Selecciona Edición
Iniciar sesión

La UE pone fin al ‘roaming’ pero cierra en falso la neutralidad de la red

El Europarlamento pone fin a los recargos por usar el móvil fuera del país a partir de junio de 2017

Tres jóvenes usan sus teléfonos móviles. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS / EL PAÍS

El Parlamento Europeo votó este martes la eliminación a partir del 15 de junio de 2017 del roaming, el cargo extra que cobran las compañías cuando sus abonados utilizan el móvil fuera de su país. También se aprobó en la misma votación la nueva normativa de la llamada neutralidad de la red, para garantizar que no se discrimine ningún tipo de tráfico en Internet.

La propuesta salió adelante con los votos de los cuatro grupos políticos mayoritarios –populares (EPP), socialistas (S&D), conservadores (ECR) y liberales (ALDE)- mientras que los grupos de Izquierda Unitaria (GUE/NGL), Los Verdes (Verts/ALE) y el de Europa de las Libertades (EFDD) se pronunciaron en contra y presentaron varias enmiendas que fueron rechazadas.

Aunque los grupos de izquierdas estaban a favor del fin del roaming con algunas reticencias, se mostraron radicalmente en contra de la propuesta consensuada de la Comisión y el Consejo del reglamento en lo que se refiere a la neutralidad de la red, el otro gran asunto que se votaba conjuntamente en esta normativa. Entienden que la redacción es deliberadamente “ambigua” y, al introducir una serie de excepciones “por la gestión razonable del tráfico", otorga potestad a las operadoras de acceso a Internet (ISP) para discriminar ese tráfico según sus intereses.

Recargos inapropiados

“Usar el móvil en la UE será igual que hacerlo en casa”. Esta es la principal premisa que ha llevado a la maquinaria legislativa de la Unión a proponer el fin de los recargos de itinerancia en junio de 2017, tras más de una década de lucha contra las compañías. Hasta esa fecha, se introduce un régimen transitorio en dos etapas por el que las operadoras tendrán que reducir considerablemente las actuales tarifas máximas a partir de abril de 2016, incluso a una cuarta parte.

La rebaja que se aplicará a partir de abril de 2016 sobre las actuales tarifas de itinerancia reduce el recargo máximo que pueden aplicar las operadoras de 19 a 5 céntimos por minuto en las llamadas emitidas; de 6 a 2 céntimos en los SMS y de 20 a 5 céntimos por cada megabyte consumido en datos móviles. Es decir, que si una llamada en España cuesta 15 céntimos de euro, esa llamada con las misma duración solo puede costar 20 céntimos como máximo si se hace desde Francia o Alemania. Y desde el 15 de junio de 2017 deberá costar 15 céntimos

Pero también se aplicarán excepciones en razón de la “política de uso razonable” que definan las operadoras de forma que la eliminación del roaming solo será válida para estancias cortas o viajes periódicos. Para estancias prolongadas, las operadoras podrán seguir cargando al cliente cargos extra. Para evitar los abusos de las compañías, la Comisión debe adoptar antes del del 15 de diciembre de 2016, los criterios sobre esas excepciones, teniendo en cuenta criterios como los precios y consumos en los Estados miembros, las pautas de viaje en la UE y los riesgos a la distorsión de la competencia.

"Internet abierta" o "neutralidad de la red"

Mucho menos definido queda en la nueva reglamentación el asunto de la neutralidad de la red. Como han insistido tanto Los Verdes como Izquierda Unitaria, la redacción es tan ambigua que ni siquiera en ella aparece la expresión “neutralidad de la red”, limitándose a hablar de “medidas con relación al acceso a una internet abierta”.

El texto consagra que los proveedores de servicios de Internet deben dar “un trato equitativo a todo el tráfico, sin discriminaciones, restricciones, o interferencias, con independencia de quien sean el remitente y el receptor”. Pero bajo la etiqueta de “gestión razonable del tráfico” deja amplio margen a las operadoras para introducir un control sobre los contenidos que viajan por sus redes.

Además de la seguridad de la red, el malware o la lucha contra la pornografía infantil, la propuesta contempla que se pueda gestionar el tráfico en caso de “congestión” de las redes, lo que despierta la suspicacia de los grupos opositores que ven en ello una vía para que las operadoras prioricen el tráfico según sus intereses.

También se autoriza al trato diferenciado del tráfico según el tipo de contenidos (vídeo, voz por Internet, datos encriptados) lo que en la práctica abre la vía a canales más lentos, según las operadoras o los reguladores decidan.

Diversos movimientos ciudadanos se han unido en la plataforma Save the Internet que reclama una redacción menos vaga y sin contradicciones, adoptando los mismos principios que sirvieron a la Administración de Barack Obama y el regulador FCC, para blindar legalmente la neutralidad.

 

Un tenso debate

La neutralidad de la red no ha dejado neutros a los europarlamentarios que han vivido con una tensión inusitada para un debate tan técnico. La eurodipuada española y ponente de la proposición, Pilar del Castillo, tras la votación del proyecto y el rechazo de todas las enmiendas, tomó la palabra para defender la regulación, ganándose los abucheos y algún improperio desde los escaños los grupos opositores,

Del Castillo ha indicado que se trata de una decisión trascendente para el futuro de la economía y la sociedad digital que “es como un tren de alta velocidad sin paradas”. Añadió que la normativa sobre roaming afecta a millones de ciudadanos y a su libertad de circulación. En lo que se refiere a la neutralidad de la Red precisó que la regulación establece unas condiciones de acceso para que todo el tráfico sea tratado por igual pero al mismo tiempo “no se ahogue a los servicios innovadores”.

El comisario Andrus Ansip destacó el largo camino y el intenso debate que ha motivado tanto el fin de la itinerancia como la neutralidad de la red, y llamó a la responsabilidad de los grupos que se oponen al texto consensuado. “Tenemos ue estar a la altura de las circunstancias y no se pueden introducir enmiendas de última hora porque eso supondría un nuevo retraso de años, y quedarnos otras vez sin fecha para la eliminación del roaming”.

El grupo de Los Verdes, por boca de su portavoz, Marisa Matias, criticó que el acuerdo al que se ha llegado no garantiza verdaderamente la neutralidad porque deja abierto el camino a que los grandes operadores privatizados restrinjan el tráfico, según sus intereses.

El portavoz del grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa (EFDD), Dario Tamborrano, indicó que la Comisión ha cedido “a la codicia de las grandes operadoras con una falsa abolición del roaming y una definición fallida de la neutralidad de la red”.

Más información