¿Qué es la ‘banca en la sombra’?

El sector teme que estas empresas financieras no reguladas acaben provocando la siguiente crisis financiera internacional

¿Qué es la banca en la sombra? José María Roldán, ex director general de Regulación del Banco de España desde octubre de 2000 hasta octubre 2013 y actual presidente de la patronal bancaria, AEB, la definió en un reciente conferencia del 12 de mayo pasado como “la intermediación crediticia que está fuera de la banca tradicional. Es el 25% del total de la intermediación financiera global, el 200% del PIB de EE. UU. o de la zona del euro y 3,5 veces el del Reino Unido". Su gran tamaño y el escaso control que existe sobre estas empresas las convierten en un gran peligro para la estabilidad financiera, según Roldán.

Bajo esta definición se Incluye a los hedge funds, fondos inmobiliarios y vehículos de inversión fuera de balance. Su objetivo no es sólo prestar a los acreedores que se mueven al margen de los controles de los reguladores bancarios, sino que buscan la rentabilidad de los inversores en un entorno de tipos de interés muy bajos".

Según Roldán, que lleva desde 2011 denunciando estos riesgos, el problema es que estas entidades financieras "que, no siendo bancos, realizan funciones con riesgos similares a estos, no tienen las garantías que ofrece la regulación bancaria o la capacidad de un banco solvente que atraviesa dificultades temporales de liquidez de acudir al banco central para recibir financiación de emergencia".

Este tipo de compañías ya suponen "el 25% del total de la intermediación financiera global", según Roldán

En opinión de este experto, la banca en la sombra "es inestable y puede representar un peligro para la estabilidad financiera. El problema surge porque no tenemos información suficiente para identificar el subsegmento del sistema bancario en la sombra que puede resultar peligroso". "Y ello debe ser motivo de preocupación: el crecimiento de los shadow banks es más intenso cuando se endurece la regulación bancaria y aumentan, por tanto, los beneficios del arbitraje regulatorio".

Haciendo un repaso de lo que ha ocurrido en los últimos años, Roldán afirma: "La reacción de las autoridades, tras el estallido de la crisis, ha llevado a la aprobación de cambios regulatorios y supervisores que han endurecido considerablemente el régimen legal aplicado a los bancos. Sin embargo, fuera del ámbito bancario y en concreto en el área de la banca en la sombra, los progresos son más limitados, por no decir muy limitados. Las autoridades financieras globales deberían avanzar en este terreno con más rapidez y decisión".

El verdadero riesgo que atisba este financiero es que se crea "un sector financiero en la sombra de gran dimensión, creciente, opaco y potencialmente inestable que será, sin duda, el causante de la siguiente crisis financiera"