TDT

El Gobierno potencia el duopolio televisivo en detrimento del pluralismo

Las nuevas licencias de TDT que el Ejecutivo planea conceder consolidarán el dominio televisivo de Mediaset y Atresmedia

Un antenista cambia una antena antigua y resintoniza los canales de TDT. EL PAÍS

Dos grandes grupos, Mediaset y Atresmedia, dominan el panorama audiovisual español. Ambos gestionan 11 canales de televisión en abierto de cobertura nacional que suman más de la mitad de la audiencia y absorben casi un 90% de la facturación publicitaria. Esta posición de dominio se vería fortalecida con las nuevas licencias de TDT que el Gobierno planea conceder en la reunión del Consejo de Ministros del próximo viernes, dos meses antes de las elecciones legislativas. Las seis licencias en liza se otorgarán por un periodo de 15 años renovables y las emisiones deberán comenzar en un plazo máximo de seis meses. La adjudicación de más canales a Atresmedia y Mediaset iría contra las propias bases del concurso, que abogan por el pluralismo.

Aunque el resultado del concurso no ha sido anunciado públicamente, el Ministerio de Industria ha avanzado a los adjudicatarios el acuerdo de la Mesa de Evaluación, que será elevado al Consejo de Ministros. A través de esta notificación, fechada el pasado día 30, Industria identifica a los licitadores que mayor puntuación han obtenido en cada lote. Así, Atresmedia, Mediaset y Real Madrid obtendrían los canales en alta definición (HD) mientras que 13 TV, Secuoya y Radio Blanca (KissTV) explotarían los de definición estándar (SD). Quedarían fuera Vocento (editor de Abcy accionista de referencia de NetTV), PRISA (editor de EL PAÍS) y El Corte Inglés.

Industria requería a las empresas para que en el plazo máximo de 10 días presentaran la documentación sobre los avales así como el certificado de estar al corriente de pago de los impuestos y de la Seguridad Social. Según las bases, un mismo licitador podía optar a un máximo de dos frecuencias, una en cada tecnología.

Con el reparto avanzado por el Gobierno, los dos gigantes del sector audiovisual verían reforzada su posición con sendos canales de HD, una tecnología que ofrece mayor calidad de imagen y sonido y requiere un mayor ancho de banda. Mediaset y Atresmedia acapararían de este modo una parte muy notable del espectro radioléctrico, circunstancia que podría ir en contra de las directrices de la UE, que exige a los Estado miembros poner el espacio radioléctrico a disposición de los operadores audiovisuales con criterios objetivos, transparentes, proporcionales y no discriminatorios.

Contra este acaparamiento anticompetitivo, España puso limites (el denominado spectrum cap) a los operadores de telecomunicaciones móviles, pero no a las televisiones, algo que sí han hecho países como Italia, que tiene un modelo audiovisual similar al español. La Comisión Europea abrió un expediente sancionador y acordó con las autoridades italianas restricciones a la hora de optar a licencias televisivas, lo que impidió a Mediaset, la RAI y Telecom Italia participar en la licitación de canales de 2014.

Criterios de valoración

Apartados. Las ofertas se puntúan en siete apartados: expresión libre y pluralista de ideas y corrientes de opinión, propuesta técnica, económica, de programación, satisfacción de las diversas demandas e intereses plurales de los ciudadanos, estrategia corporativa e impacto sobre la industria española y europea de los contenidos digitales e innovación tecnológica.

Pluralismo. El concurso otorga hasta 150 puntos (90 en el caso de los canales de alta definición) “los compromisos concretos con la libertad de expresión y el respeto a la objetividad, veracidad e imparcialidad de la información”.

Intereses ciudadanos. Se califican de cero a 120 puntos las “diversas manifestaciones culturales y sociológicas del público en el mercado audiovisual español” y aquellas que supongan una oferta diferenciada frente a las existentes.

La Comisión podría intervenir en el caso de España si los dos grandes operadores amplían su cuota. Actualmente, Mediaset explota seis canales nacionales (Telecinco, Cuatro, FDF, Boing, Divinity y Energy) y es destacado líder de audiencia, con una cuota de pantalla del 31,4% en el mes de septiembre, según los datos de Kantar Media. Atresmedia gestiona cinco señales (Antena 3, La Sexta, Neox, Nova y Mega) y registra el 26,8% de la audiencia Con cinco cadenas, RTVE obtiene el 16,5%, Unidad Editorial logra el 4%, y Vocento, el 3,4%.

La posición de dominio de Atresmedia y Mediaset en la audiencia se reproduce de manera más acentuada en el mercado publicitario, especialmente desde la desaparición de los anuncios de TVE. El ejercicio pasado acapararon el 85,7% de la inversión en el medio televisivo, incluyendo autonómicas y canales de pago, según la consultora InfoAdex. En 2014 Mediaset facturó el 44,2% (836 millones de euros) y Atresmedia el 41,5% (784 millones). El resto de las emisoras privadas nacionales en abierto apenas sumaron el 4,3%.

Esta situación hegemónica en el mercado publicitario ha sido remarcada por las autoridades de Competencia. Al examinar la fusión de Antena 3 y La Sexta, la extinta CNC determinó que se reforzaba “de forma significativa el poder de mercado de Atresmedia en el mercado de la publicidad en televisión, y se favorecía la creación de un duopolio de facto entre Atresmedia y Mediaset”.

A su vez, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto duras sanciones a Mediaset (una de 15 millones de euros y otra de tres) por incumplir los compromisos que impedían la comercialización conjunta de la publicidad de sus principales canales. El organismo regulador ha acreditado que a la hora de negociar la publicidad con sus anunciantes, Mediaset “habría requerido o habría aceptado la inclusión formal de una cuota global mínima de inversión de sus canales como factor de negociación con los anunciantes”. Prácticas similares habría llevado a cabo Atresmedia, toda vez que la CNMC ha iniciado un procedimiento sancionador contra el grupo que gestiona Planeta. El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, ha expresado públicamente su preocupación ante el duopolio televisivo. “Estamos vigilando continuamente” porque “es una figura inquietante” por los efectos sobre el mercado.

Para la concesión de los nuevos canales de TDT se valora fundamentalmente aspectos relativos a la expresión libre y pluralista de ideas y corriente de opinión. El pliego de bases remarca que el objetivo es “alcanzar un justo equilibrio entre, por un lado, el fomento de la innovación tecnológica y la posibilidad de ofrecer a los ciudadanos modalidades de televisión digital terrestre que proporcionen mayor calidad y, por otro lado, adjudicar mayor número de licencias que redunden en una mayor representatividad de los plurales intereses y corrientes de opinión de la sociedad y en una mejor satisfacción de las necesidades de los ciudadanos de acceder a un número mayor de contenidos y una oferta audiovisual diferenciada”. Otro de los criterios señalados en el concurso, el del interés general, parece incumplirse en el caso de la licencia al Real Madrid, cuyo interés está limitado a los seguidores de ese equipo.

Vísperas electorales

El Gobierno convocó el concurso para la concesión de seis canales de TDT el 17 de abril y adjudicará las licencias en vísperas electorales.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de los Medios considera que la resolución avanzada por Industria “no favorece el pluralismo de canales” y “aumenta la concentración publicitaria ya existente”.

El consejero delegado de Vocento, Luis Enríquez, anunció la posibilidad de recurrir, ya que su propuesta era “técnica y económicamente muy competitiva”, y aseguró no entender los criterios de la Mesa de Evaluación.

Más información