Selecciona Edición
Iniciar sesión

El BBVA dispara el beneficio tras la venta del chino CNCB

La entidad gana 1.536 millones de euros en el primer trimestre, un 146% más

Ángel Cano, consejero delegado del BBVA, en la presentación de los resultados del primer trimestre de 2015. LUIS SEVILLANO.

El BBVA obtuvo un beneficio atribuido de 1.536 millones de euros entre enero y marzo de 2015, un 146,2% más que en igual periodo del año pasado. El aumento del beneficio se debe sobre todo a las plusvalías extraordinarias por la venta de su participación en el chino Citic Bank (CNCB). La entidad ha obtenido 583 millones tras deshacerse del 5,6% del Citic, una vez que ha comprobado que no es posible alcanzar un acuerdo estratégico como tenía pensado por la legislación china.

Sin esas plusvalías, el beneficio habría sido de 953 millones, lo que supone un incremento del 52,8% sobre el primer trimestre del año pasado.

El banco despedirá a unas 1.600 personas en Cataluña

El BBVA ha anunciado este jueves en la presentación de resultados que cerrará un 20% de las oficinas de Catalunya Banc, entidad recién adquirida, lo que suponen unas 285 sucursales, y cerca despedirá a unos 1.600 trabajadores en la región de Cataluña, tanto de la entidad catalana como del banco que preside Francisco González.

El consejero delegado del banco, Ángel Cano, ha explicado en una presentación a analistas que espera duplicar su cuota de mercado en Cataluña con la suma de 1,5 millones de clientes y que la entidad aspira a lograr sinergias de costes del 40% de la base de costes de Catalunya Banc. la operación de compra de la entidad tendrá un impacto neutro sobre el beneficio por acción en 2015, será positivo desde 2016 y la contribución media anual al beneficio será de 300 millones desde 2018.

La otra gran novedad de las cuentas del primer trimestre es que el BBVA ha aplicado un tipo de cambio más realista para sus operaciones en Venezuela, después de que Telefónica y Melià, también presente en ese país, lo hayan hecho con anterioridad. El banco ha aplicado el tipo de cambio denominado SIMADI en Venezuela (193 bolívares fuertes por dólar), que supone una reducción del 93% del valor en libros de la filial “porque ahora refleja mejor la situación de los estados financieros del grupo BBVA”. Esto supone que antes el valor en libros era de 1.600 millones de euros y ahora es de 153 millones. La diferencia la ha cargado contra sus recursos propios.

Pese a esta operación, Ángel Cano, consejero delegado del grupo, afirmó que esperaban seguir “muchos años en Venezuela, donde tenemos uno de nuestros mejores bancos. No tenemos previsto abandonar el país”.

Respecto a la cuenta de resultados, los analistas de Citi destacaron el buen comportamiento de la filial de México, que representa el 43,5% del beneficio del grupo, tras ganar 524 millones de euros, un 7,1% más. En el lado negativo resaltan la fuerte depreciación de Venezuela y la caída de resultados de España, un 9,6%, hasta 347 millones.

En cuanto a la actividad inmobiliaria en España, la filial continúa en pérdidas, aunque se reducen un 37%, hasta los 154 millones. En total, en España el BBVA obtiene 194 millones, lo que supone un 39% más que en marzo de 2014. España representa el 16,1% del resultado del grupo; América del Sur (Argentina, Chile, Colombia y Perú), el 18,9%; Estados Unidos, el 11,3%; Turquía, el 7,1%, y China, el 3%.

Cano destacó el incremento de los ingresos financieros por la mayor actividad comercial —aunque los créditos en España continúan cayendo— y los “elevados niveles de capital muy por encima de los mínimos exigidos”, al presentar una ratio de capital CET1 fully loaded, el de mayor calidad, del 10,8%. La morosidad ha caído del 6,6% al 5,6% entre marzo de 2014 y marzo pasado.

El consejero delegado del BBVA advirtió de que en España existe el riesgo de que llegue una guerra de créditos, sobre todo en empresas y pymes, que se podría trasladar a las hipotecas. En línea con las declaraciones del presidente del BBVA, Francisco González, quien afirmó que se estaban concediendo créditos de forma “indebida”, Cano aseguró: “No nos gustaría que se repitiera la guerra de los depósitos de 2010 a 2013 que tuvo gran perjuicio para la rentabilidad del sector”. Según cálculos del banco, la guerra de depósitos supuso una caída de 40.000 millones en los ingresos financieros.

El director de Finanzas y Estrategia, Jaime Sáenz de Tejada, añadió que “pocas entidades en España cubren los costes de capital que genera” la concesión de crédito. Cano comentó que el BCE ha marcado como un tema relevante “la perspectiva de rentabilidad de las entidades a tres años vista”, por lo que auguró fusiones, primero domésticas y luego europeas.

Más información