Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda replica a Mas que impagar la deuda se volvería contra Cataluña

El ministerio recuerda que la Generalitat tiene "la calificación creditica de bono basura" y que se financia gracias al Estado

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda.
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda. EL PAÍS

El gobernador del Banco de España, Luis Linde, abrió la semana previa a las elecciones del 27-S asegurando que, aunque "altamente improbable", existía "el riesgo", la "posibilidad", de que una declaración unilateral de  independencia de Cataluña obligara a un corralito, a un control de capitales. Los partidarios de esa independencia criticaron a Linde, y aunque el gobernador ha matizado este miércoles que es "casi imposible" que ese "siniestro" ocurra, sus palabras han originado un nuevo conflicto. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, replicó el lunes con la amenaza de impagar la deuda pública española que le correspondería si se llega a la independencia. Y ahora llega la contrarréplica del Ministerio de Hacienda: las declaraciones de Mas, aduce, "no hacen más que volverse contra los intereses de Cataluña.

La deuda pública estatal que se asignaría a Cataluña (la deuda autonómica ronda el 33% del PIB) en la hipótesis de que se independizase es una cuestión abierta, con estimaciones que van desde los casi 100.000 millones de euros, hasta más de 200.000 millones (más del 100% del PIB catalán), según la variable de reparto que se use. “España se juega mucho. Imaginad que no haya acuerdo con la deuda pública española. ¿Cómo haría frente el Estado a su deuda si no hay acuerdo para que Cataluña asuma su parte? El precio de no ponerse de acuerdo es implacable”, adujo Mas en un mitin electoral tras las palabras del gobernador del Banco de España.

En el comunicado que publica en su web, Hacienda asegura que el impago de la deuda sería "un incumplimiento de la legalidad vigente, que no le conviene a los catalanes, que estarían viviendo en un país financieramente inviable y políticamente inestable, con graves consecuencias para su economía, para sus empresas y para el sostenimiento de sus políticas sociales, desde el pago de las pensiones al mantenimiento de los servicios públicos fundamentales". "Nadie que funda un Estado puede iniciar su proceso soberanista repudiando la deuda", añade.

En la nota, el departamento que dirige Cristóbal Montoro recuerda que los títulos emitidos por la Generalitat catalana tienen "una calificación crediticia de bono basura". Y se pregunta: "Si anuncia que no va a pagar la deuda, ¿quién la va a financiar?, ¿a qué precio?". Una cuestión a la que los partidarios de la independencia suelen responder con que la secesión supondría un aumento considerable de ingresos públicos para el Ejecutivo catalán, que vería mejorada su calificación crediticia. Siempre, claro, que logre una reincorporación rápida a la UE, que las autoridades europeas no contemplan ahora.

50.000 millones en créditos estatales

Hacienda recalca que "entre 2012 y 2015 el Estado ha facilitado liquidez a Cataluña por importe de casi 50.000 millones de euros (49.927,9 millones). En la actualidad, la deuda que Cataluña tiene contraída con el Estado es de 37.487 millones de euros, que es un 18,4% de su PIB regional y supone el 56,1% del total de su deuda, que asciende a 66.813 millones, el 32,8% de su PIB regional". Y recuerda que los bajos tipos de interés que paga, gracias a la intermeciación estatal "le suponen importantes ahorros en la factura de los intereses. En concreto, este año el ahorro será de 1.597,91 millones de euros y la previsión para el año que viene es que ahorre otros 1.368,71 millones más".

Para el departamento de Montoro "es evidente que Cataluña se está financiando ahora en buenas condiciones porque forma parte de España, porque la mutualización que ha llevado a cabo el Tesoro español de la deuda de las Administraciones territoriales es su puente con los mercados, y el Estado español es su puente con la moneda única". Y concluye: "si Cataluña saliera de España, todos esos puentes se vendrían abajo y se le acabaría esa financiación que necesita".

Más información