Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco del Vaticano ganó 69,3 millones de euros en 2014

El Instituto para las Obras de Religión suma 66 millones más que en el año anterior

El Papa Francisco en la celebración de Pentecostés. Ampliar foto
El Papa Francisco en la celebración de Pentecostés. Getty Images

Desde que el papa Francisco llegó a Roma, limpiar el opaco Banco Vaticano —uno de los problemas históricos que empujó el final del papado de Benedicto XVI— se convirtió en una de sus grandes tareas. El Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el Banco del Vaticano, ha cerrado 2014 con un beneficio neto de 69,3 millones de euros, lo que supone un incremento de 66,4 millones respecto al beneficio de 2,86 millones registrados en 2013. En su primer balance de cuentas públicas, impulsado por el papa en 2012, arrojó un beneficio neto de 86,6 millones de euros.

El tercer balance económico de la institución correspondiente al ejercicio 2014 publicado este lunes explica que el aumento de beneficios de este año se debe al funcionamiento de "la negociación de títulos y la disminución de los costes operativos de naturaleza extraordinaria". El Vaticano descubrió, asimismo, cientos de millones de euros escondidos en cuentas de distintos departamentos y en el propio banco.

El resultado neto de las operaciones de trading aportó en 2014, en concreto, un total de 36,7 millones al beneficio, mientras que en 2013 fue negativo en 16,5 millones de euros. Por su parte, los ingresos alcanzaron los 61 millones de euros el año pasado, un 20% menos con respecto al ejercicio anterior. Además, la entidad logró reducir sus gastos un 10% hasta los 28,8 millones de euros. El Banco Vaticano, que sirve a cientos de organizaciones caritativas católicas, ha explicado que de esos 69,3 millones de euros de beneficio neto destinará 55 millones de euros al presupuesto de la Santa Sede. Los restantes 14,3 millones de euros irán destinados a reserva de capital de la propia institución.

En el documento, se recuerda además que el Papa ha exigido al IOR que continúe "sirviendo con atención y prestando servicios financieros especializados para la Iglesia católica en todo el mundo y, al mismo tiempo, que le ayude en su misión como pastor universal". Para ello, la gestión había recibido instrucciones de finalizar un plan que defina el futuro del Instituto en consonancia con estas demandas, plan elaborado por la institución en 2014".

La Institución continúa cerrando cuentas sospechosas vinculadas a dinero del que se desconoce el origen. Según ha puesto de manifiesto el documento, el 31 de diciembre de 2014, la institución contaba con 15.181 clientes, un 12,8% que los 17.419 de 2013, después de que desde mayo de 2013 se cerraran 4.614 cuentas sospechosas y se abrieran solo 1.066 nuevas cuentas. A finales del 2014 aún quedaban por cerrar 274 cuentas, de las que 148 serán clausuradas antes de final de mayo de 2015, ha asegurado el Banco. Intentan borrar, de este modo, la imagen de corrupción que les rodea, con investigaciones abiertas, cambios en la directiva y lavado de dinero.

El IOR también dobló su resultado operativo en 2014, en comparación con los datos de 2013, ya que el balance del 31 de diciembre de 2014 fue de 104,52 millones de euros, respecto a los 55,173 millones registrados en 2013.

Más información