Las claves del escándalo Volkswagen

El mayor fabricante de automóviles del mundo se enfrenta a la peor crisis de su historia

Volkswagen se enfrenta a la peor crisis de su historia reciente. El mayor fabricante de automóviles del mundo ha reconocido que instaló un software para esquivar controles medioambientales en 11 millones de vehículos diésel de todo el mundo. Estas son algunas de las claves del escándalo que ha socavado la imagen del gigante automovilístico alemán:

La agencia medioambiental estadounidense (EPA) acusa a Volkswagen el pasado viernes de haber hecho trampa al instalar en 482.000 vehículos de Estados Unidos de manera deliberada un programa informático diseñado para evitar los límites a las emisiones. El programa detecta el momento en que el vehículo está siendo sometido a una prueba y disminuye la emisión de gases contaminantes solo en ese momento. Una vez en circulación, los vehículos llegaban a emitir óxidos de nitrógeno (NOx) hasta 40 veces superiores a lo permitido en Estados Unidos.

El impacto económico para la empresa se cifra inicialmente en un máximo de 18.000 millones de dólares (16.000 millones de euros), resultado de una multa máxima de 37.500 dólares por vehículo, si bien los analistas estiman poco probable que se aplique una sanción de dichas proporciones. Las acciones del grupo se desploman un 18,6%.

Volkswagen reconoce el error y detiene la comercialización. La compañía admite que implantó el software tras la acusación de la EPA. "Lamento profundamente haber decepcionado a nuestros clientes y a la opinión pública”, señala el ahora cuestionado presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn. El responsable de Volkswagen en Estados Unidos es más directo: "La hemos cagado por completo", dice tras admitir el engaño. La empresa deja de vender los vehículos diésel de sus marcas Volkswagen y Audi en Estados Unidos. Los modelos afectados son los Volkswagen Jetta, Golf, Beetle y Passat, y el Audi A3.

Alemania abre una investigación. El Ministerio de Medio Ambiente alemán anuncia una reunión con el presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn y dice que espera que la empresa coopere también con las autoridades estadounidenses. El Ministerio pide más información tanto a Volkswagen como a otros fabricantes alemanes, aunque precisa que no hay indicios de que otras compañías hayan manipulado las pruebas de emisiones contaminantes.

El escándalo se hace mundial. Volkswagen provisiona 6.500 millones de euros en sus cuentas para atajar la crisis, revisa su objetivo de beneficio para 2015 y reconoce en un comunicado que instaló el software en 11 millones de vehículos diésel de todo el mundo, aunque señala que en la mayoría de casos el dispositivo no se activó.

Los gobiernos reaccionan. A las investigaciones de los gobiernos alemán y estadounidense se suman las de Corea del Sur, Italia y Francia. Esta última pide una investigación a escala europea que incluya a los fabricantes franceses. Reino Unido se une a esta petición a través de un comunicado del secretario de Transportes, Patrick McLoughin, en el que insta a la Comisión Europea a investigar. La Comisión Europea señala que "hay que llegar al fondo del asunto" pero que es "prematuro establecer medidas de vigilancia inmediatas".

Un diario alemán afirma que Winterkorn será sustituido el viernes. El periódico alemán Der Tagesspiegel afirma que el presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, será destituido esta semana y su sustituto será el actual jefe de Porsche, Mathias Müller. Un portavoz de Volkswagen desmiente la información.

España espera explicaciones. El ministro de Industria, José Manuel Soria, dice que el Gobierno está a la espera de recibir una explicación sobre el caso, pero espera que "sea cual sea la causa", esta "no afecte a las importantes inversiones" del grupo en España.

Merkel exige transparencia total. La canciller alemana, Angela Merkel, pide poner "todos los hechos sobre la mesa lo antes posible" y explica que el ministro de Transporte, Alexander Dobrindt, está en "estrecho contacto" con Volkswagen. Las acciones de la empresa vuelven a registrar pérdidas, esta vez del 19,82% al cierre de la sesión del martes, la mayor caída bursátil de su historia.

Más información