcance el equilibrio en 2019, la Airef no cree que eso sea posible hasta 2021 en su escenario central de previsiones y con una probabilidad del 40%. A partir de estos cálculos, también se sitúan fuera de los escenarios calculados por este organismo las previsiones de saldo del Ejecutivo hasta 2018, que esperan que ese ejercicio el déficit se sitúe en el 0,1%. El informe, de 12 páginas, que avala la revalorización del 0,25% de las pensiones para 2016, concluye con varias recomendaciones encaminadas a incrementar la transparencia de la fórmula empleada para actualizar anualmente las prestaciones de los jubilados. Pide la Autoridad Fiscal, como ya hiciera en su documento de 2014 para este año, que el Gobierno publique la información que utilice en el índice de revalorización (ahora se la entrega al organismo pero no se hacen públicos los datos).

No es la primera vez que la Autoridad Fiscal pone en duda las previsiones del Ejecutivo sobre las desviaciones presupuestarias de la Seguridad Social. En julio, la Airef pidió al Gobierno que estudiara medidas para asegurar la financiación de la Seguridad Social “con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, o se adopten otras decisiones para equilibrar el sistema”.

La respuesta del Gobierno llegó en las cuentas para 2016, en las que incluyó una disposición adicional sobre este punto para llevar el asunto al Congreso de los Diputados. No obstante, ante la proximidad de las elecciones, y vistas las cuentas y la previsión de déficit del instituto previsor en los próximos ejercicios, puede afirmarse que las fórmulas para tratar de aumentar los recursos de la Seguridad Social serán la próxima legislatura uno de los puntos centrales del debate político.

Más información