Nuevas grabaciones sobre pagos a jueces ahondan el escándalo de OHL

Dos directivos de la empresa constructora discuten cómo obtener dinero para magistrados sin que se reflejen en sus cuentas

Vista de un tramo del Viaducto Bicentenario en el Estado de México. EFE

La constructora OHL en México vuelve a estar en el ojo del huracán. Nuevas grabaciones, difundidas en la red por una fuente anónima, recogen conversaciones entre directivos de la compañía con alusiones a supuestos pagos a magistrados. Los protagonistas de las escuchas son el directivo Pablo Walletin, que ya tuvo que presentar su dimisión hace dos semanas, y el director jurídico, Gerardo Fernández. El eje de sus diálogos es el Circuito Mexiquense Exterior, una de las grandes infraestructuras viarias llevadas a cabo por OHL en el Estado de México, donde gobierna el PRI.

El escándalo generado por el goteo de escuchas en el último mes ha erosionado el valor bursátil de la compañía y dañado profundamente su credibilidad. El presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir ha denunciado que su filial, presente en México desde 1979, está siendo objeto de una campaña de difamación y que no se ha cometido ninguna irregularidad. Hasta la fecha no se ha hecho pública ninguna de las investigaciones internas anunciadas por OHL.

 “¿Cuánto hay que darle a los magistrados?”, pregunta Walletin.

—“Pues yo creo que una manita”, responde el director jurídico.

A lo largo de las tres conversaciones volcadas en Youtube, hay constantes referencias a supuestos pagos a jueces y la forma de realizarlos para que no quede constancia contable. Aunque no todas las alusiones son claras, las escuchas implican indirectamente al presidente de OHL México, José Andrés de Oteyza. En esta línea, su jefe de gabinete del Presidente, Pablo Walletin, pide al asesor jurídico que informe al presidente de los manejos.

Al igual que ocurriera en las primeras escuchas, en los diálogos reaparece el Viaducto Bicentenario, una obra destinada a descongestionar el tráfico y que fue encargada durante el mandato del actual presidente Enrique Peña Nieto como gobernador del Estado de México. “Estamos metiendo un gol, estamos poniendo tarifas del año siguiente”, comenta ostensiblemente contento Walletin.

La filial en México ha sido consultada sobre estas nuevas escuchas. Un portavoz señaló que las desconocía y que hasta que no tuviera constancia de las mismas declinaba comentarlas.    

El escándalo de las grabaciones, aparte de la renuncia de este directivo, ha costado el puesto al secretario de Transportes del Estado México, Apolinar Mena Vargas. En una escucha se destapaba cómo OHL había pagado a este alto cargo y su familia las vacaciones navideñas en un hotel de lujo de la Riviera Maya. Aunque negó públicamente haber incurrido en el presunto cohecho, su propio Gobierno acabó multándole por su proceder. En el caso del Viaducto, la sombra de la sospecha va más allá de una dádiva vacacional. Las conversaciones apuntan a aumentos del 30% en el peaje del viaducto, sobrecostes de cientos millones de dólares e imputaciones gasto falsas.

La autoría de las escuchas es un misterio. Pero su objetivo es meridiano. Cada nueva grabación actúa como una estocada en la credibilidad de OHL, una de las constructoras con más obra en el Estado de México. Y con cada golpe, disminuye la confianza en la Administración y cobra fuerza la sombra de la connivencia.

Más información