España tiene el sector turístico más competitivo del mundo

Lidera por primera vez el ranking mundial de turismo del Foro Económico Mundial

Turistas en la playa de Levante, en Benidorm, el pasado puente de mayo EFE

España lidera por primera vez el ranking mundial de competitividad turística que elabora el Foro Económico Mundial. El turismo español logra el podio internacional gracias a la riqueza de sus recursos culturales, sus infraestructuras y "la adaptación a los hábitos de consumo digitales", según señala el organismo, que analiza la industria vacacional de 141 países de todo el mundo. España ha escalado a gran velocidad puestos en esta clasificación mundial, ya que en la anterior edición de 2013 (el estudio se realiza cada dos años), ocupaba la cuarta posición. Y en 2011, la octava.

El estudio sobre competitividad turística que elabora el Foro Económico Mundial —organismo responsable de la organización de la reunión anual de Davos— analiza 14 áreas vinculadas al mundo del turismo y extrae una nota media para cada economía. España obtiene un 5,31 sobre 7, la mejor calificación de entre los 141 países analizados. Tras España, los países que mejores posiciones registran son, por este orden, Francia, Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Suiza, Australia, Italia, Japón y Canadá. [Consulta la lista completa en este enlace]

De entre los cuatro grandes bloques analizados en cada país para obtener la nota media, en el que mejor calificación recibe España es en el área referente a “infraestructuras”, donde suma 5,68 puntos, la segunda mejor calificación mundial. Le sigue el bloque de “recursos culturales y naturales”, donde obtiene un 5,64, la cuarta mejor nota del mundo, sobre todo gracias al subapartado cultural. En este punto concreto obtiene el primer puesto mundial, que valora que los países tengan lugares declarados patrimonio de la humanidad, bienes intangibles de interés, instalaciones deportivas, turismo de negocios o una buena adaptación al entorno digital, por ejemplo, con respuesta a la demanda de información online sobre turismo.

En el apartado de “entorno favorable”, que hace referencia a aspectos como la facilidad para hacer negocios o el mercado laboral, España pierde muchas posiciones: obtiene un 5,31 sobre 7, lo que la coloca en el puesto 35 del mundo. Lastran este bloque, principalmente, sus malos resultados sobre productividad vinculada a los salarios en el turismo. Ocupa el puesto 125 de 141, en un apartado liderado por Hong Kong. La falta de flexibilidad del mercado laboral también sale mal parada, en el puesto 113.

España ocupaba en este 'ranking' bienal la cuarta posición en 2013 y la octava en 2011

Finalmente, en el apartado sobre “Políticas de viajes y turismo”, España saca un 4,66, la nota más baja de sus clasificaciones por bloque, pero buena en comparación con el resto de países, lo que permite colocarse en la octava posición internacional. En realidad pierde puntos por un aspecto concreto: en competitividad en precios aparece en el puesto 105 de 141. En este aspecto destinos como Egipto, Indonesia, Malasia o Túnez son las más aventajadas.

Entre las diez primeras posiciones mundiales de competitividad turística, seis están ocupadas por países europeos. Todos los países líderes destacan por sus infraestructuras, las condiciones de salud e higiene de sus establecimientos, y el grado elevado de apertura internacional. "De los grandes países emergentes, China (puesto 17) y Brasil (puesto 28) están entre las 30 primeras posiciones", destaca el Foro.

La revolución digital del turismo

Es la primera vez que España lidera este ranking bienal. En las dos pasadas ediciones, las de 2011 y 2013, lideraba Suiza la clasificación mundial, seguida de Alemania. España se quedó la última vez en cuarta posición y la anterior, en la octava. Comenzó a mejorar puestos, según señalaba el informe del 2013, gracias a la renovación de sus infraestructuras y también se alababa la importancia que los gobiernos españoles han dado al turismo como industria clave. Para escalar al primer puesto, este año ha sido clave el desarrollo digital que ha vivido el sector turístico español.

En concreto, en el informe de 2015, según destaca el Foro Económico Mundial, "la posición de liderazgo de España llega gracias a la buena clasificación mundial en riqueza cultural (primer puesto), su habilidad para apoyar digitalmente las búsqueda de entretenimiento (cuarta posición) —una medición que refleja cómo el país se ha adaptado a los hábitos de consumo llegados con la revolución digital—, así como unas excelentes infraestructuras".

El organismo dedica este año especial interés a señalar la necesidad de que los países se adapten a las nuevas tendencias del turismo. Advierte: "Muchos países aún deben hacer más para enfrentarse a los retos pendientes del sector de viajes y turismo, lo que incluye las políticas de visado, una mejor promoción del patrimonio cultural, la protección del medio ambiente y el desarrollo de las tecnologías de información y comunicación (TIC). Esto a su vez podría impulsar el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo", señala en un comunicado Roberto Crotti, economista del Foro Económico Mundial.

El informe subraya la necesidad de que las economías se adapten "rápido" a "los servicios y el márketing online, mientras Internet en el móvil define cada vez más cómo los viajeros seleccionan, planificación y evalúan sus viajes". Recuerda, además, el potencial económico de las actividades turísticas: aportan ya casi una décima parte del PIB mundial y creció a un promedio de 3,4% anual durante los últimos cuatro años", frente al 2,3% de la economía mundial. "Indica la capacidad de recuperación del sector a las crisis económicas. En los próximos cinco años, el crecimiento del sector podría acelerarse al 5,2% por año, de acuerdo con el Consejo Mundial de Viajes y Turismo", recuerda.

Más información