Google, acusado de manipular los resultados del buscador

El regulador considera que primó sus propios servicios frente a la competencia

Sede de Google en Nueva York. EFE

Se tenía la intuición pero no la certeza. En la industria del marketing online y el posicionamiento web era una verdad que se daba por sentada pero que el buscador siempre negó. Una entidad independiente, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, acusa a Google de primar sus servicios en los resultados del buscador por encima de sus competidores.

El equipo dedicado a competencia ha corroborado que se privilegiaron sus propios servicios de viajes y compras por encima de otros, incluso en caso en los que apenas eran relevantes. Google funciona con un algoritmo, un sistema que van modulando cada cierto tiempo para asegurar que se adapta al comportamiento de los usuarios y creadores de contenido. Se trata, por ejemplo, de evitar la copia de contenido, los artículos muy cortos o con escasos enlaces entrantes. Se tiene en cuenta también la frecuencia de actualización. Sin embargo, la investigación ha descubierto que no usaron el mismo criterio que con los servicios ajenos a su imperio.

Entre los ejemplos que citan los investigadores, aparecen en posiciones superiores resultados de vuelos con menos opciones que los de webs especializadas como Expedia o TripAdvisor. Lo mismo sucedía con páginas de comercio electrónico.

Estos últimos ya dieron su voz de alerta diciendo que Google estaba copiando las críticas de sus usuarios para dar más empaque a las páginas de restaurantes que hospedan dentro de Google+, su red social.

La comisión dedicó a cinco miembros de su equipo durante 19 meses al estudio de nueve millones de páginas. Kent Walker, secretario general de Google, se ha limitado a emitir un comunicado en el que niega los resultados de la comisión. “Hemos cambiado los algoritmos cada cierto tiempo. Solo en el último año hicimos más de 500 cambios para ayudar a los consumidores. Los cambios los hacemos pensando en los consumidores, no en las páginas web. Ese ha sido y es nuestro foco en los últimos 10 años”, subraya.

En 2011 se dio la primera voz de alerta. El entonces consejero delegado, Eric Schmidt, hoy presidente de Google, contó al Senado que no estaba al tanto de ningún tipo de condicionamiento o privilegio: “Le puedo asegurar que no hemos retocado los resultados”.

Una afirmación que puede considerarse cierta en la versión de escritorio pero que no les tanto si se piensa en el móvil o en los relojes con Android. Google Now es parte del buscador, es una adaptación predictiva que se basa en el comportamiento del usuario para darle resultados a medida. En su mayor parte son resultados del universo Google. Sundar Pichai, número cuatro de Google, explicaba durante el Congreso Mundial de Móviles en una entrevista con EL PAÍS, cómo es su enfoque: “Mientras que en el PC nos parecía bien dar mucha información y enlaces, para que el usuario eligiese y pasase de página, en el móvil se esperan respuestas. La forma de buscar es distinta y, básicamente, se demanda una respuesta rápida y certera. Android nos ha ayudado mucho a conseguirlo”.

Google ha enviado un comunicado a sus empleados en el que se cita, por ejemplo, a Yelp, la web líder mundial en críticas de restaurantes, tiendas y comercios, para demostrar que la investigación no les afecta.

La teoría que defiende a Comisión es que Google promocionó sus servicios por miedo a perder ingresos por anuncios en manos de rivales, especialmente TripAdvisor y Yelp.

En los últimos años, sobre todo desde la salida de Marissa Mayer, hoy consejera delegada de Yahoo!, los de Mountain View han ido dejando de lado el cuidado y promoción del contenido propio para poner el foco en la innovación e ingeniería. Fue durante su vicepresidencia cuando Google activó Local, sus guías de comercios locales, las páginas oficiales en su incipiente red social y la compra de Zagat, una reputada publicación de reseñas de restaurantes.

Más información