Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La escalada de los precios del aceite toca a su fin

Las previsiones de cosecha mejoran y baja la demanda, lo que impulsa a la baja las cotizaciones

Una almazara de Jaén embotella aceite.

La escalada de los precios del aceite de oliva en origen se ha frenado en seco. Las cotizaciones han sufrido ya los primeros recortes y se espera que en los próximos meses los precios se sigan ajustando a la baja por las mejores perspectivas de cosecha tras las lluvias de los últimos meses y por el ligero retroceso de la demanda.

La pasada campaña, con una producción de solamente 842.000 toneladas frente a las casi 1,8 millones de toneladas de la campaña anterior, se dispararon los precios del aceite en origen con un incremento del 51% entre los meses de septiembre de 2014 y el mismo periodo en 2015. Esta subida de las cotizaciones de la materia prima supuso un respiro para los olivareros tras varios años a la baja. Sin embargo, la subidas en origen se tradujeron en problemas en las industrias, por la dificultad para repercutir el incremento ante la posición de la gran distribución de mantener el aceite de oliva como un producto de oferta al menor precio donde la marca barata de la distribución ya supera el 62% del mercado.

Frente a unas cotizaciones en origen que rondaron los cuatro euros kilo para un aceite virgen extra al inicio de campaña el pasado 1 de octubre, las cotizaciones actuales para un virgen extra se sitúan en el entorno de los 3,70 euros kilo, 3,40 euros para un aceite virgen y 3,20 euros para un tipo de aceite lampante de calidad media.

Menos consumo

 Según los datos oficiales, a inicios de campaña, los stocks se situaron en solo 180.900 toneladas, con unas importaciones de 158.000 toneladas y unas ventas totales de 1,3 millones. De esa cifra, 825.700 correspondieron a los mercados exteriores y 492.000 al mercado interior, con un descenso del 8%. Los datos sobre el consumo interno ponen de manifiesto que el aceite de oliva es un producto con una demanda sin grandes oscilaciones al alza o a la baja en función de los precios.

De cara a esta campaña, las previsiones de cosecha han ido mejorando en los últimos meses consecuencia de las lluvias caídas en las principales zonas de producción. Agricultura estimaba inicialmente la cosecha en 1.200.000 toneladas. Desde el sector productor, las Cooperativas Agroalimentarias cifran el aforo en 1.240.000 toneladas, mientras desde las industrias se baraja un volumen superior a 1.300.000 toneladas.