Telefónica formaliza la compra a PRISA del 56% de Canal +

El importe inicial asciende a 707 millones, que se ajustará según lo que cobre la plataforma en su conflicto con Mediapro

Sede de Telefónica en Madrid. REUTERS

El Grupo PRISA (editor de EL PAÍS) y Telefónica han formalizado este jueves el acuerdo de adquisición por la operadora del 56% de las acciones que poseía el grupo de comunicación en Distribuidora de Televisión Digital (DTS), la plataforma de televisión de pago de Canal+, con lo que Telefónica se hace con el 100% de la plataforma, según informaron ambas entidades a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El pago inicial de la compraventa asciende a 706,8 millones de euros, de los que Telefónica ha desembolsado 565,4, correspondientes al 80% del total. En función del importe que finalmente cobre Canal+ de Mediapro, como consecuencia del laudo emitido en el marco del procedimiento arbitral instado por dicha plataforma y la revisión de los ajustes contemplados en el contrato, el precio final de la operación se ajustará a la baja o al alza.

Completada ya la venta de DTS, PRISA asegura que se centrará "en el negocio de la educación y la información, con especial foco en el crecimiento en América Latina, así como en continuar con su política de reducción de deuda y reforzamiento de su balance".

Telefónica formalizó en julio de 2014 la adquisición del 22% de DTS, propiedad de Mediaset, por un precio de 295 millones de euros. Asimismo, acordó sendos pagos adicionales a la empresa propietaria de Telecinco: el primero, de 30 millones de euros como contraprestación a su renuncia al derecho de adquisición preferente sobre la participación de PRISA en DTS; y el segundo de 10 millones de euros en el supuesto de que se cerrara con éxito la compra por Telefónica del 56% de DTS en manos de PRISA, como así ha sucedido.

Además, Mediaset puede recibir hasta 30 millones de euros en función de la evolución de los clientes de televisión de pago en España del grupo Telefónica durante los cuatro años siguientes al cierre de la toma de control de Canal + por la operadora.

El Consejo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aprobó el pasado 23 de abril con compromisos sometidos a vigilancia la toma de control de Canal + por Telefónica, a través de la compra del 56% del capital social de DTS en manos de PRISA.

El regulador vigilará el cumplimiento de una serie de obligaciones a las que se ha comprometido Telefónica con el fin de garantizar que sus rivales tengan acceso a los principales contenidos audiovisuales en condiciones que garanticen la competencia. El principal de esos compromisos es la obligatoriedad de que Telefónica de acceso a sus competidores al menos al 50% de todos sus canales premium, tanto los de Movistar TV como los que provengan de Canal +.

Dentro de esos canales, se incluyen los espectáculos deportivos en directo más demandados —fútbol (Liga, Copa, Champions, Europa League, Mundial y Eurocopa), Fórmula 1, Moto GP, Mundial de Baloncesto, y Juegos Olímpicos— y los de cine y series de televisión firmados con las seis grandes productoras norteamericanas (Warner, Disney, Sony, Paramount, Fox y Universal). Los rivales de Telefónica elegirán la parrilla de canales que quieran incorporar a su oferta.

Por otra parte, la explotación en exclusiva de los contenidos que adquiera Telefónica queda limitada a dos años y a determinados tipos de ventanas de emisión, mientras que otras ventanas (como las emisiones en vídeo bajo demanda de películas y series de catálogo) la entidad resultante no podrá adquirir contenidos en exclusiva.

Más información