¿Cuáles son los medios de pago ‘online’ más seguros?

El comercio electrónico ofrece distintos medios de pago para dar más seguridad al usuario

Ampliar foto
Teclado de ordenador con el simbolo en uno de ellos del carro de la compra.

Si hay un obstáculo que el comercio electrónico trabaja por eliminar es la poca confianza de los clientes a la hora de realizar el pago en Internet. Muchas son las dudas sobre este preciso momento de la compra: "¿me estafarán?", "¿está mi dinero protegido?", "¿cómo sé que este medio de pago es seguro?". Para eliminar esta traba, el comercio electrónico lucha para ofrecer una experiencia de compra cada vez más segura al consumidor, que ofrezca totales garantías al igual que una tienda física. Por ello, los comercios online proponen distintos medios de pago que se ajusten a las preferencias de cada comprador.

Tarjetas

Son las más utilizadas por su comodidad y rapidez en el proceso —según los datos del Estudio Ecommerce que publica IAB Spain, el 88% de los compradores online afirma haber usado la tarjeta para el pago—, pero también las que más ataques sufren. Para evitar que se filtren los datos de tu tarjeta, muchos establecimientos utilizan TPV virtuales con autenticación, de modo que la entidad que emite el plástico pueda verificar que es auténtico y proteger los datos del cliente. Hay que tener en cuenta que hay establecimientos online que solo permiten la compra a través de tarjetas de crédito y algunos que no permiten el pago con tarjetas prepago.

Plataformas de pago

Son muchos los consumidores que son reacios a proporcionar determinados datos a la hora de comprar online, y por ello surgieron plataformas con las que vincular el pago a una tarjeta de débito o crédito o a una cuenta bancaria, de modo que solo se tenga que introducir la clave de la cuenta de usuario de la misma plataforma. Algunas opciones son Paypall, Google Wallet o Paymill.

Trustly, transferencia bancaria directa

Cada vez es más frecuente ver esta alternativa de pago en las tiendas online. Trustly ofrece otra opción, que no es a través de una tarjeta ni a través de una plataforma, ya que el pago se realiza con una transferencia bancaria desde una cuenta online, requisito necesario e imprescindible. De este modo se abona el importe sin salir del proceso de compra y tan solo introduciendo las claves que el banco envía al cliente a través de un mensaje de texto o con una tarjeta de coordenadas para confirmar la transferencia. Se trata de un mecanismo que no almacena información del usuario y solo se produce si el comprador confirma a través de las claves que le proporciona la entidad.

Pago contra-reembolso

Es seguramente la modalidad más segura, porque basa su funcionamiento en el pago tradicional. Se trata de abonar el coste del producto al transportista que se encargue de llevarlo al lugar acordado. Es el cuarto método de pago más usado, con el 17% de las preferencias, según el Observatorio eCommerce. Sin embargo, no todas las tiendas online cuentan con este sistema.

Aún incluso en tiempos en los que el consumo ha sufrido algún varapalo debido a la larga crisis económica, el comercio electrónico está en constante crecimiento. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la facturación total del comercio electrónico durante el segundo trimestre de 2014 fue un 22,2% mayor que el año anterior, incrementándose también el número de compras en un 24,1%.

Aunque el crecimiento es notable, los expertos aseguran que el margen de mejora sigue siendo muy amplio, confiando en que el 44% de personas que afirma no haber comprado nunca por Internet adquiera confianza y se decante por realizar alguna compra online. Es por esto que el 44% de los encuestados en el Informe de Evolución y Perspectivas eCommerce 2015, publicado por el Observatorio eCommerce, espera que a lo largo de este 2015 se experimente un crecimiento en ventas de más del 10%. 

Más información