Selecciona Edición
Iniciar sesión

Estos son los certificados de idiomas que te pedirán para estudiar fuera

Cómo conseguir los diplomas oficiales de las lenguas que te ayudarán a encontrar trabajo

Ampliar foto
El inglés, el alemán y el francés dominan los negocios.

Quieres encontrar un buen trabajo. Y sabes que en casi todas las ofertas que merecen la pena, sea cual sea tu especialidad, te van a pedir al menos un idioma. O sea, inglés. Así que estudiar en Reino Unido o Estados Unidos puede ser una buena opción. Mientras que en una entrevista para un empleo será más importante lo suelto que estés conversando o usando determinadas palabras, en una universidad vas a tener que mostrar un certificado oficial.

 “Imprescindible tener un nivel alto de inglés. Contacto diario con UK”, (informático). “Nivel alto tanto hablado como escrito de inglés y francés”, (enfermero). “Nivel avanzado de inglés”, (farmacéutico). Son requisitos que se incluyen en anuncios de una popular web de búsqueda de empleo. Lo cierto es que una de cada tres ofertas de trabajo en España requiere conocimientos en idiomas. Es una de las conclusiones del Informe Empleabilidad e Idiomas de Adecco. "Unas veces manejar una lengua es una condición imprescindible, otras veces es la cualidad decisiva para elegir a un candidato por encima de otro", asegura Nuria Esparza, directora de Atracción del Talento de la compañía de recursos humanos suiza. "El título oficial en el currículum ayuda, aunque se suele comprobar el nivel después", añade.

¿Y qué idiomas te van a pedir? Una pista la otorgan las lenguas más habladas. De acuerdo con el anuario 2014 del Instituto Cervantes, el chino, el castellano y el inglés son, por este orden, los lenguajes que utilizan más habitantes en el planeta. Éste último, que ocupa el tercer lugar, sigue siendo el idioma de los negocios.

"El 88,9% de las ofertas de Adecco en 2013 exigían inglés, el 7,2% pedían alemán, que por primera vez se imponía al francés (7,1%)". En menor porcentaje el portugués y el italiano son demandados por las empresas, mientras que sólo el 7,8% de las propuestas laborales exigían lenguas como el chino, el árabe o propias de países del Este como el ruso, cada vez más demandado en la hostelería, y el polaco. Una tendencia aún no muy llamativa, pero creciente.

Así que si vas a estudiar en el extranjero o quieres un reconocimiento oficial de tu nivel, aquí van las claves para presentarte a los exámenes de nueve de los idiomas más útiles.

Inglés, tres títulos de prestigio

Los certificados de inglés reconocidos a escala internacional son el estadounidense TOEFL (Test of English as a Foreign Language) y el IELTS (International English Language Testing System) de origen británico y australiano. Su principal diferencia radica en que el TOEFL (que cuesta 198 euros) se realiza de forma online en centros acreditados, mientras que en el IELTS (de 205 euros) la parte oral se realiza cara a cara con un profesor. En ambos casos, el examen no se aprueba o se suspende, sino que indica el nivel de inglés del alumno.

British Council está acreditado en España para realizar las pruebas de IELTS,  que constan de las cuatro partes fundamentales Reading, Writing, Listening and Speaking, y miden la destreza del idioma con una puntuación que va de 1 a 9 (acredita desde el A1 al C2). 

El TOEFL iBT®, lanzado en 1964 por el Educational Testing Service(ETS), una organización educativa estadounidense sin ánimo de lucro, se ofrece más de 50 veces al año en los centros de exámenes autorizados en todo el mundo. Más de 5.000 instituciones de educación superior, universidades, agencias de certificación y programas de intercambio de 130 países en el mundo aceptan sus resultados.

Los certificados de Cambridge Englishreconocidos por más de 15.000 universidades, empleadores y gobiernos a escala global, son los más conocidos en España. Acreditan niveles de A2 a C2, en este orden: KET (96 euros), PET (107 euros), FCE (192 euros), CAE (210 euros), CPE (217 euros). El examen se aprueba o se suspende y no es necesaria su renovación una vez transcurridos dos años.

Para más información, puede leer este artículo.

Chino, hasta 1500 palabras

El HSK (Hanyu Shuiping Kaoshi) o Examen Estándar de Chino es la única titulación oficial de mandarín que expide el país asiático a través de la Oficina para la Enseñanza del chino como Lengua Extranjera (Hanban) de Pekín.

Los examinantes -mayores de 8 años- pueden presentarse a cualquiera de los seis niveles de esta prueba escrita. Para hacerlo hay que conocer al menos 150 palabras en el nivel básico (A1) y más de 5000 en el nivel 6 (C2). El precio va de los 30 hasta 55 euros dependiendo del grado y se convoca en marzo y en julio. Además, los alumnos que lo deseen se pueden examinar de una prueba oral (HSKK), que se divide en tres niveles. Para presentarse al nivel básico, los organizadores de la prueba recomiendan manejar con soltura, al menos, 200 palabras. El precio es de 35 euros en el básico, 45 en el intermedio y 55 en el avanzado.

