Selecciona Edición
Iniciar sesión

¿Cuántas horas tengo que trabajar para comprarme un iPhone 6?

Un madrileño debe destinar 60 horas, un neoyorquino 24 horas y un habitante de Kiev tiene que dedicar el equivalente al sueldo de 26 días para tener el móvil, según un estudio de UBS

Tienda de Apple en Turín (Italia) EFE

"¿Gano lo suficiente para llevar la vida que quiero?". UBS lanza esta sugerente pregunta en la presentación de su informe sobre Precios y salarios 2015. En este trabajo analiza el coste de la vida en 71 de las principales ciudades del mundo. Una de las metodologías que utiliza el banco de inversión suizo para establecer qué urbes son más caras y cuáles más baratas es -al estilo del índice Big Mac de la revista The Economist- comparar los precios de algunos productos disponibles en todo el mundo y que tienen la misma calidad y características en cualquier país, y establecer cuántas horas de trabajo deben dedicar los habitantes de estas ciudades, según los salarios locales, para adquirirlos. Uno de esos productos es el iPhone 6. Y las diferencias entre países son muy significativas.

Mientras una persona residente en Zúrich necesita menos de un día de trabajo (20,6 horas) para adquirir el último modelo de móvil de Apple, un neoyorquino medio requiere el equivalente al sueldo de 24 horas de trabajo para adquirir este dispositivo. Este poder de compra es muy superior al de los residentes en Kiev (627 horas), Yakarta (468 horas) o  El Cairo (353 horas). Las dos ciudades españolas analizadas se sitúan, aproximadamente, en mitad de la tabla: un ciudadano de Barcelona debe de trabajar 59,1 horas para tener un iPhone 6; mientras que el tiempo que necesita un madrileño medio es de de 60,5 horas.

21 minutos para un Big Mac

La distribución de las ciudades en el ránking, sin embargo, varía en función del producto que se analice. Los trabajadores de Hong Kong solo tienen que trabajar nueve minutos para comprar un Big Mac, mientras que para los de Nairobi esa misma hamburguesa equivale a tres horas de trabajo. En el caso del Big Mac el esfuerzo es mayor para los barceloneses (21 minutos de trabajo) que para los madrileños (19 minutos).

Las diferencias en el acceso a determinados productos básicos como el pan y el arroz también son muy grandes, aunque en estos caso hay ciudades de países menos desarrollados que saltan a las primeras posiciones en poder de compra. Un trabajador de Zúrich, Ginebra y Nicosia debe trabajar cinco minutos para comprar un kilo de pan; en cambio en Manila son 83 horas de trabajo y en Buenos Aires, 57 horas. En el caso de un kilo de arroz, los habitantes de Oslo y Ginebra solo deben trabajar cuatro minutos para adquirirlo, mientras que el tiempo laboral requerido para este producto en Nueva Delhi es de 73 horas, 66 en El Cairo y 58 en Yakarta.

Las ciudades más caras del mundo

Otra de las preguntas que lanza UBS en su informe es si usted vive en una ciudad cara. Para responderla, sus expertos han analizado los precios de 122 productos y servicios en estas 71 ciudades. Si no se tiene en cuenta el precio de la vivienda, las urbes más caras del mundo son Zúrich, Ginebra, Nueva York, Oslo y Copenhague; mientras que las más baratas son Kiev, Sofia, Bucarest, Bombay y Nueva Delhi. Si se introduce en el análisis los precios inmobiliarios, la clasificación de las ciudades más caras cambia en parte: Nueva York, Zúrich, Ginebra, Londres y Oslo; mientras que el orden entre las más baratas apenas sufre variaciones. Madrid y Barcelona, sin usar el precio de la vivienda, ocuparían el puesto  41 y 39 respectivamente, entre las ciudades más caras del planeta incluidas en el estudio.

La otra cara de la moneda son los salarios. Y según UBS, los trabajadores de las tres ciudades con los sueldos brutos más altos (Zúrich, Ginebra y  Luxemburgo) reciben unos ingresos brutos que son, de media, 19 veces superiores a las nóminas de los trabajadores con los menores sueldos (Kiev, Yakarta y Nairobi). Barcelona ocupa el puesto 30 de 71 en la clasificación de salarios y Madrid está en el 31.

El precio de los alimentos es muy útil en estudios como el que acaba de publicar UBS. Aunque la calidad y características de los productos varía entre las ciudades, los alimentos escogidos por la entidad suiza para su análisis son son lo suficientemente homologables para hacer la comparación. El precio medio de una cesta de la compra con 39 artículos en las 71 ciudades analizadas es de 400 dólares. Los residentes en Zúrich, con el coste más alto (738 dólares), pagan 4,5 veces más que los habitantes de Kiev por ese mismo carro de la compra. En Madrid (315 dólares) y Barcelona (350 dólares), la cesta de la compra tiene un precio inferior a la media mundial.

Más información