Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Unión Europea se prepara para el mercado único digital

Bruselas desvela su estrategia para simplificar el comercio 'online' en el territorio comunitario y hacer frente a la pujanza de EE UU, líder del sector

El comisario del Mercado Único Digital, Andrus Ansip, (izquierda), y el de Economía Digital, Gunther Oettinger AFP

La Unión Europea avanza, poco a poco, hacia unas reglas únicas para el comercio online. Bruselas desveló esta semana su estrategia para unir el mercado digital y hacer frente así a la pujanza de EE UU, que tiene el 54% de la cuota del sector virtual. El Ejecutivo de la UE propone 16 estrategias que abarcan desde normas comunes de contratación a un sistema de nube europeo. El objetivo es que sea una realidad en 2016, pero para lograrlo, la propuesta deberá superar un largo camino a través de las instituciones europeas.

Deseo ver una red de comunicación paneuropea con servicios digitales que crucen fronteras"

Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker

La reforma que prepara Bruselas para que unas normas conjuntas rijan en todo el comercio electrónico de la UE debe pasar su primera prueba de fuego: superar la aprobación del Consejo de los Estados miembros que se celebra entre el 25 y 26 de junio. Si tiene éxito, pasará al Parlamento Europeo. Y después, de vuelta al Consejo. En total, su suerte debería quedar decidida a finales de 2016. Por el camino puede sufrir cambios y ajustes, antes de que los Estados la asuman si tiene éxito.

“Deseo ver una red de comunicación paneuropea con servicios digitales que crucen fronteras y que fomenten la aparición de pequeñas y medianas empresas digitales”, aseguró el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, la semana pasada. Las 16 propuestas que deben facilitar la existencia de ese mercado único digital incluyen un intento para armonizar el IVA para el comercio digital o un copyright europeo. La Comisión Juncker ha dejado claros los objetivos sobre los que girará el debate hasta el próximo año, aunque no aún cómo se trasladarían a las legislaciones de los países.

  • Los mismos contratos. La Comisión quiere armonizar las normas de contratación entre empresas y consumidores online. Se trata tanto de bienes físicos como de consumo: un libro electrónico, por ejemplo, o una aplicación. Con esta medida, Bruselas pretende aumentar la confianza de los consumidores, ya que solo el 38% de los europeos se fía a la hora de comprar por Internet en otro país.
  • Facilitar la distribución. El 62% de las compañías europeas afirma que existen demasiadas barreras para poder distribuir en otros países de la UE. La Comisión quiere eliminar trabas y rebajar el precio de distribución, porque cree que así se reducirá también el precio final del producto para el consumidor.
  • Eliminar fronteras. El Ejecutivo comunitario quiere eliminar las fronteras digitales injustificadas a la hora de consumir contenido de un país a otro. Por ejemplo, para que los ciudadanos europeos no tengan restringido el acceso a tiendas virtuales de ningún Estado miembro.
  • Competencia electrónica. En su afán por hacer un mercado más competitivo donde las pequeñas y medianas empresas puedan operar, la Comisión investigará el sector del comercio electrónico en búsqueda de posibles prácticas anticompetitivas o de abuso de poder. Además, en relación con los buscadores, aplicaciones y medios de comunicación, también se ha fijado como objetivo prioritario determinar y regular la relación entre las plataformas digitales y sus proveedores, y quiere controlar si la promoción de sus propios contenidos pone en desventaja a sus competidores. La Comisión Europea acusó el pasado mes al gigante estadounidense Google de llevar a cabo prácticas anticompetitivas. Según el documento, Bruselas estudiará a partir de ahora fórmulas legales en Internet para evitar posibles abusos similares.
  • Un ‘copyright’ europeo. La hoja de ruta incluye también crear un copyright a nivel europeo para finales de 2015 y para ello facilitará la expedición de licencias de derechos. El objetivo es que los consumidores tengan más y mejor acceso a todos los contenidos generados en la UE y luchar contra la piratería.
  • Un IVA unificado. Este es probablemente uno de los puntos más delicados de la propuesta, porque atañe a un tema fiscal sobre el que existe mucha disparidad en la UE: el IVA. El objetivo es lograr armonizarlo para el comercio digital. La Comisión hace hincapié incluso en su intención de minimizar este IVA para impulsar que las pequeñas y medianas empresas entren en el comercio electrónico. La UE propone también simplificar la gestión de este impuesto a las empresas, reduciendo sus trámites administrativos.
  • Intercambio de datos. Bruselas quiere reforzar el intercambio de datos en el territorio digital comunitario, un asunto cuya directiva debería estar lista a finales de año. El tema es espinoso y ha recibido muchas críticas. Por eso la Comisión, en esta estrategia de mercado único digital, dice que se asegurará de que se respeta la privacidad con más ciberseguridad en la red. En la propuesta se incluye, además, la posibilidad de lanzar “una nube europea”, es decir, un espacio digital europeo a través del que los usuarios puedan acceder a sus contenidos.
  • Más digitalización. Bruselas, más allá del comercio digital, quiere animar a otros sectores de la economía a entrar en el mundo digital, en especial la sanidad, la energía o el transporte. La Comisión considera a los tres sectores son “críticos” para dar alas al desarrollo digital de la UE.

¿Cómo afectan los cambios a los implicados en el comercio digital?

El objetivo básico de la hoja de ruta de Bruselas es lograr un mercado digital con menos fronteras y los mismos derechos y deberes en todo el territorio de la UE. A cada uno de los implicados, cree bruselas, le aportará beneficios distintos.

Consumidores. La comisión cree que, tras la aplicación de las medidas anteriores, los consumidores estarán más protegidos a la hora de comprar por Internet y tendrán u abanico más amplio en las ofertas al haber entrado al mercado más compañías. Se bajarán los precios de distribución y entrega para las empresas lo que repercutirá en el bolsillo del destinatario final.

Pymes y 'start-ups'. Con medidas como la eliminación del bloqueo geográfico, la Comisión pretender facilitar la entrada en el sector a pequeñas empresas. La propuesta de rebajar el IVA beneficiará a los pequeños negocios, pues el precio final del producto será más atractivo para el comprador.

El sector creativo. Con la unión digital, el mercado no solo se amplía y diversifica sino que se facilita la compraventa entre los 28 países de la UE. Habrá, según Bruselas, unas reglas más justas para todas las partes, incluyendo las intermediarias, mediante el control de la protección del copyright en todo el territorio comunitario. De esta forma también se combatirá la piratería.

Industria. Tendrán ahora un camino más regulado a la hora de operar sin incurrir en ilegalidades y existirá más competencia. Habrá inversión pública para desarrollar un programa de ciberseguridad del que se beneficiaría la industria digital. Y, por último, la Comisión opina que se elevarán los estándares en cuanto a la interoperabilidad, la velocidad y la innovación digital.

Más información