Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banco Madrid: fechas que no encajan entre Economía y el supervisor

El informe del Sepblac se envió en febrero, según el Ministerio de Economía

El Banco de España afirma que no lo recibió hasta el 10 de marzo

 Sede del Banco de Madrid en la plaza de Colón.   Uly Martín.
Sede del Banco de Madrid en la plaza de Colón. / Uly Martín.

El Banco de España realizó ayer un resumen de su actuación en la intervención del Banco Madrid. El supervisor asegura, en varias ocasiones, que hasta el 10 de marzo no recibió el informe del Servicio contra el blanqueo de capitales (Sepblac), pese a que éste se cerró el 25 de febrero. Sin embargo, Íñigo Fernández de Mesa, secretario de Estado de Economía, aseguró que el informe se había enviado al Banco de España “en febrero”.

Entre las dos afirmaciones hay, como mínimo, diez días de diferencia. El detalle tiene su relevancia porque Economía sostiene que el informe estaba acaba mucho antes de que se hiciera pública la denuncia de Estados Unidos sobre el blanqueo de capitales de Banca Privada de Andorra (BPA), matriz de Banco Madrid. También se comentó que el Banco de España conocía, con anterioridad, la delicada situación de Banco Madrid por las investigaciones del Sepblac. El supervisor siempre lo ha negado y, dese ayer, lo ha hecho constar por escrito. Lo que estaba en discusión era si podía haber intervenido antes o no.

Por otro lado, según un informe del Banco de España, Banco Madrid perdió el 20% de sus depósitos entre el 11 y el 13 de marzo, tras su intervención.  El supervisor además ha señalado que esta situación se "agravaría con toda seguridad" tras el ingreso en prisión en Andorra del consejero delegado de BPA, Joan Pau Miquel Prats, y tras las informaciones sobre los presuntos incumplimientos por Banco Madrid de la normativa española de prevención del blanqueo de capitales.

La cuestión es se se podía haber intervenido antes Banco Madrid y si se actuó tras la denuncia de EE UU

"El Banco de España ha actuado, en el marco de sus responsabilidades como supervisor prudencial y banco central, dando respuesta al grave impacto que los acontecimientos producidos han ocasionado sobre la operativa y la viabilidad de la entidad", ha defendido el supervisor.

La institución ha recordado que inició sus actuaciones con el nombramiento de interventores el 10 de marzo, cuando se conocieron las "graves acusaciones" de la FinCEN del Departamento del Tesoro de EE.UU y tras la intervención cautelar de BPA por parte del Instituto de Finanzas de Andorra (INAF).

Ese mismo día, recibió el informe del Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac), fechado el 25 de febrero, en el que se incluían presuntos incumplimientos de la normativa española de prevención de blanqueo de capitales atribuibles a Banco Madrid.

Dos días después, el 12 de marzo, acordó, a petición de los miembros del consejo de administración de la entidad, su sustitución por administradores provisionales, mientras que el día 15 de marzo, ante el "gravísimo deterioro" de la situación operativa y de liquidez de Banco de Madrid, la comisión ejecutiva del supervisor suspendió al Banco de Madrid de su condición de contrapartida en operaciones de política monetaria del Eurosistema.

El Banco de España asegura que ha actuado "con la máxima celeridad posible".

Además, incide en que esta decisión fue ratificada posteriormente por el BCE, de acuerdo con lo dispuesto en la normativa del organismo liderado por Mario Draghi que regula las operaciones de política monetaria del Eurosistema.

Tras defender cada una de las decisiones sobre Banco Madrid, el Banco de España ha garantizado que seguirá actuando en el ámbito de sus competencias "con la máxima celeridad posible".

Además, ha asegurado que seguirá colaborando con la autoridad judicial, el Gobierno, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el BCE y las autoridades competentes del Principado de Andorra. "En todo lo que sea necesario o se le requiera para la gestión ordenada de la problemática que plantea la situación de Banco Madrid", ha concluido.