Selecciona Edición
Iniciar sesión

España se sitúa como primer país de la UE por número de abonados de fibra

Suecia es el Estado con mayor penetración de esta tecnología, de la que dispone un tercio de su población

Un puesto de conexión de una red de fibra óptica.

El duro enfrentamiento por la banda ancha en España se deja notar ya en las estadísticas. España ocupa el primer lugar en cifras absolutas en clientes de fibra hasta el hogar (FTTH) en la Unión Europea, con 1,895 millones de abonados a esta tecnología, la que permite mayores velocidades de conexión, según un informe de la consultora Analysys Mason, con datos al término del primer trimestre de 2015.

En relación a la población, Suecia ocupa el primer lugar de la clasificación, con 1,488 millones de abonados, es decir, aproximadamente un tercio de los suecos ha contratado una conexión de fibra. A mucha distancia, tanto en términos relativos como absolutos, se sitúa Francia, con 1,065 millones de abonados, seguido de Holanda, con 850.000.

Más que Alemania

Otros países como Alemania y Reino Unido apostaron por el cable

Sorprende en esta clasificación las bajas cifras de Alemania (116.000 abonados) o Reino Unido (66.000), aunque hay que tener en cuenta que esos países apostaron en su día por el cable (HFFC), que da prestaciones muy similares, aunque asimétricas (mayor velocidad de descarga que de subida) a la fibra y muy superiores al ADSL, mayoritario en España. Así, Alemania cuenta con 5,8 millones de abonados de cable y Gran Bretaña, 4,5 millones.

Telefónica es la primera operadora europea por clientes de fibra con 1, 56 millones de clientes, y supone el 18,7 % del total de abonados de fibra de Europa, triplicando al segundo operador que es Orange Francia, con 638.000 clientes.

España es, además, el país que más ha crecido en tendido de líneas de fibra en 2014, con un aumento del 192% en el último año, siendo el único país de la UE que ha superado los 10 millones de hogares pasados (los que pueden contratar la fibra), según otro informe de la organización FTTH Council.

Además, la velocidad de conexión continúa creciendo en España. Actualmente, la media es de 9,7 Mbps, un 22% anual más, situándose por encima de países como Francia o Italia, según un estudio de Akamai, sobre el estado de Internet, correspondiente al segundo trimestre de 2015:.

La velocidad media pico se situó en 47,4 Mbps, con un crecimiento anual del 22% y por encima de países como Alemania, Francia o Italia. Es uno de los países con mayor incremento anual en la velocidad pico, después de Finlandia y Noruega. Un 84% de las conexiones son superiores a 4 Mbps (13% más). Un 31% de las mismas fueron por encima de los 10 Mbps (ascenso del 55% anual y del 14% trimestral).

El escenario de la banda ancha en España depende ahora de la decisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que ha prometido zanjar el conflicto de la regulación de las redes de fibra óptica, que enfrenta a Telefónica con sus principales rivales (Vodafone, Orange y Yoigo), antes de que finalice este año.

El asunto es trascendental porque están en juego el futuro de las nuevas redes de banda ancha ultrarrápida y miles de millones de inversión en España. La CNMC propuso inicialmente que Telefónica compartiera su red con sus competidores en toda España a excepción de nueve grandes ciudades que luego amplió a 14 poblaciones. El criterio para no exigir que se comparta la red es que en esas poblaciones existan al menos tres infraestructuras de fibra óptica o de cable y, por tanto, haya suficiente competencia.

Pero luego filtró un modelo alternativo por el que Telefónica tendría tenga que ceder su red en las poblaciones con menos habitantes (por ejemplo, menos 100.000 habitantes). Tanto Vodafone como Orange se oponen a cualquier modelo que libere a Telefónica de la obligación de ceder su red en la mayor parte del territorio.

Despliegue a toda velocidad

Tres redes. Movistar, Vodafone y Orange/Jazztel están construyendo tres redes nacionales de fibra óptica.

El ADSL se muere. Cada mes se abonan en torno a 100.000 usuarios a la fibra, casi la misma proporción de los que se dan de baja del ADSL. Actualmente, hay dos milones de abonados de fibra en España (datos CNMC).

Cobertura. No todos los que quieren contratar fibra pueden hacerlo. Para ello, es necesario que alguna red pase por su domicilio. La cobertura alcanzará a finales de este año a 20 millones de hogares y edificios. Cada conexión les cuesta a los operadores los 350 euros.