Selecciona Edición
Iniciar sesión

El túnel del AVE bajo los Pirineos solicita el concurso de acreedores

El Estado podría tener que salir al rescate de la filial de ACS y Eiffage

La empresa TP Ferro, concesionaria del túnel del Pertús, presentó este viernes la solicitud de concurso voluntario de acreedores. El escaso tráfico de trenes, tanto de pasajeros como de mercancías, por el túnel que conecta con Francia ha supuesto que la empresa no pueda rentabilizar esta gran obra y hacer frente a la deuda de más de 400 millones de euros. El Estado podría tener que salir al rescate de la sociedad, al estar cubierta con una garantía similar a la de otras infraestructuras como las autopistas radiales de Madrid.

La decisión de TP Ferro —filial de ACS y Eiffage— de presentar el concurso de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil de Girona, según comunicó la compañía con sede en Llers (Girona), llega después de que el 18 de marzo presentara el preconcurso en el mismo juzgado. Entonces se abrió un periodo para llegar a un acuerdo con los bancos acreedores y los gobiernos de España y Francia. El periodo para refinanciar la deuda vencía el próximo domingo.

Según la compañía, los accionistas de TP Ferro están “comprometidos con el mantenimiento del servicio público y con el objeto de establecer un nuevo periodo de tiempo para la consecución de un acuerdo de restructuración de la deuda”. Por ello, han dotado a la empresa “de los medios para continuar la explotación de la Sección Internacional Figueres-Perpiñán en las mismas condiciones de alto nivel de seguridad, fluidez y regularidad de hasta la fecha”.

Según el comunicado de la compañía, “el objetivo de TP Ferro y de sus accionistas sigue siendo alcanzar rápidamente un acuerdo con el conjunto de las partes implicadas en el proyecto sobre una solución definitiva respecto a la situación de precariedad actual y a la falta de sostenibilidad del modelo económico-financiero”.

Un vez presentada la solicitud del concurso de acreedores se abre un nuevo plazo para la compañía. Si TP Ferro no consiguiera refinanziar su deuda, el resultado podría ser, en el peor de los casos, la quiebra y que el Estado tuviera que asumir la deuda y la gestión de la adjudicataria, puesto que la sociedad cuenta con una garantía similar a la responsabilidad patrimonial de la Administración, como sucedió en el caso de las autopistas radiales de Madrid.

TP Ferro es una empresa hispano-francesa formada en un 50% por ACS, la constructora del empresario Florentino Pérez, y la otra mitad por Eiffage, concesionaria de la construcción y explotación del tramo transfronterizo del AVE, que incluye el túnel del Pertús, desde finales de 2003. La adjudicación era para medio siglo, pero para compensar el retraso en la puesta en funcionamiento de la línea se alargó la concesión hasta los 53 años. La empresa reclamó 350 millones de indemnización al Gobierno por el sobrecoste de las obras, pero un juzgado de la competencia de Ginebra desestimó la demanda.