Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La unión hace la fuerza en Bolsa

Smart Social, la primera Sicav surgida en las redes sociales, tiene 639 accionistas

De izquierda a derecha, José Sánchez y Antoni Fernández

Smart Social es una sociedad de inversión de capital variable (Sicav), el instrumento de inversión favorito de los grandes patrimonios. Sin embargo, su génesis y su filosofía están muy alejados de estos vehículos elitistas alumbrados en las oficinas de la banca privada. Smart Social es la primera Sicav nacida en las redes sociales, sus accionistas son pequeños inversores, con una aportación media de 8.000 euros, y tiene por gestor a un autodidacta que solo había invertido hasta ahora por cuenta propia.

“Ha sido un proceso largo y laborioso, pero ha merecido la pena. Somos pioneros en constituir una sociedad de este tipo en el mundo”, explica José Sánchez Molero, presidente de Smart Social y principal impulsor del proyecto. El embrión de la Sicav arrancó en 2011. Sánchez, abogado de profesión y amante de los mercados, es usuario de la red social para inversores Unience y puso en marcha una incubadora de gestores. “Se trataba de dar visibilidad a todo aquel trader aficionado que tenía una cartera y elegir al mejor. El premio era ser el gestor de la futura Sicav”. Al concurso se presentaron más de 40 aspirantes y el ganador, y actual gestor de Smart Social, fue Antoni Fernández.

El proyecto surgió a través de un concurso de ‘traders’ en la web Unience

La siguiente fase del proyecto fue reunir potenciales accionistas de la sociedad —la legislación exige un mínimo de 100 propietarios y un capital de 2,4 millones de euros— y buscar una entidad que apadrinase el proyecto. Finalmente optaron por asociarse a Inversis Gestión que ejerce actualmente de depositario, aunque la gestión la ha delegado en la agencia de valores GPM. “Una de nuestras condiciones era que tenían que hacer un contrato a nuestro gestor”, dice Sánchez.

Ventajas fiscales

Finalmente, tras un tedioso proceso burocrático, la sociedad fue inscrita en la CNMV el pasado 17 de abril, y empezó a operar el 5 de mayo. “Es cierto que la Sicav tienen mala fama, pero desde el primer momento queríamos que los inversores fuesen propietarios. Además, este tipo de sociedad nos permite beneficios de escala y ventajas fiscales”, señala su presidente. Smart Social cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y sus acciones se pueden comprar y vender como las de cualquier compañía. “Es una idea que no hubiera salido de no ser por las redes sociales. Queremos demostrar que en el mercado hay hueco para alternativas independientes y seguir innovando en el campo de la inversión”, según Sánchez.

La transparencia es una de las máximas de Smart Social. Con periodicidad casi diaria se comunica a los accionistas qué se está haciendo con su dinero. “Para mí supone una gran responsabilidad, pero está siendo una experiencia muy satisfactoria”, indica Antoni Fernández. El gestor de la Sicav lleva 20 años en el mercado invirtiendo por cuenta propia y su estrategia se basa exclusivamente en el análisis técnico, es decir, usa solo gráficos para determinar qué hará el mercado, descartando otras alternativas como los resultados empresariales o las cifras macroeconómicas. “Busco patrones de comportamiento y tomo decisiones en función de esos patrones. En el mercado hay muchos datos, pero toda esa información puede que no sea del todo objetiva. En cambio, los gráficos sí lo son”, argumenta. Solo el 25% de la cartera está actualmente invertido y el resto permanece en liquidez.

El gestor de la sociedad es un autodidacta que lleva 20 años invirtiendo

Smart Social invierte fundamentalmente en renta variable, sobre todo en las compañías más grandes y líquidas de EE UU y Europa. Otras de sus bazas es el uso de futuros. Este instrumento, por ejemplo, les sirvió para anticiparse a la caída de la Bolsa este verano. Desde que la Sicav se lanzó en mayo acumula una rentabilidad del 4,28%, gestiona un patrimonio de 9,68 millones y ya tiene 639 accionistas.