Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Uber puja por los mapas de Nokia

La firma quiere suavizar su dependencia de Google y adquirir el programa de la finlandesa

Ilustración de los mapas de Nokia y el logo de Uber. REUTERS

Uber quiere comprar el sistema de mapas de Nokia. En 2011, cuando esta aplicación móvil era una pequeña empresa que operaba compitiendo con los taxis de San Francisco, consiguió una ronda de financiación de 26 millones de dólares de Google Ventures. La vinculación con esta empresa y el uso de sus mapas era clave para poder proveer el servicio. Cuatro años después, sin embargo, la valoración de Uber supera los 40.000 millones de dólares y busca un nuevo proveedor de mapas que no le ate de manera indefinida al servicio del buscador.

Here, la aplicación de mapas de Nokia, suena como la mejor alternativa. Uber ofrece 3.000 millones de dólares por ella, 2.660 millones de euros al cambio actual. Nokia, cuya división de móviles pasó a manos de Microsoft, ha mostrado su disposición para venderla. La intención de la tecnológica finlandesa es deshacerse de todo lo relacionado con software y profundizar en la fusión de su otrora rival Alcatel-Lucent, es decir, volver a su negocio inicial.

Uber no es la única interesada en Here. BMW, Audi y Mercedes-Benz, los tres fabricantes de coches alemanes, han creado una alianza para pujar por ellos, a la que se ha unido el equivalente al Google de China, Baidu. Se espera que Facebook, Amazon y Apple también hagan ofertas por Here. La venta se resolverá antes del final de este mes.

Según apunta The New York Times, Uber necesita reforzar este aspecto para dar un impulso a UberPool, una opción dentro de la aplicación que ofrece viajes más económicos a cambios de compartir ruta.

La batalla entre Google y Uber, inicialmente socios, está cada vez más enconada. mientras que inicialmente Google apostaba directamente por el coche sin conductor, Uber respondió con un acuerdo de investigación con la Universidad Carnegie Mellon para explorar ese mismo campo. Ese movimiento evidenciaba que el uso de conductores que hace ahora la aplicación móvil es solo una medida eventual. En marzo Uber ya compró otro programa de mapas, deCarta.