Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caruana alerta del “riesgo” de retrasar la subida de tipos

"El margen de maniobra es cada vez menor", advierte el máximo responsable del BPI

El director general del Banco de Pagos Internacionales, Jaime Caruana, este sábado en Múnich. Ampliar foto
El director general del Banco de Pagos Internacionales, Jaime Caruana, este sábado en Múnich.

Tras un verano de intenso debate sobre el momento apropiado para subir tipos en Estados Unidos, las opciones de que el precio del dinero suba en los próximos meses se desvanecen. La clave, apuntan muchos analistas, no está tanto en la solidez de la primera economía mundial –pese al reciente empeoramiento de las expectativas, sigue creciendo con fuerza–, sino en los efectos que esta potencial alza podría tener sobre los países emergentes, muy vulnerables ante cualquier movimiento por su fuerte endeudamiento en dólares. Pese a este riesgo, el coordinador de los bancos centrales lo tiene claro: a largo plazo el mayor peligro es que la "anormalidad" monetaria siga extendiéndose en el tiempo.

"Hay muchos costes asociados y riesgos acumulativos por seguir con tipos de interés anormalmente bajos", ha señalado el director general del Banco de Pagos Internacionales (BPI), Jaime Caruana, en el encuentro anual de antiguos alumnos de la escuela de negocios española IESE en Múnich (Alemania) y al que este diario asiste en calidad de invitado. "Es importante subrayar la anomalía: los tipos de interés reales son, en muchos casos negativos, y el peligro real es no hacer a tiempo la transición a la normalidad", ha aseverado quien fuera gobernador del Banco de España entre los años 2000 y 2006 al tiempo que calificaba de "negativa" la "incertidumbre" actual sobre la política de tipos de la Reserva Federal (FED).

La posición de Caruana no es nueva, pero la contundencia de sus palabras sí marca un punto de inflexión. Aunque el máximo responsable del BPI siempre ha eludido entrar en el debate abierto sobre si la FED debe subir tipos en diciembre o si el Banco Central Europeo debe actuar con mayor contundencia contra un riesgo deflacionista que no termina de desaparecer del horizonte de la eurozona, este sábado el dirigente ha apelado a reaccionar "antes" de que se presenten los problemas. De igual forma, el máximo responsable del Banco de Pagos se ha mostrado tajante con los riesgos asociados al ingente volumen de deuda referenciada en dólares que se ha acumulado en los últimos años. "Hay un exceso y esto no es bueno para la estabilidad global". Según sus cálculos, el crédito en dólares a agentes económicos no estadounidenses, en su mayoría empresas, asciende ya a 9,6 billones de dólares (8,5 billones de euros). Sin embargo, un informe publicado a principios de septiembre por la agencia de calificación Moody's constataba la caída en el endeudamiento público en dólares de muchos países emergentes.

En su faceta de coordinador de los bancos centrales, Caruana ha aprovechado la mesa redonda inaugural del acto para advertir del riesgo que entraña el "debilitamiento" de la cooperación entre países, tanto en el plano financiero como en el comercial. "El mundo de hoy es un sistema complejo, en el que el espacio de maniobra para la toma de decisiones es cada vez menor", ha señalado. En este sentido, el máximo responsable del BPI ha lanzado un alegato en favor de que los Estados se preocupen "no solo de mantener su casa en orden".

"Es importante que, cuando se toman decisiones [de política monetaria] en los países grandes, se vea cuál es su influencia para el resto", ha apuntado Caruana al tiempo que remarcaba las "difíciles circunstancias" a las que se han tenido que enfrentar los países emergentes desde el estallido de la Gran Recesión. "El entorno de tipos de interés bajos convenía más a los países avanzados. Por ejemplo, el crédito en EE UU apenas crece y, en cambio, el endeudamiento en dólares de los emergentes crece a doble dígito".