Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El gigante chino Bright Food cierra la compra de Miquel Alimentació

La firma gerundense servirá de plataforma para exportar productos españoles a Asia

El grupo industrial Bright Food, el primero del mercado chino, cerró este miércoles la compra del distribuidor Miquel Alimentació. El gigante asiático, que factura 18.000 millones de euros, quiere convertir al distribuidor con sede en Vilamalla (Alt Empordà) en su plataforma para exportar productos españoles hacia China. De hecho, la compañía ya ha empezado a vender artículos como aceite de oliva y girasol, vino, caramelos y chocolate y, además, busca ya un productor para comercializar aceite de oliva con su marca en ese país. A pesar de que la compañía no quiso hacer público el monto de la operación, el diario China Daily estimó ayer su valor en 110 millones de euros. Miquel Alimentació factura 900 millones y emplea a 2.500 personas.

Ge Jun Jie, máximo ejecutivo de Bright Food, desembarcó en Barcelona por primera vez en febrero del año pasado. El grupo de capital público chino, con base en Shángai, ya había roto las fronteras de su país con compras de empresas de Francia, Italia, Reino Unido, Israel o Nueva Zelanda. Desde entonces, ha visitado la capital catalana en cinco ocasiones en busca de una firma que pudieran usar como plataforma para exportar e importar productos españoles hacia China. Ayer por fin cerró la adquisición de la distrbuidora Miquel Alimentació —con enseñas como Spar, Suma o Gros Mercat—, una empresa gerundense con 90 años de historia y con una fuerte presencia en Cataluña, Baleares y Canarias.

Internacionalización

El primer ejecutivo de Bright Foods aseguró que las “sinergias” ya han empezado a producirse, puesto que gracias a la adquisición ya se venden productos españoles en la red de distribución de la marca, que cuenta con más de 100.000 puntos de venta. “Vamos a apoyar el 100% del desarrollo del mercado chino y europeo, a acelerar la colaboración a través de nuestros canales entre el mercado chino y Miquel Alimentació, que puede ser complementaria con otras empresas en las que ha invertido Bright Food”, aseguró Ge Jun Jie.

La internacionalización de Miquel Alimentació será la primera misión. Sin embargo, el grupo también quiere producir en España artículos para vender en China con su marca. Ge Jun Jie especificó que uno de ellos será el aceite de oliva, que se fabricará aquí para ser comercializado con la marca de Bright Food en Asia. “China tiene 1.300 millones de habitantes que han de comer tres veces todos los días. Eso son 3.900 millones de ágapes. Es un mercado muy interesante para las empresas españolas”, afirmó el máximo ejecutivo de Bright Food.

Si bien en ocasiones anteriores el gigante chino había comprado siempre en solitario, en esta ocasión lo ha hecho con dos socios. El presidente del conglomerado explicó ello se debe a las últimas reformas del Gobierno chino para que haya “mezcla de propiedades”. En este caso, los “dos socios estratégicos” son JIIC Investment, que tendrá el 10% del capital social de Miquel Alimentació, y Grupo Donghuatong (DHT), que poseerá el 18%. La negociación contó con el asesoramiento de la consultora KPMG, el bufete de abogados Baker & McKenzie y el banco de negocios GBS Finanzas, cuyo consejero delegado es Juan Antonio Samaranch Salisachs y su presidente en Cataluña, Gonzalo Rodés.

El hasta hora propietario de la cadena, Ramón Miquel, explicó que la inversión supone “un punto y seguido” para el grupo y seguir con una “trayectoria empresarial” que lleva ya 90 años de historia. El grupo chino se comprometió, por su parte, a mantener el equipo directivo y los 2.500 puestos de trabajo. El Consejo de Administración sí se verá modificado y estará integrado por cuatro miembros de Bright Food, uno de JIIC Investment, otro de DHT, el consejero delegado del grupo chino en Australia y el actual director general de Miquel Alimentació, Pere Laymon. Además, Samaranch estará en el órgano de gobierno de la compañía como consejero independiente. Los responsables del grupo chino aseguraron que también mantendrán el nombre de Miquel Alimentació y la sede social de la compañía en Vilamalla.