Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las octavillas contra Draghi: “Asústate, volveremos”

La activista se hizo pasar por periodista. El colectivo feminista Femen reivindica la protesta

La activista, sobre el estrado, lanza octavillas. Reuters-LIVE! / AFP

Quizá nunca haya sido tan peligroso el trabajo de un banquero central. Una activista irrumpió este miércoles en la rueda de prensa del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, al grito de "acabemos con la dictadura del BCE". La joven, alemana y de 21 años, según la polícia,  consiguió burlar las rigurosas medidas de seguridad de la nueva sede del Eurobanco, un rascacielos situado casi a las afueras de Fráncfort. La protesta "contra los métodos dictatoriales y patriarcales del BCE" fue reivindicada poco después en su página web por el colectivo feminista internacional Femen, que atribuyó la acción a Josephine Markman.

"Las primeras conclusiones sugieren que la activista se acreditó como periodista para un medio al que no representa. Como todos los visitantes en el BCE, pasó el control de identificación y el detector de metales y su bolso pasó por los rayos X antes de entrar en el edificio", explica el BCE en un comunicado. "El presidente del BCE, Mario Draghi, salió ileso y continuó con calma con la rueda de prensa", concluye.

En sus dos últimas visitas a otros países, el consejo de gobierno del BCE ha visto cómo se convocaban manifestaciones de protesta, tanto en Nápoles (Italia) como en Nicosia (Chipre). Ya en enero, una manifestación ante los cuarteles generales del Eurobanco provocó altercados y decenas de detenidos en Fráncfort. Pero esta vez los activistas han ido más lejos y han dado un enorme susto al banquero central, que minutos después ha retomado la rueda de prensa sin parecer afectado por el incidente.

La activista ha logrado encaramarse a la mesa de Draghi y ha lanzado confeti y varias octavillas en las que amenazan al BCE, "master del universo", por "imponer a la gente una narrativa insana y quitarle su dignidad para venderla a los bancos".

La joven se ha limitado a agitar los brazos y a repetir una y otra vez "acabemos con la dictadura del BCE" hasta ser reducida por la seguridad del banco en apenas unos segundos. Pero en su octavilla deja una amenaza para Draghi: "Hoy soy solo una mariposa mandándote un mensaje, pero asústate, volveremos".

Más información