Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Tesla busca transformar la industria energética con su batería para el hogar

El cargador que alcanza los 10 kilovatios hora funciona con energía renovable y costará unos 3.000 euros

Ampliar foto
Elon Musk presenta las baterías del hogar de Tesla. REUTERS

Elon Musk piensa siempre a lo grande. Y en su visión para cambiar el mundo estable se crea ahora un punto de unión entre el negocio de automoción de Tesla y el de paneles solares de SolarCity, con la presentación de una línea baterías, que pueden ser alimentadas con paneles solares, y que está pensada para almacenar y consumir electricidad en los hogares y las pequeñas empresas. Igual que está haciendo en el negocio de las lanzaderas espaciales con SpaceX, es un producto que está llamado a revolucionar la industria de la energía.

“Queremos cambiar la manera en la que el mundo utiliza la energía”, indicó este inventor convertido a empresario, en el que muchos ven al sucesor de Steve Jobs en el mundo de los negocios. Y puestas en escena, como las de anoche, no tienen nada que envidiar a las fastuosas presentaciones de Apple. Es, en todo caso, un paso que lleva meses anticipándose. La Powerwall será producida por Tesla Energy, una filial del fabricante de coches eléctricos de lujo.

Se ofrece en dos modelos, uno pensado para el hogar y otro para las empresas. La batería base costará 3.500 dólares (3.125 euros). Está diseñada para que sea alimentada con paneles solares. Tiene una dimensión de 130 centímetros de altura, 86 de anchura y 18 de profundidad. Es decir, se puede instalar en un garaje sin necesidad de crear un espacio adicional. Un modelo será de 7 kWh por un precio de 3.000 dólares y la otra de 10 kWh por 3.500 dólaresEn la presentación explicó que se puede usar para cargar el Model S mientras se duerme.

ampliar foto
Expectación por la batería de Tesla. REUTERS

“El problema más evidente con la energía solar es que el sol no brilla por la noche”, explicó Elon Musk en el evento, “así que se necesita un sistema que permita almacenar esa energía”. “Pero las baterías actuales son una porquería, son realmente horribles, y caras”, señaló. El dueño de Tesla calcula que para transformar la infraestructura energética actual se necesitarían 2.000 millones de Powerwalls como las diseñadas para los negocios, con un potente sistema de hasta 100 kWh. Eventualmente se conectará a Internet.

Musk asegura que esta transición no es imposible, “hemos hecho cosas similares en el pasado”. Además, señaló que beneficiará a las comunidades más pobres o en zonas remotas. Pero la autonomía de estas baterías que llegarán en verano a EEUU es aún muy limitada, de unas dos horas y media con el hogar funcionando a pleno rendimiento. Es decir, es una solución en este momento más bien pensada para apagones o situaciones de emergencia. La independencia energética de las casas es algo que queda aún muy lejos aunque la Powerwall esté pensada para uso diario.

Planta en Nevada

El otro reto es la producción. Tesla empezó a construir el pasado verano una gigantesca planta para fabricar baterías de iones de litio en el desierto de Nevada, pensada en un principio para atender la demanda que anticipa de vehículos eléctricos. Empezará a funcionar en 2017 y operará a pleno rendimiento tres años después. El último anuncio implica, por tanto, que deberá construir más de estas fábricas en EE UU o en otros países.

Los analistas de Bernstein indicaban en un informe a sus clientes antes de la presentación que el objetivo último de Elon Musk es poco realista en este momento, aunque ven interesante que esta transformación comience en el sector de la automoción para de ahí llevar su visión a la industria de la energía en general. Lo que sí anticipa es un crecimiento sin precedentes en la fabricación de estas baterías, aunque la clave estará en si es capaz de reducir los costes.

Las acciones de Tesla se beneficiaron por el entusiasmo de los inversores ante este anuncio, con un incremento al 20% en el último mes. También las de SolarCity, que lo hicieron un 24%. La otra compañía que controla Elon Musk es SpaceX, pero esta no cotiza. Una carrera en la que también está metido Jeff Bezos. El fundador de Amazon es propietario de Orbital Science, que acaba de realizar el primer lanzamiento de prueba de su cápsula.

Elon Musk presenta la batería Powerwall.

Más información