Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El modelo alemán de la FP dual gana alumnos en España

De los 9.550 estudiantes de 2013, se pasó a 18.000 en 2014. A los matriculados les atrae poder ganar dinero al tiempo que estudian

Ampliar foto
Alumnos de FP dual en el centro de Siemens de Getafe.

A los alumnos les atrae la posibilidad de ganar dinero al tiempo que estudian, a los impulsores de la formación profesional dual en España les interesa que el desempleo juvenil, que supera el 50% de la población activa menor de 25 años, se reduzca lo antes posible, y a las empresas que la apoyan les mueve el hecho de poder contar en sus plantillas con empleados preparados de acuerdo a sus necesidades, con práctica sobre el terreno, o al menos que les salgan baratos.

La FP dual comenzó su andadura en el sistema educativo español con programas piloto en 2011 y no fue hasta 2012 cuando se instauró legalmente. Ya está presente en todas las comunidades autónomas, que son las competentes en materia de educación y las que han ido adaptado el modelo de acuerdo a sus necesidades locales. Y es ahí donde radica una de las principales pegas que ven los especialistas al desarrollo de esta clase de formación profesional: la descoordinación.

El año pasado se habían matriculado 18.000 estudiantes en FP dual, mientras que en 2013 fueron 9.550, según el estudio La formación profesional dual como reto nacional, elaborado por IESE Business School y Citi Foundation. Ello quiere decir que se ha duplicado el interés y ya implica a más del 2% de la población estudiantil que cursa FP. Unas cifras que no son muy alentadoras, en opinión de los artífices del documento. Y tampoco según Francisco Belil, vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, cuando se comparan con el 60% de alumnos matriculados de Alemania. Los centros que la impartieron en 2014 fueron 375, con un crecimiento del 218% respecto al año anterior (los incrementos más significativos se han dado en Castilla-La Mancha, País Vasco, Cataluña y Valencia), y las empresas que acogieron aprendices pasaron de 513 a 1.570.

Pioneros de éxito

El Instituto de Enseñanza Secundaria Clara del Rey de Madrid es uno de los pioneros en la introducción de la FP dual en sus aulas. Comenzó en el curso 2011-2012 con 23 alumnos que formaron parte de un proyecto piloto, de los cuales el 83% lo finalizó brillantemente, según la directora del centro, Mercedes Manzanares. A su juicio, “este resultado es manifiestamente superior al equivalente en la modalidad ordinaria. Once de los estudiantes consiguieron insertarse laboralmente”.

Pero al año siguiente el centro cambió su sistema de enseñanza, basado en cuatro horas en el IES y cuatro en la empresa, para adecuarse a la norma que fijaba en un tercio el tiempo en las aulas y en dos tercios las prácticas en la empresa. Entonces se matricularon 136 alumnos, que recibían una beca salario de 450 euros mensuales, como los anteriores. Respecto a la inserción laboral de esta promoción, los datos con que cuenta el IES Santa Clara son los resultantes de una encuesta contestada por 27 alumnos, de los cuales 17 habían encontrado empleo.

Esta promoción tampoco convenció ni al centro ni a las empresas, continúa Manzanares, con lo que el modelo se volvió a modificar en el curso 2013-2015, cuando las matrículas habían llegado a 269 personas. Estas pasan un periodo en el IES, luego practican en la empresa y vuelven al instituto, lo que dificulta que continúen trabajando en las empresas. Por ello en el curso 2014-2016 se ha vuelto a cambiar el sistema. Ahora son 298 alumnos los matriculados, que pasarán un año en el centro y otro en la empresa, cobrando 300 euros al mes, como la anterior promoción, “cuya previsión de inserción laboral es importante”, según Manzanares. Para quien en la FP dual el abandono escolar es mínimo, por lo que “en tiempos de crisis debemos arriesgarnos con soluciones nuevas”.

Los retos que tiene pendientes esta incipiente formación son todavía muchos. Uno de los más importantes es que las pequeñas y medianas empresas (pymes), el grueso del tejido empresarial español, puedan participar en su desarrollo. La Fundación Bertelsmann está implicada en la tarea de apoyar la implantación de lo que asegura que es la FP que garantiza mejores resultados, según las experiencias probadas de países como Alemania o Austria. Para ello está impulsando una alianza de grandes empresas por la FP dual, de manera que se extienda en las compañías del Ibex “para disponer de plazas de aprendices para los estudiantes que elijan esta opción formativa”, y después, que estas puedan ayudar a que se instale en las pyme.

La Organización Internacional del Trabajo asegura que la formación profesional dual practicada en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza ha demostrado claramente que ayudan a rebajar los niveles de desempleo y a dotar a la población joven de aptitudes y habilidades necesarias para el mercado laboral. Se trata de una formación más pegada al puesto de trabajo, a la empresa, dado que buena parte de ella se realiza en sus dependencias.

Aunque, a juicio de Belil, la falta de estándares de calidad adecuados en España, tanto en centros de enseñanza como en las propias empresas, puede llevar a pensar a algunos que el sistema no funciona. Para evitar interpretaciones como esta, reclama que autonomías y compañías se pongan de acuerdo para consensuar dichos estándares.“No hay coordinación de intereses entre las comunidades autónomas y eso dificulta que los conocimientos de los estudiantes sean homologables en todas partes”, apoya Luis Miguel García, director de recursos humanos de Nestlé España, quien desea que la formación de aprendices sea sostenible en el tiempo. “Tenemos que conseguir que haya la masa crítica necesaria para que se desarrolle en el país”, afirma.

Nestlé tiene estudiantes en prácticas en dos de sus plantas y su sede central en Cataluña y Cantabria. Empezó en 2013 y actualmente 60 alumnos trabajan en sus instalaciones, “pero esperamos llegar a 100 si no es en 2015, será en 2016, y ampliar la iniciativa a todas nuestras fábricas”, explica García. Nestlé abona una beca salario de 242 euros mensuales por las cuatro horas que los estudiantes practican en sus fábricas, que se suman a las otras cuatro que pasan en el instituto. “Trabajan mucho”, asegura el directivo, que ve dificultades para que todos ellos acaben por engrosar la plantilla de la compañía en el futuro.

Desde que se pusieran en marcha los primeros programas piloto en 2011, el modelo alemán ha atraído a casi 20.000 estudiantes

NH Hoteles recibe desde hace cuatro años a estudiantes de FP dual de la Comunidad de Madrid. Por sus establecimientos han pasado 46 jóvenes hasta ahora y el próximo julio serán otros tantos los que inicien el año de prácticas, según Tomás Lahoz, responsable de selección y desarrollo de la hotelera. De ellos, 12 han sido contratados luego de forma temporal, agrega. La cadena les paga 300 euros mensuales brutos, además de darles manutención y alojamiento mientras realizan sus prácticas. NH espera extender su oferta a Cataluña y Valencia.

Mientras que en Alemania el 61% de los aprendices consiguieron trabajo al finalizar su FP, en España esta situación no se está produciendo con tanta intensidad, como dejan patente los ejemplos anteriores. Y no solo eso, los sindicatos se quejan de que los estudiantes sirven de mano de obra barata a las empresas.

Más información