Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El anunciado incremento de las becas se queda en un 0,2%, tres millones más

El gasto en Educación sube un 9,23% y se recuperan las ayudas para libros con 24 millones

Una clase de educación primaria en un colegio de Vitoria.
Una clase de educación primaria en un colegio de Vitoria.

En su primera comparecencia oficial como ministro de Educación, el pasado 21 de julio, Íñigo Méndez de Vigo prometió más dinero para las becas educativas en los presupuestos de 2016. "La crisis ha exigido un esfuerzo a la sociedad pero ahora es hora de revisar las partidas", señaló el sustituto de José Ignacio Wert ante la Comisión de Educación del Congreso. El dinero destinado a ayudas al estudio sube, pero apenas un 0,2%. Pasa de 1.469 a 1.472 millones, 2,7 millones de euros más, según el proyecto de presupuestos presentado este martes, que recupera además las ayudas para libros eliminadas en 2014.

La partida de becas supone más de la mitad del presupuesto total del ministerio (59,3%). El grueso (1.416 millones) corresponde a las becas generales y ayudas al estudio. En 2016 contará "con el mayor presupuesto de la historia", según ha explicado el ministro en la presentación de su partida.

El Gobierno dedicará 24 millones este curso y otros 24 millones en 2016 para becas de libros

En la nota oficial de Educación, se detallan las partidas anuales destinadas desde 2002. Todos los años han subido -excepto en 2012, que sufrió un descenso de 30 millones- pero hasta la pasada legislatura el dinero presupuestado inicialmente podía experimentar incrementos en función de las personas que acreditaban cumplir los requisitos económicos para obtenerla. Para el curso 2013-2014, Educación decidió que solo se gastaría lo presupuestado y endureció los criterios académicos para tener una ayuda.  "El ministerio se gasta lo que tiene, al contrario que en la legislatura anterior, que se presupuestaba un dinero y se gastaba otro", explicó Méndez de Vigo. 

Tras el cambio de hace dos cursos, Educación reparte una parte fija para los becados y otra variable, en función del dinero total. El anterior Gobierno del PSOE defendía que su modelo permitía garantizar la beca "como un derecho" para todo el que cumpliera los requisitos. El actual Ejecutivo sostiene que con ese modelo se generó una deuda de más de 1.000 millones de euros (que los socialistas no reconocen) y que "estuvo a punto de hacer colapsar el sistema", según Méndez de Vigo.

El gasto global destinado a Educación aumenta un 9,3% respecto al de 2015, de 2273 millones en 2015 a 2.483,9 en 2016. La partida que más sube es la de Secundaria, que casi se dobla de 237,3 a 454,4 millones. Incluye 363,03 millones de euros que el ministerio ha previsto para financiar la implantación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) en las comunidades autónomas (más cuatro millones para Ceuta y Melilla), que este curso se generaliza en primaria y debe llegar a los cursos impares de secundaria, primer curso de bachillerato y el segundo curso de los nuevos ciclos de Formación Profesional básica.

La implantación total de la reforma educativa costaría 2.164 millones de euros hasta 2020, según las estimaciones que ofreció Educación el año pasado. El reparto por comunidades de los 363 millones previstos para el próximo ejercicio se debatirá en la próxima conferencia sectorial del sector, prevista el 13 de agosto.

Como novedad, se transfieren a las comunidades autónomas 24 millones de euros con el objetivo de ayudar a las familias a sufragar los gastos de adaptación del material didáctico a los nuevos currículos establecidos por la LOMCE. Esta partida pasó de los 100 millones en 2012 a los 20 en 2013 y a 1,4 en 2014 (solo para Ceuta y Melilla, que son competencia directa del Ministerio de Educación), informa Europa Press.

Según ha informado esta tarde el Ministerio, además, las ayudas de libros que se aplicarán en 2016 también se repartirán ya en 2015. Se ha destinado una segunda partida  de 24 millones en los Presupuestos de 2015 para poder aplicar esas becas el curso que empieza en septiembre y se destinarán los otros 24 al curso siguiente. El ministro de Educación ha asegurado este martes que ha sido un asunto "ampliamente demandado" por las comunidades autónomas en las reuniones que ha mantenido en el último mes con los consejeros de las distintas regiones.

Otro de los asuntos recurrentes en los encuentros con los consejeros, según Méndez de Vigo, era el aumento de la tasa de resposición de los docentes, es decir, la sustitución de jubilados. El Gobierno aprobó en 2011 una reducción de esa tasa, que llegó a estar al 10% (solo uno de cada 10 vacantes se cubren). A partir del año próximo, se recupera el 100% en servicios esenciales como sanidad, educación o fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

La educación compensatoria, destinada a garantizar la equidad, cae un 2,6% hasta 5,11 millones de euros. Esta partida perdió casi el 90% de sus fondos en los presupuestos actuales, cuando se recortaron 48 millones al dinero destinado a la “compensación de las desigualdades” y a activar acciones que contribuyan a prevenir las derivadas “de factores sociales, económicos, culturales, geográficos, étnicos o de cualquier otro tipo”.