El Instituto Confucio organiza las pruebas en las universidades de Barcelona (UB y UAB), Valencia, Granada, León, Las Palmas y en la Autónoma de Madrid, entre otros centros públicos. En provincias donde no hay sede, como A Coruña o Bilbao, se celebran en centros privados.

Portugués, a ambos lados del Atlántico

Existen dos titulaciones oficiales de portugués reconocidas internacionalmente: PLE (Português Língua Estrangeira) de Portugal y CELPE-Bras (Certificado de Proficiência em Língua Portuguesa para Estrangeiros) de Brasil. Los exámenes del primero son organizados por el Instituto Camões y se llevan a cabo presencialmente en las universidades de Vigo, Valencia, Granada, Islas Baleares, Sevilla y Oviedo.

Del PLE existen cinco niveles (CIPLE, DEPLE, DIPLE, DAPLE y DUPLE), correspondientes con el inicial, elemental,  intermedio, avanzado y universitario. Consta de cinco partes y las calificaciones son: suficiente, bom y muito bom, (suficiente, bien y muy bien). Su precio va desde los 70 euros hasta los 125.

El otro título reconocido internacionalmente es el CELPE-Bras, expedido por el Ministerio de Educación de Brasil, desde 1998. Las sedes españolas para examinarse son el Colegio Mayor Casa do Brasil de la Universidad Complutense de Madrid, el Centro de Estudos Brasileiros de Barcelona o el de la Universidad de Salamanca. Consta de dos partes: la escrita se hace un día antes que la oral, en la que se conversa sobre intereses mencionados por el candidato. Los resultados se divulgan en el portal del INEP (Instituto Nacional de Estudos e Pesquisas Educacionais) dos meses después. Para obtener el certificado hay que lograr un mínimo de 2 puntos sobre 5. El precio es de 54 euros y es necesario ser mayor de 16 años para participar.

Ruso, la novedad en España

El título reconocido internacionalmente es el Certificado de Ruso como Lengua Extranjera (CRLE) que, desarrollado por el Ministerio de Educación y Ciencia de Rusiaconsta de seis niveles. En España, centros como la Escuela de Idiomas Modernos de la Universidad de Barcelona o el Ateneo de Madrid dan la posibilidad, una vez al año, de sacarse el título gracias a un acuerdo con la Universidad M.V. Lomonósov de Moscú y el ministerio ruso.

En 2014 tuvo lugar la primera convocatoria del CRLE en el Ateneo madrileño a la que se presentaron 15 personas. Este año tendrá lugar a finales de junio y, de acuerdo con sus organizadores, se espera un aumento en las matriculaciones. El examen lo realiza un profesor que viaja desde Rusia expresamente para evaluar y su precio va desde los 140 a los 165 euros. La parte escrita y la oral se realizan en días consecutivos y no es necesario renovar el título.

La Universidad de Barcelona todavía no ha programado la fecha de la convocatoria de 2015. El precio es de 90 euros hasta el B1 y de 100 para los niveles superiores. El examen toma un nombre diferente según la categoría: TEU (correspondiente con el A1), TBU (A2), TRKI 1 (B1) -nivel mínimo necesario para estudiar en una universidad rusa- y el TRKI 2 -requisito elemental para ser profesor de ruso de Secundaria en la mayoría de países de la Unión Europea. 

Japonés, leer y escuchar

El examen oficial de nivel de lengua japonesa se conoce como Japanese Language Proficiency Test (JLPT) o Nôken. Fue creado en 1984 por la Japan Foundation y la Japan Educational Exchanges and Services dependiente del Gobierno japonés. Tiene validez internacional y es imprescindible para estudiar en cualquier universidad nipona. En España, la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) fue la primera en acoger estos exámenes en 1992 con la participación de unos 190 alumnos. En su convocatoria de 2014 fueron 339 los examinados. El precio es de 60 euros y la matrícula puede realizarse a través de su página web.

Además, este examen también se celebra el primer domingo de diciembre en el Centro de Linguas Modernas de la Universidad de Santiago de Compostela, en el Centro de Estudios de Asia Oriental de la Universidad Autónoma de Madrid, y el primer domingo de julio en el Centro de Lenguas Modernas de la Universidad de Granada.

Nôken ofrece cinco niveles que van desde el básico (N5) que exige el control de expresiones sencillas en sus tres formas de escritura: hiragana, katakana y kanji, hasta el N1 de experto. A diferencia de los exámenes para otras lenguas, no tiene prueba oral, y sólo evalúa gramática y comprensión lectora y auditiva.

El test se pasa siempre que se consigan el mínimo de puntos exigidos en cada sección -en torno al 60%-, aunque la exigencia varía según el nivel. Las pruebas se evalúan en Japón y los resultados se notifican tres meses después. Los certificados no caducan.

