OHL se desploma en Bolsa por una supuesta trama de corrupción

La empresa suma una caída del 22% en México y 9% en Madrid tras la revelación de un presunto amaño para incrementar peajes

La empresa defiende que actúa de forma regular y califica de "ilegales" las grabaciones

Ampliar foto
El Viaducto Elevado Bicentenario construido por OHL. Bloomberg

"¿Estamos metiendo gol, verdad?”, pregunta Pablo Wallentin, un representante de la filial mexicana de la operadora de infraestructuras OHL. “La respuesta es siempre sí”, responde al otro lado de la línea José Luis Muñoz, el director de planeación financiera. Esta es parte de una de las nueve llamadas entre empleados de la compañía española que se han filtrado exponiendo un supuesto fraude para incrementar las tarifas de las carreteras que opera la empresa en el Estado de México.

El escándalo ha desplomado las acciones de la empresa en ambos lados del Atlántico. Las primeras horas de este jueves la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) suspendió temporalmente la cotización de las acciones. Al reanudarse, el precio de los títulos cayó un 10,2%, sumando una pérdida de 22% en las dos últimas jornadas, unos 719 millones de dólares. En el parqué español la empresa cayó un 9,1%.

José Andrés de Oteyza, el presidente del consejo de administración en México, discute por teléfono con Wallentin una serie de correos en los que se pretende justificar un aumento de las tarifas en los 22 kilómetros del Viaducto elevado Bicentenario, una obra realizada para evitar el tráfico de la zona metropolitana de la Ciudad de México inaugurada en septiembre de 2010 por Enrique Peña Nieto, entonces gobernador del Estado de México. OHL ha sido la empresa favorita de los Gobiernos del PRI del Estado. Ha construido en los últimos años más de 200 kilómetros de carreteras en la entidad con concesiones de hasta 30 años.

La empresa incrementó el peaje un 30% a inicios de este año, una subida siete veces superior al de la inflación, para evitar que sus finanzas se vieran afectadas por los sobrecostes de una obra que iba a costar 4.000 millones de pesos (261 millones de dólares), pero que se elevó a más de 10.000 (653 millones de dólares). Para justificar el aumento la carretera tendría que tener un tráfico de 55.000 automóviles diarios, algo que se alcanzará hasta 2033.

“La etapa dos la vamos a hacer hasta el año 2023 y queremos cobrar por adelantado como si ya lo estuviéramos haciendo… Estoy casi seguro, con lo mañosos que somos, de que sí están los gastos de inversión de la tercera etapa”, comenta Wallentin en una de las llamadas telefónicas realizadas, supuestamente, el 10 de enero de este año. En los gastos también se incluían las proyecciones de una tercera ampliación, que no se realizará hasta dentro de 18 años. “Entonces esto es un fraude. Vamos a meter unos gastos de una fase que nunca vamos a construir”, responde De Oteyza, que pide que no se le involucre en las negociaciones.

“Nos ha sorprendido mucho, dudo que sea verdad”, señaló en Madrid, Juan Miguel Villar Mir, el presidente del grupo. La empresa afirmó en un comunicado que sus negocios se ajustan estrictamente a la legalidad y ha negado cualquier “actuación irregular” en la relación que ha tenido con el Gobierno del Estado de México. También informó de que se ha iniciado una investigación interna para esclarecer los hechos.

En México, la empresa admitió que las llamadas son reales, pero que han sido sacadas de contexto. Apolinar Mena, el secretario de Comunicaciones del Estado de México, afirmó a este periódico que no ha habido ningún incremento tarifario en la presente Administración, que comenzó en 2011. El funcionario ha reconocido que OHL comenzó las gestiones para modificar el título de concesión, lo que permitiría aumentar los peajes. “Ellos han ingresado información insuficiente. No han acreditado sus costos operativos ni han completado con todos los requisitos financieros”. Mena afirma que el título de concesión no ha sufrido modificaciones desde 2008.

Vacaciones pagadas a funcionarios

Apolinar Mena, el secretario de Comunicación del Estado de México, negó que OHL pagara sus vacaciones a un exclusivo resort turístico de la Riviera Maya, en el Caribe mexicano. Una grabación revela las gestiones que Pablo Wallentin, empleado de la empresa, hizo para que Mena viajara junto a cuatro familiares al hotel Fairmont en Mayakoba durante las vacaciones de diciembre de 2014.

El secretario hizo una reserva de 124.000 pesos (8.000 dólares) con su tarjeta de crédito por cinco días de estancia. La grabación indica, no obstante, que el monto le fue devuelto cuando la empresa cubrió los gastos. “Es una gran mentira”, afirma el funcionario. “Rechacé la oferta, siempre me he conducido con honradez”. Mena admite que Pablo Wallentin solo lo auxilió con gestiones ante el hotel para que le recortara la duración de su viaje.

“Tengo un problema porque necesito una habitación, porque vamos a estar muy apretados ahí”, pedía Mena a Wallentin. “Ya no hay habitaciones, nada. Ni la suite presidencial. ¿Pero sabes donde sí hay en el [hotel] de al lado?”, dice el funcionario, que esta mañana se ha quejado diciendo que las grabaciones están editadas.

Una llamada entre el mayordomo del hotel y el secretario, hecha supuestamente el 23 de diciembre, dos días antes de la llegada del funcionario, confirma que la filial mexicana de la compañía mexicana pagó el viaje. “Ya revisé la información, efectivamente OHL pagará la estancia y todos sus gastos fundamentales”, dice Alan, empleado del Fairmont. Mena se ha defendido enviando a este periódico su estado de cuenta, en el que muestra un pago de su tarjeta de crédito por 124.000 pesos al hotel Fairmont realizado el 22 de diciembre de 2014.

Más información