Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jóvenes españoles, a la cola en habilidades informáticas en el trabajo

La OCDE exige medidas para integrar a los 35 millones de 'ninis' de los países desarrollados

Unos estudiantes repasan durante uno de los descansos de los exámenes de selectividad. EFE

Las habilidades informáticas son cada vez más importantes a la hora de encontrar un trabajo. Y, según una encuesta recién publicada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los jóvenes españoles e italianos están en una situación de desventaja en este campo en comparación con los de otras economías avanzadas. Casi el 50% de los españoles que tienen entre 16 y 29 años carecen de experiencia en el uso de ordenadores en su puesto de trabajo.

Entre los 22 países analizados por la OCDE –que incluyen la mayoría de miembros de la UE y otros como Corea, Noruega, Australia, Japón, EE UU y Canadá- solo Italia queda en una peor situación, al ser el único que supera la barrera del 50%. En el otro extremo se sitúa Corea, con un porcentaje cercano al 25%. Cuando la pregunta es sobre la experiencia en informática en la vida diaria, y no en el trabajo, la respuesta de los españoles ya es más parecida a la del resto de países desarrollados.

Este es solo uno de los datos que recoge el informe “Perspectivas de las habilidades en 2015”, presentado en la mañana del miércoles en Berlín por Ángel Gurría, que acaba de ser renovado en su cargo de secretario general de la OCDE, la organización que reúne a las 34 economías más avanzadas del planeta. El informe se fija en la situación de los más de 35 millones de jóvenes que ni trabajan ni estudian –los denominados ninis- y propone una serie de medidas para mejorar el tránsito de la escuela al puesto de trabajo. Pese a que esta cifra ha disminuido respecto a 2013, cuando había 39 millones de ninis, es aún superior a la que había en 2008, antes de que estallara la crisis conocida como la gran recesión.

Las cifras son especialmente preocupantes en países como España o Grecia, donde en 2013 más de un 25 de los jóvenes entraban en la categoría de ninis. Y la OCDE aporta un dato aún más inquietante: alrededor de la mitad de todos ellos (unos 20 millones) están fuera del radar del sistema educativo, social y laboral de su país. Es decir, están son jóvenes menores de 30 años que están condenados a una especie de muerte civil antes de empezar a haber contribuido a su sociedad. La OCDE señala lo preocupante de estas cifras no solo desde el punto de vista individual, sino el fracaso que supone para la sociedad en su conjunto y la carga económica que supone para un país que no recibe ningún retorno de la inversión en educación realizada.

"Hacer frente a este tema es no sólo un imperativo moral, sino  también una necesidad económica", ha exigido Gurría en la presentación del informe. Sobre los datos de la preparación de los jóvenes españoles en manejo informático, el secretario general de la organización ha señalado que es un dato que "está susurrando al oído", reclamando acción frente a él.

El informe recién presentado muestra que los jóvenes trabajadores emplean menos sus habilidades que los que desempeñan sus empleos en su madurez. La encuesta refleja, por ejemplo, cómo un 10% de los recién licenciados tiene unas pobres habilidades lectoras, y a un 14% le cuesta manejarse con las cifras. Entre los que abandonan la escuela antes de obtener un título de secundaria, más del 40% tiene problemas con números y letras.

Los jóvenes de los países de la OCDE tienen el doble de posibilidades de estar en el paro que los trabajadores adultos. El estudio se centra en los problemas de aquellos con edades comprendidas entre los 16 y los 29 años, y sus problemas para poner en práctica en el trabajo las habilidades aprendidas durante sus años de formación. E incluso una vez dentro del mercado laboral, las dificultades son también mayores: uno de cada cuatro jóvenes empleados tiene un contrato temporal, lo que limita su capacidad de formación y las oportunidades de las que dispondrá en ese puesto de trabajo.

En la presentación del informe, y en línea con las valoraciones anteriores, Gurría ha aprovechado para ensalzar las reformas del Gobierno de Rajoy, que han permitido que se comience a crear empleo con un 1% de crecimiento y no con una actividad mayor, como sucedía antes.

Más información