Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los aviones de la quebrada Transaero dejan pequeño el aeropuerto de Teruel

La compañía rusa aparca 50 aeronaves en las instalaciones aragonesas

Aviones en la campa del aeropuerto de Teruel. Foto Josep Lluis Sellart.
Aviones en la campa del aeropuerto de Teruel. Foto Josep Lluis Sellart.

Una veintena de aviones de la quebrada compañía rusa Transaero volaban el pasado domingo hacia el aeropuerto de Teruel a la espera de una aerolínea que los opere. Con una extensión y meteorologías únicas en Europa, las instalaciones de la Plataforma Aeroportuaria aragonesa, especializadas en el mantenimiento de las aeronaves - y no aptas para el transporte de viajeros o mercancías- , se han quedado pequeñas en apenas dos años. El consorcio público que lo gestiona prevé tener lista primera ampliación el próximo verano.

Los rastreadores de vuelos de Internet mostraban hace una semana una imagen singular. Un grupo de aviones avanzaba en fila india. Habían despegado del aeropuerto de Moscú, pero buscadores como Flightradar24 no desvelaban el destino español al que se dirigían. Todos ellos pertenecían a Transaero e iban a la Plataforma Aeroportuaria (Plata) de Caudé, en Teruel.

Es un aeropuerto peculiar. Allí no suben ni bajan pasajeros, apenas tripulaciones. Y tampoco se utiliza para transportar carga. Allí solo llegan aviones vacíos que pasarán una temporada en dique seco, para superar tareas de mantenimiento o ganar tiempo hasta tener una nueva aerolínea que los opere. Por eso los dirigió hasta allí la aerolínea rusa, que acuciada por las deudas y abocada a la bancarrota, se preparaba para que las autoridades rusas le retiraran la licencia para operar un día después.

En solo dos años de funcionamiento, las instalaciones turolenses se han convertido en un referente europeo en el sector de la aviación. A finales de esta semana su ocupación se situaba en niveles récord. Más de 60 aviones descansan sobre su campa sin fecha para volver a volar. Los de Transaero son los últimos que han llegado. Antes lo hicieron otros, como los de la aerolínea, también rusa, UTair, que recortó un 40% su flota durante el segundo trimestre del año para disminuir sus costes. La devaluación del rublo y el desplome de su economía han hecho estragos en el sector turístico del país, con las aerolíneas al frente. Y la Plataforma Aeroportuaria de Teruel está sacando partido.

Fuentes del sector aéreo explican que Teruel tiene el atractivo suficiente para triunfar. Sus instalaciones permiten ahorros de costes y mantener los aviones en buen estado. Son las únicas capaces de albergar más de 50 aeronaves sin tener que volar —siempre y cuando los aviones tengan suficiente autonomía— a infraestructuras similares existentes en Estados Unidos. Y son más baratas que cualquier aeropuerto comercial europeo, donde las tasas de aterrizaje y despegue o de estacionamiento son muy superiores.

 Clima y extensión

La climatología también ayuda. Con apenas 57 días de lluvias al año y una humedad relativa media del 65%, los aviones están a salvo de la corrosión pese a que pasen allí una temporada larga. Son las mismas características que han convertido el desierto de Arizona en un buen emplazamiento para este tipo de instalaciones. Y la longitud de la pista de aterrizaje, de 2,8 kilómetros, permite la llegada de cualquier tipo de avión.

Todos esos factores han provocado que Transaero y las compañías de leasing, las auténticas propietarias de las aeronaves, optaran por Teruel para que en su aeropuerto descansara una quinta parte de la flota de la compañía rusa. “Con 340 hectáreas, este es el mayor aeropuerto de estacionamiento que existe en Europa”, explica Alejandro Ibrahim, el director general de la instalación, quien reconoce que su competencia más directa se encuentra en Estados Unidos.

El consorcio público que creó la Plata concedió la gestión de las instalaciones a Tarmac, una firma participada por Airbus, a cambio de un canon anual de 1,25 millones de euros que todavía no paga completamente (solo el 30%), a la espera de que las instalaciones estén totalmente completadas.

El orgullo de lo público

“Está funcionando muy bien y es una excepción entre otros aeropuertos construidos en la última década en España”, defiende José Luis Soro, consejero de Vertebración de Territorio de Aragón, a quien no deja de sorprender la imagen de más de 60 aviones varados en el aeropuerto de Caudé, que anteriormente había sido aeródromo militar.

Uno de sus compañeros en el consejo de administración del consorcio público que promovió las instalaciones es Manuel Blasco, alcalde de Teruel, quien subraya que la Plataforma Aeroportuaria es la antítesis de “los monumentos al hormigón” en que se han convertido los aeropuertos de Castellón o Ciudad Real. “Este tiene servicios a demanda”, asegura. Tanto él como Soro argumentan que una prueba de la austeridad con la que se planteó es que solo están hormigonadas las avenidas por las que circulan los aviones y las zonas de aparcamiento.

El Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Teruel crearon en 2009 un consorcio para poner en marcha las instalaciones, en las que se invirtieron 40 millones de euros. Pero la firma que se ocupa de los aviones es Tarmac Aerosave, una compañía participada por Airbus que se encarga del mantenimiento de las aeronaves y de tener su documentación a punto para el momento en que vuelvan a volar.

Además de Tarmac, el aeropuerto es la sede de otras cinco compañías. Una de ella, PLD Space, está desarrollando motores cohete para aeronaves suborbitales (realizados a más de 100 kilómetros de altura). Y la próxima que se espera es una escuela de pilotos británica, que quiere aprovechar que Teruel se encuentra en una zona de escaso tráfico aéreo y con una climatología que facilita las cosas a los noveles.

Pero la esperanza sigue estando en la actividad que pueda generar Tarmac en el futuro, sobre todo en el desguace y el reciclado de aviones, si la Unión Europea acaba obligando a ello a las compañías. De momento, el grupo francés tiene una concesión sobre el hangar de mantenimiento hasta 2038. Y evita dar explicaciones. “Son muy celosos de su actividad industrial”, dicen desde la administración.

Tarmac, que evitó atender a este diario, tiene unas instalaciones similares en el aeropuerto de Tarbes (Francia), pero allí su capacidad se reduce al almacenamiento de una veintena de aviones. Demasiado pequeño. Como pequeñas se han quedado las instalaciones de Caudé, que en la actual fase de desarrollo solo estaba preparada para albergar 50 aeronaves. El consorcio prepara una inversión de 1,3 millones de euros para poder duplicar esa capacidad el próximo verano. Las estimaciones máximas sitúan a la Plataforma Aeroportuaria en una capacidad de 200 aviones.