Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

¿Cuánto cuesta un pueblo?

En España se calcula que hay a la venta unas 1.500 aldeas abandonadas

Entrada a Esblada, en la comarca del Alt Camp (Tarragona). Cuenta con 14 casas y se vende por 280.000 euros negociables.

En Olmeda de la Cuesta, un pequeño pueblo de La Alcarria conquense, preparan ya la próxima subasta de parcelas baratas para atraer nuevos vecinos y evitar así la despoblación. Con 35 personas censadas y unas diez viviendo en invierno, cuenta con una de las poblaciones más envejecidas de toda España. El próximo verano subastarán seis o siete terrenos. La experiencia no ha podido ser mejor. El pasado año, el alcalde, José Luis Regacho, subastó 14 parcelas a precios casi simbólicos. ¿O no lo es 200 metros de terreno por 1.000 euros, cinco euros por metro cuadrado? ¿O un suelo de 60 metros con capacidad para levantar una casa de tres plantas y 100 metros construidos por apenas 200 euros?

Con esos precios resulta comprensible que hayan pujado personas venidas de todas partes del mundo. Algunas para fijar su primera residencia, como ha sido el caso de una escultora inglesa que va a construir en el terreno adjudicado su casa y su taller. O una mujer venezolana que vivía en Dinamarca y que tiene pensado traer al resto de su familia. Otros como un iraní que trabaja de cocinero en Madrid usará la futura construcción para los fines de semana.

En Olmeda de la Cuesta se subastarán solares por cinco euros el metro

No es la única localidad que necesita repoblarse para no morir. En la aldea de A Xesta, en el municipio pontevedrés de A Lama, se han llegado a ofrecer viviendas en alquiler a un precio de 100 euros mensuales, más los gastos de luz, agua y el mantenimiento. Buscan luchar contra la despoblación y el envejecimiento del lugar, con 27 casas vacías.

El boom de lo rural parecía una moda pasajera, pero no lo ha sido. El interés de los urbanitas por tener una propiedad en el campo y la necesidad de repoblar pueblos fantasma están más vivos que nunca. Y si la demanda crece, la oferta no se queda atrás. “Muchos propietarios con casas en aldeas las están poniendo en venta al ver el interés de la gente en comprar. Antes no lo hacían porque no estaba bien visto”, explica Elvira Fafián, directora gerente del portal Aldeasabandonadas.com, dedicado a la compraventa de pueblos y casas rurales. En esta empresa, que copa el 95% de cuota de mercado, la demanda crece en torno a un 30% y un 40% anual y dicen estar “desbordados”.

Por 15.000 o 20.000 euros cualquiera puede adquirir una casa, aunque quizá necesite algún arreglo en las instalaciones. El coste de las obras de mejora es muy variable: hay casas que se reforman por 5.000 euros y otras, sobre todo pazos, que suben hasta los 40.000 euros.

El alcalde de Olmeda de la Cuesta (Cuenca), José Luis Regacho, posa delante de una de las parcelas subastadas en la que su nuevo dueño ya se está construyendo una vivienda.

También aumenta el interés por comprar un pueblo entero, sobre todo si es a precio de piso. De los 3.500 pueblos y aldeas abandonados que contabiliza el INE, se calcula que unos 1.500 están en venta. “De ellos, entre 110 y 120 tienen los papeles en regla y están listos para ser comprados; el resto necesitan papeleo que puede prolongarse varios meses”, indica Fafián. Cada año se repueblan un par de pueblos, sobre todo en Galicia y Asturias, las áreas más demandadas.

Hay tantos españoles como foráneos interesados. “Según nuestros datos de este año serían un 50% españoles y el otro 50% extranjeros, aunque la demanda internacional de información es mayor”, señala Fafián. Resulta curioso que en muchas aldeas españolas solo se hable inglés. “Las hay con cuatro o cinco casas que son compradas por una familia que traen amigos y crean una mancomunidad con sus costumbres”, añade.

Los que más demandan pueblos abandonados son los americanos, alemanes y franceses y suelen comprar a través del boca a boca. Se fijan mucho en la calidad de la tierra para poder tener plantaciones y cultivos. Hace años había mucho interés en comprar aldeas para montar proyectos de turismo rural. Ya no tanto. “El uso privado representa el 65% y el resto es uso empresarial”, según Elvira Fafián. La falta de subvenciones y las dificultades para encontrar financiación han mermado este tipo de actuaciones.

¿Cuánto cuesta un pueblo? Los hay de todos los precios y se encarece o abarata según su estado de conservación. El 70% está para reformar. Los hay por 62.000 euros en la zona de Pontenova (Lugo), con seis edificaciones, manantial de agua y finca de 13.000 metros. Precisa obras, aunque la casa principal de 140 metros es de fácil restauración.

Hay pueblos en venta a reformar por 62.000 euros en la zona de Pontenova (Lugo)

Por 380.000 euros se vende La Alameda, un pueblo deshabitado en la provincia de Segovia. Las parcelas y ruinas que están a la venta conforman el 60% del pueblo y suman 1.800 metros de terreno. “Habría que llevar la electricidad, ya tiene saneamiento y distribución de agua, y tiene un proyecto de urbanización con licencia pagada para poder construir siete casas”, explican en Rústicas Singulares, agencia que lo vende.

Luego hay pueblos que cuestan desde uno a 15 millones de euros. Eso sí, con casas reformadas y de lujo. Lo que más encarece, aparte del número y estado de las construcciones, es que sea una zona de interior, con bosques, naturaleza y manantiales. Los interesados buscan precios en la horquilla de los 20.000 a los 240.000 euros como máximo, tanto para casas como para aldeas. La comunidad con más pueblos en venta es Galicia, donde se calculan unos 35. Le siguen Cataluña (Lleida, Tarragona y Girona), Castilla y León (Burgos, Soria y León), y Aragón (Zaragoza y Teruel).

ampliar foto
Vista de algunas de las casas de Porcieda (Cantabria), aldea abandonada con los Picos de Europa al fondo, en venta por 1,5 millones de euros.

Los propietarios de estos pueblos en venta suelen ser una o dos personas. Aunque hay ayuntamientos, como Cortegada (Orense), que lo cede a cambio de que un inversor lo reforme para uso hotelero de lujo. Algo que puede costar más de un millón de euros. Con condiciones también se vende la milenaria localidad cántabra de Porcieda, una aldea cántabra enclavada en el Parque Nacional de Picos de Europa, que está abandonada pero que cuenta con uno de los mejores conjuntos de arquitectura rural de la comarca de Liébana.

La inmobiliaria Mikeli, especializada en vivienda de lujo, ha puesto a la venta la totalidad del municipio, de 3.052 metros cuadrados construibles, por 1,5 millones de euros negociables. Sobre la mesa hay múltiples propuestas para la reconversión del pueblo. Una de ellas es que el futuro comprador realice un proyecto de rehabilitación integral con 45 apartamentos rurales. Estas futuras edificaciones partirán de las actuales 10 viviendas semiderruidas, que cuentan con superficies que abarcan desde los 48 a los 176 metros cuadrados. Este proyecto contaría con ayudas y subvenciones, tanto europeas como procedentes del gobierno de Cantabria. “Esta venta es atractiva por las peculiaridades que tiene. De ahí que sean numerosas las personas interesadas y pocas las capacitadas para comprar. En concreto estamos esperando contraoferta por parte de un grupo inversor ruso y de otro empresario de Madrid. Las que si son numerosas son las personas interesadas en comprar un apartamento rural si al final se opta por esta opción”, dice Antonio Avilés, consejero delegado de Mikeli.

Más información