¿A quién pertenece ‘Pasapalabra’?

La productora británica ITV que ideó el programa mantiene pleitos por la marca y el formato con una productora de Vocento y con Telecinco

Pasapalabra es uno de los concursos televisivos más longevos y de mayor éxito en las pantallas españolas. Comenzó a emitirse en 2000 en Antena 3 y actualmente la emite Telecinco, liderando las audiencias de su franja horaria. Pero lo cierto, es que debajo de ese fenómeno televisivo hay una encarnizada batalla legal en varios frentes por saber quién realmente es el dueño del formato y de la denominación comercial del programa

ITV Studios Global Entertainment, la productora británica que primero comercializó el concurso en Reino Unido, mantiene sendos pleitos por la titularidad del programa. Por una parte, se ha enfrentado en los tribunales a Europroducciones TV, la productora española ahora propiedad de Vocento, por la marca “Pasapalabra”, la denominación del programa que ambas productoras han registrado como suya, aunque en distintas organismos: la británica ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI), la agencia de la Unión Europea encargada del registro de las marcas comunitarias; y la española ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), encargada del registro marcas a escala nacional.

Además, ITV Global también demandó a Telecinco (Mediaset) por entender que el programa Pasapalabra que emite la cadena española copia el formato original de su invención , The Alphabet Game, lo que supone una grave violación de los derechos de propiedad intelectual, y le solicita una indemnización de 17 millones de euros.

El primer litigio se acaba de cerrar. Una sentencia del Tribunal Supremo a la que ha tenido acceso EL PAÍS, rechaza el recurso de Europroducciones TV para que se reconociera su registro en España de la marca “Pasapalabra” en sus distintas acepciones por entender que ese registro se realizó de “mala fe”.

El Supremo consideró que el registro de la marca por Vocento se hizo de "mala fe" 

El fallo, fechado el pasado 10 de abril, argumenta que Europroducciones al registrar esa denominación en España conocía el éxito de los programas en Reino Unido, Italia y Portugal producidos por ITV, donde tenían la misma denominación (Pass the Word, Passa parola y Passo a palavra, respectivamente) y que, por tanto, la solicitud del registro no tenía la finalidad de identificar un producto propio sino la de especular con la marca registrada, utilizándola como instrumento de bloqueo de la que sería lícita actividad ajena, además de perseguir “un indudable beneficio económico”.

Además, la sentencia reconoce que ITV Global había registrado previamente la marca Pasapalabra en la OAMI. Un juzgado mercantil de Madrid ya había dictado en 2011 una sentencia anulando el registro de la marca por Europroducciones.

Conflicto con Telecinco

No obstante, continúa abierto el segundo proceso judicial, el de mayor envergadura. El programa, que llegó en 2000 de la mano de Antena 3 a España, comenzó a emitirse en 2007 en Telecinco. Tras una desavenencia económica con ITV Global por la explotación del programa en España, Mediaset registró como propio el principal atrezo del programa, el rosco central del alfabeto donde se dirime el concurso, y negoció con Veralia -la actual productora- cambios en el resto del formato para reivindicarlo como propio.

Pero ITV Global llevó a los tribunales a Mediaset y consiguió una sentencia favorable en primera instancia por violación de los derechos de propiedad intelectual. La cadena de Silvio Berlusconi recurrió el fallo, que además le condena a pagar una indemnización por daños y perjuicios de 17 millones de euros. El asunto, como en el primer litigio, acabará en el Tribunal Supremo.

Y mientras tanto Pasapalabra seguirá emitiéndose pero, desde luego, no podrán incluir como pregunta a sus concursantes: “¿A quién pertenece Pasapalabra?”

Más información