Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia rechaza las ayudas al carbón nacional previstas por Soria

La CNMC cuestiona que se justifique este plan como un incentivo medioambiental

Central térmica de Soto de la Barca (Asturias)
Central térmica de Soto de la Barca (Asturias).

El nuevo plan de ayudas para el carbón nacional —diseñado por el Ministerio de Industria para el periodo 2015-2018 y que supondrá 405 millones de euros para las centrales— encuentra un nuevo escollo. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) rechaza la orden ministerial que lo ampara y objeta que se presente como un incentivo medioambiental. El carbón es responsable del 70% de las emisiones CO2 del sector de producción de electricidad en España.

El Ministerio de Industria presentó en mayo el nuevo plan que pretende asegurar la viabilidad de las minas de carbón españolas hasta 2018 a través de unos incentivos que los consumidores pagarán en sus recibos de la luz. Y la CNMC tiene serias objeciones. Este organismo regulador no comparte que se presente como una ayuda destinada a "incrementar el nivel de protección del medio ambiente". La CNMC argumenta en un informe difundido este martes que las ayudas a las térmicas de carbón autóctono "podrían desplazar al despacho de centrales más eficientes desde un punto de vista medioambiental, como son los ciclos combinados". Las centrales de gas emiten un 60% menos de CO2 a la atmósfera que las de carbón, según la patronal Sedigas. El dióxido de carbono es el principal precursor del cambio climático.

En su informe, la CNMC también advierte de que el proyecto del departamento de José Manuel Soria podría considerarse una "ayuda de Estado". Por ello, si no se reforma, recomienda al ministerio que "se proceda a su notificación a la Comisión Europea" y se suspenda "su ejecución hasta que se remita la oportuna autorización" desde Bruselas. Soria ha afirmado este martes que su departamento está "analizando" el informe de la CNMC. En paralelo, está en contacto con la Comisión Europea. El plan, ha resaltado, "tiene que contar ineludiblemente con el visto bueno, el respaldo y el apoyo" de Bruselas.

El sistema consiste en el pago de ayudas públicas a las centrales que para generar electricidad utilicen carbón de las minas españolas y que realicen inversiones en mejoras para reducir los óxidos de nitrógeno que emiten. El modelo anterior expiró a finales de 2014. A pesar de que desde entonces no hay ayudas a la producción nacional, las eléctricas están quemando carbón a un ritmo considerable debido a su bajo precio en los mercados internacionales. En lo que va de año, la producción de electricidad de estas centrales ha crecido un 24,4% respecto al mismo periodo de 2014.

Más información