Alemán, examen a la carta

Los tests DaF son los títulos oficiales de alemán creados por la Sociedad para la Preparación de Estudios Académicos y Desarrollo de Tests (Gesellschaft für Akademische Studienvorbereitung und Testentwicklung). Fue fundada en 2000 en la ciudad de Bonn por cuatro instituciones de educación alemanas entre las que se encuentra el Instituto Goethe. Esta organización ofrece los exámenes en sus sedes de Madrid, Barcelona, Sevilla, Granada, San Sebastián y centros autorizados como el Colegio de Alemán de Las Palmas o el Centro Alemán de Valencia.

Los certificados más demandados son el Start Deutsch 1 (A1) -que junto al 2 están diseñados para principiantes- y el Goethe-Zertifikat B1. Los estudiantes más avanzados pueden examinarse del B2 y C1 en el test DaF (Test Deutsch als Fremdsprache). Para categorías superiores se ha creado el Zertifikat C2 GDS que unifica desde 2012 tres exámenes de este nivel. El precio va desde los 70 hasta los 295 euros.

Francés, una de las pruebas más populares

El Ministerio de Educación francés ha configurado los tests oficiales DELF y DALF a través del Centre international d’études pédagogiques (CIEP). El Diplôme d'études en langue française (DELF) se corresponde con los niveles elementales e intermedios (A1-B2), y el DALF o Diplôme approfondi de langue française examina las competencias más avanzadas (C1 y C2).

Actualmente realizan la prueba cada año unos 285.000 estudiantes en 1.000 centros de 167 países. En España se convocan varias veces al año en las sedes del Institut Français, de la Alliance Française, en centros asociados como la universidad de La Rioja, la de Salamanca o la de Navarra, en el Liceo Francés de Valencia, el Instituto Cultural Francés y el Instituto de Idiomas de Sevilla.

Para aprobar hay que obtener 50 puntos de un total de 100 y la nota mínima requerida en cada apartado es de 5 puntos de 25. Los precios varían entre los 58 y los 210 euros del nivel más avanzado. Las notas se publican al mes en la página web de la institución y los diplomas se entregan unos tres meses después de la realización del examen. No es necesaria su renovación.

Italiano, opciones para todos los bolsillos

Los títulos oficiales de italiano son cuatro: PLIDA, CILS, CELI y Roma Tre. Pertenecen a diferentes instituciones y pueden obtenerse en centros de toda España. El PLIDA (Progetto Lingua Italiana Dante Alighieri) lo emite la Sociedad Dante Alighieri, creada en 1889 con la intención de promocionar el italiano por el mundo. Su precio va desde los 61 hasta 131 euros.

El CILS (Certificato di Italiano come Lingua Straniera) es expedido por la Universidad para Extranjeros de Siena y está disponible en las sedes del Instituto Italiano di Cultura de Madrid y Barcelona, en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, o en el Instituto de Idiomas de la Universidad de Sevilla, entre otros. Las tarifas van desde los 40 euros para el nivel elemental hasta los 160 del nivel C2. Las notas se comunican en un periodo de entre uno y tres meses a través de la página web.

A diferencia del CILS en el que la parte oral es grabada, en el CELI (Certificato di Conoscenza della Lingua Italiana) el profesor evalúa en el mismo momento. Fue creado en 1987 por la Universidad para extanjeros de Perugia que desde 1921 ofrece estudios culturales y de idiomas para extranjeros. Su precio es de 132 euros para todos los niveles.

El certificado Roma Tre, creado por la Università degli Studi Roma Tre, consta de los niveles A2, B1, B2 y C2. A diferencia de los otros, ofrece la posibilidad de reexaminarse de las partes que se han suspendido, sin necesidad de repetirlo todo, en los niveles B2 y C2. El precio de matrícula va desde los 45 euros del nivel básico hasta los 210 del C2 y está disponible en el Instituto Italiano de Cultura de Madrid y de Sevilla y en el Centro Cultural Ama Italiano de Barcelona.

Árabe, en busca del consenso

No existe una titulación oficial de árabe ni un organismo internacional que regule la evaluación de competencia en el idioma. En España funcionan varias instituciones que ofrecen cursos y certificados con validez dentro del territorio nacional. Las Escuelas Oficiales de Idiomas, el Instituto Árabe, la Fundación Tres Culturas de Sevilla o las casas árabes de Madrid y Córdoba son las más conocidas.

"Fuera de España, los cursos de la Universidad Americana del Cairo gozan de prestigio principalmente en Norteamérica", afirma Antonio Giménez Reíllo, profesor de Lengua Árabe de la Universidad de Murcia, quien añade que, a pesar de que no hay nada en firme, maestros de árabe y filólogos de todo el mundo comparten la idea de crear un marco común para el aprendizaje de la lengua.

Es un tema recurrente en los congresos del ALECSO (The Arab League Educational, Cultural and Scientific Organization) y en la prensa de los países del Golfo, donde, según Giménez Reíllo, hay una preocupación creciente por el nivel de árabe de sus estudiantes. Estos medios hablan de "un TOEFL árabe, aunque de carácter interno más que con vistas a los estudiantes extranjeros que desean aprender árabe".

 

 

Más información