Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

5.000 millones en primas de seguros

Una póliza tipo cuesta entre 500 y 600 euros al año. A las colectivas, de empresa, se les suele hacer un 25% de descuento

“Somos conscientes de que vivimos en un sector con un estado de forma saludable”, reflexiona Iñaki Peralta, director general de Seguros de Sanitas. “En los últimos años el sector se ha mantenido; solo el hecho de mantenerse o tener pequeños crecimientos es positivo”. La rentabilidad del sector asegurador puro, calculan expertos consultados, supera el 10%, porcentaje que cae si se suman otros servicios como los conciertos con las mutualidades. “En general el crecimiento seguirá, no con cifras estratosféricas, pero seguirá creciendo”, calcula Enrique de Porres, consejero delegado de Asisa. Según datos del servicio de estadísticas del sector Icea, las primas individuales por prestación de servicios sanitarios alcanzaron el año pasado 4.826 millones de euros (un 2,7% más). Los seguros individuales representan el 70% de las primas frente a un volumen de colectivos de otros 2.000 millones.

¿Hacia dónde evoluciona el seguro? “No esperamos cambios disruptivos. El sector trabaja para ser más atractivos, que más personas queden seducidas por lo que podamos ver en el mercado”, valoran desde Sanitas. La prima tradicional de cobertura total con cuadro médico cerrado sigue dominando el mercado. Los expertos rechazan un cambio hacia seguros más personalizados, que tengan en cuenta la propensión de una persona a enfermar. “Nuestra segmentación de primas no está ligada a posibles patologías futuras, o basada en la genética, sino en los servicios que la persona quiere contratar”, afirma Peralta.

El sector sanitario privado es una rara avis en el entorno europeo, asegura una fuente de las aseguradoras, porque se produce una doble cobertura. Muchos asegurados solo utilizan la póliza de forma puntual y siguen acudiendo a la sanidad pública. “Valoran la flexibilidad: poder ir al especialista directamente, sin pasar por primaria, y la rapidez y facilidad de acceso”, añade. Una póliza tipo cuesta entre 500 y 600 euros. A las colectivas, de empresa, se les suele hacer un 25% de descuento.