Un grupo chino compra el aeropuerto de Ciudad Real por 10.000 euros

La adjudicación podría quedar anulada si alguien ofrece 28 millones de euros

El comprador asegura que piensa invertir entre 60 y 100 millones de euros

El grupo inversor Tzaneen International ha ganado, con una oferta de 10.000 euros, la subasta judicial de los principales activos del aeropuerto de Ciudad Real. Las instalaciones, que costaron 450 millones de inversión, estaban en concurso de acreedores desde 2010. Tzaneen International ha sido la única firma que ha acudido a la venta judicial, en la que se queda con la pista de aterrizaje, los hangares y la torre de control, entre otras cosas. La subasta, sin embargo, puede quedar en papel mojado, si antes del 14 de septiembre hay otro comprador dispuesto a pagar al menos 28 millones.

Poco se sabe de Tzaneen International, la firma que puede convertirse en la dueña del primer aeropuerto que se levantó en España por iniciativa privada y que funcionó de diciembre de 2008 hasta abril de 2012. Tzaneen es un “vehículo de inversión”, que se registró hace unos meses en España para participar en la subasta del aeropuerto. Se inscribió en el Registro Mercantil con un capital social de solo 4.000 euros. Sobre los inversores que se esconden detrás, la firma no quiere revelar nada, más allá de que se trata sobre todo de capital chino, pero también europeo.

En la subasta del aeropuerto, para la que Tzaneen había tenido que registrar un aval de dos millones de euros, ha logrado hacerse con los elementos principales de la instalación, como las pistas de aterrizaje o los hangares. Pero otros activos, como el aparcamiento o los terrenos cercanos necesarios para lograr la declaración de impacto ambiental, deben todavía salir a la venta.

Tzaneen Internancional dice que prevé invertir entre 60 y 100 millones para poder operar en el aeropuerto

La firma ha avanzado que también quiere hacerse con estos elementos necesarios para operar las instalaciones, porque espera convertir el aeropuerto manchego “en la puerta de entrada a Europa” de “varias empresas chinas interesadas”, que buscan una vía de acceso para sus mercancías. Quiere crear un gran centro logístico y asegura que, en total, se gastarán entre 60 y 100 millones de euros para poner en marcha la instalación.

Otros posibles compradores

La venta de Ciudad Real, sin embargo, no está zanjada tras la subasta de hoy. Principalmente porque la oferta de Tzaneen de 10.000 euros es muy baja. El juzgado encargado de la subasta había determinado que, si la puja ganadora no era superior “al 70% del precio de tasación”, otro interesado podría realizar una oferta en 20 días. El valor de tasación fue de 40 millones, por lo que la venta solo podía ser irrevocable si superaba los 28 millones. Al no ser así, puede haber nuevas ofertas.

Pero esas nuevas ofertas, a su vez, deben ser “igual o superior al 70% del valor de tasación”, según ha recordado este viernes en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. Es decir, que el nuevo interesado tiene que poner sobre la mesa, al menos, 28 millones de euros para impedir que Tzaneen International sea el ganador definitivo de la subasta. El plazo, de 20 días hábiles para hacer ofertas, al no poder incluir agosto (mes inhábil), terminará el 14 de septiembre.

La compañía china avanza su intención de convertir la instalación "en la puerta a Europa" para mercancías

Incluso aunque hubiera otra oferta en el plazo indicado, el grupo chino podría ser la adjudicataria: en caso de que alguna empresa ofreciera 28 millones, ellos tendrían derecho preferente de igualar la oferta y ganar la puja.

De momento nadie ha mostrado públicamente su intención de pagar más de 28 millones. En febrero de 2014 el aeropuerto salió, sin éxito, a la venta por 100 millones de euros. La semana pasada tampoco encontró comprador por 80 millones. Ni lo hizo por el valor de tasación de 40 millones. La empresa Griffin-Pegasus Airports sí asegura estar interesada, pero no había depositado los dos millones de fianza para participar en la subasta. Según EFE, tiene intención de impugnar la misma “al haberse cometido errores de forma”.

Un aeropuerto sin licencia

La compañía, por su parte, justificó ante el juzgado por escrito que ofrecía 10.000 euros porque el activo por el que pujaba tiene una “zona adyacente inmobiliaria desmembrada, está gravado con una carga real, con sus licencias suspendidas, sin ingresos y con una significativa cantidad de gastos recurrentes inevitables”.

ampliar foto
La torre de control del aeropuerto de Ciudad Real

El interés de los inversores chinos está en destinar las instalaciones principalmente al transporte de mercancías, no al de pasajeros, según avanzó en un comunicado. “La compra del aeropuerto es el primer paso para crear un gran hub (centro de interconexión) de logística en el área de Ciudad Real, especializado en el transporte, almacenaje y distribución de mercancías de diversas áreas geográficas, con especial atención al mercado chino que, se considera, puede ser un gran operador comercial interesado en utilizar Ciudad Real como cabeza de puente para sus productos tanto manufacturados como semi-manufacturados que pudieran completar su proceso productivo en Castilla-La Mancha”, explica.

Ofertas que se suceden

La adquisición por parte de Tzaneen International S.L. supone un paso más en el proceso interminable de venta que se inició en diciembre de 2013, tras entrar en concurso de acreedores en junio de 2010. Desde entonces, a lo largo de los últimos años se han sucedido las ofertas de compras del aeropuerto que han llegado a superar la decena, sin embargo, ninguna de ellas logró consumarse.

Entre los compradores interesados entonces en la compra estaban el empresario madrileño afincado en Málaga, Francisco José Ortiz, que llegó a optar hasta tres veces por el aeropuerto, varias empresas intermediarias radicadas en Madrid, o el grupo chino HNA Group Co., que gestiona la cuarta aerolínea más grande de China y que llegó a pedir un plazo extra para pujar por el aeropuerto, después de hacerse con el paquete mayoritario de acciones de NH Hoteles, aunque finalmente la venta no se materializó.

Más información