La ‘hucha de las pensiones’ se agotará en 2024, según un estudio

La consultora Towers Watson calcula que el fondo de reserva se acabará en nueve años si el paro se estanca en un 15%

Al ritmo que España está tirando del Fondo de Reserva para poder pagar las pensiones, este se habrá agotado entre 2020 y 2028. Antes o después dependerá, según los cálculos la consultora especializada en previsión social Towers Watson, de la evolución del mercado laboral. A saber: si el paro sigue en los niveles actuales, el agotamiento llegará dentro de cinco años; si baja al 10% en los próximos años, en 2028; y si quedara estancado en el 15% durante la próxima década, los fondos se acabarán un 2024.

La Seguridad Social comenzó a recurrir al Fondo de Reserva para poder pagar las prestaciones de los pensionistas en 2012. Desde entonces ha empleado 33.951 millones de euros, según el último informe anual del instituto público sobre la hucha de las pensiones. Los recursos del fondo tocaron techo justo un año antes, en 2011, cuando se acumulaban 66.815 millones a 31 de diciembre. Al cierre de 2014 los recursos ascendían 41.635 millones. La diferencia entre las dos últimas cifras no tiene por qué coincidir con el dinero ya empleado por la Seguridad Social, ya que las inversiones del fondo tienen un rendimiento.

En los tres escenarios previstos por Towers Watson, en un informe elaborado recientemente, la Seguridad Social continuará en los próximos ejercicios tirando del Fondo de Reserva. Y pese a que la situación económica vaya a mejor con los años, la necesidad de recurrir a la hucha será mayor con el tiempo. Esto se debe al incremento de pensionistas por el envejecimiento de la población, ya que en los próximos ejercicios comenzará a jubilarse la generación del baby boom.

Esta tendencia también se aprecia con claridad en el pronóstico de número de cotizantes por cada pensionista hasta 2032. La ratio, que para 2014 se situaba en 1,8 irá menguando año a año de forma progresiva hasta situarse en una horquilla del 1,32 a 1,38, según el escenario previsto sea más o menos pesimista.

El cálculo de Towers Watson en todos los escenarios es invariable en la evolución de los salarios, que sitúa en el 1% hasta 2032, y la revalorización anual de las pensiones, el 0,25% (el suelo fijado en la fórmula de actualización de la última reforma, la de 2013, que introdujo el factor de sostenibilidad en el sistema). Por el lado de los ingresos, esto es de los salarios, y por tanto de las bases de cotización, este punto de partida es más pesimista de lo que esperado por el Ejecutivo, que prevé un aumento de sueldos del 1,5% para los próximos tres años.

Para amortiguar esta situación, en la parte referente al Fondo de Reserva, la propuesta que hace Towers Watson es la de permitir que este invierta en otros activos que no sea renta fija. Ahora la práctica totalidad de recursos están colocados en bonos de deuda española, eso ha hecho que la rentabilidad en los últimos años sea alta, admiten en la consultora. Sin embargo, su pronóstico para los próximos años es que va a caer el rendimiento de este tipo de activos.

El debate sobre si se abre la mano para que el Fondo de Reserva pueda invertir en otros activos, como la Bolsa, se ha abierto en varias ocasiones, pero siempre se ha desechado la opción.

Más información