Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sequía y el granizo se ceban con el sector agrario

El clima merma este año las cosechas de cereales, vino, frutas, ajos y tabaco

Un hombre recoge cerezas en Lleida
Un hombre recoge cerezas en Lleida

La siniestralidad provocada por la climatología adversa, fundamentalmente sequías, heladas, tormentas y pedriscos, ha provocado en las últimas semanas fuertes recortes en parte muy importante de las producciones agrícolas. En medios del sector se estima que la caída de la producción se sitúa en una media entre un 20% y un 30% sobre las previsiones iniciales.

La agrupación de las compañías aseguradoras, Agroseguro, señala que se trata de un año de siniestralidad superior y más dispersa que en la campaña anterior, donde el eje de los problemas fue la sequía. No obstante, señalan la necesidad de realizar todas las peritaciones para evaluar los daños reales.

Consecuencia de la sequía, la cosecha de los cereales de invierno experimentará una fuerte caída de rendimientos en todas las zonas y muy especialmente en las provincias del centro, Duero y Aragón. Se espera una producción total por debajo de los 19 millones de toneladas donde destaca la caída de la cosecha de cebada, a solo ocho millones de toneladas.

La sequía ha tenido igualmente efectos negativos sobre las producciones de frutas al perjudicar los procesos de floración y los agricultores se han encontrado en los árboles menos fruta de la esperada. A ese problema se ha sumado en las últimas semanas, el desarrollo de fuertes lluvias y, sobre todo, tormentas de granizo en las zonas más importantes en las producciones de frutas hueso de verano.

Daños a la fruta de hueso

La piedra ha dañado gravemente, hasta su inutilización para su comercialización, las cosechas de frutas de hueso como melocotón, albaricoque, cereza y nectarina o ciruela en todo el Valle del Ebro, desde Rioja a Cataluña, destacando las pérdidas provocadas en Lérida y en las provincias aragonesas, con una superficie afectada que se estima en unas 3.000 hectáreas. La misma situación la han sufrido las plantaciones de frutas de hueso en Murcia o Albacete. De esos pedriscos se han salvado las frutas más adelantadas de Andalucía y las extremeñas por la no existencia de fuertes granizadas.

El pedrisco ha dañado igualmente una importante superficie de viñedo, inicialmente más de 20.000 hectáreas en la Comunidad de Castilla la Mancha y en la Comunidad Valenciana. Por primera vez en los últimos años se registró también un siniestro de este tipo en el tabaco. Las fuertes lluvias han afectado negativamente a la producción de ajo en Las Pedroñeras, Cuenca, al suponer un grave perjuicio para la calidad del producto cuando se hallaban en plena recolección.

Compensación de los seguros

Desde las organizaciones agrarias se reclama a Agroseguro que se lleven a cabo con la mayor celeridad las peritaciones para ejecutar los pagos. Fuentes de las compañías aseguradoras señalan su decisión realizar esas compensaciones lo más rápidamente posible.

Desde la Entidad Estatal de Seguros Agrarios se indica que, en el caso de las frutas y hortalizas o el tabaco, los indices de aseguramiento se sitúan en el 100% y los mismos contemplan la cobertura del pedrisco. Agricultura ha reiterado su posición de no establecer ninguna ayuda para producciones no aseguradas que disponen de la posibilidad de hacerlo.

Más información