Selecciona Edición
Iniciar sesión

Amazon, autorizado para hacer pruebas con drones repartidores

El regulador de la aviación le permite hacer vuelos en terrenos rurales privados

Uno de los drones con los que Amazon estudia realizar repartos

La agencia que regula la aviación civil en EE UU acaba de autorizar a Amazon a realizar pruebas de vuelo con sus drones repartidores. Es un paso importante para que la idea de Jeff Bezos de crear una red de aparatos no tripulados que hagan entregas a domicilio a sus clientes tome forma. Pero de momento es un avance muy limitado, ya que los vuelos experimentales estarán confinados a terrenos rurales privados en el Estado de Washington.

Bezos presentó hace poco más de un año los artilugios volantes de ocho hélices en el programa 60 Minutes de la CBS y con su idea forzó a las autoridades a posicionarse sobre este nuevo modo de transporte de mercancías, con el que puede llegar a revolucionar la logística para la distribución de productos. Los drones se utilizarán para hacer pequeños envíos a domicilio en zona con poca densidad de población, en un radio de 16 kilómetros.

La idea de Amazon es que estos robots volantes puedan empezar a operar antes de final de la presente década. Pero para que su nueva genialidad se vuelva realidad necesita conseguir dos cosas: afinar la tecnología para que el sistema Prime Air sea efectivo y conseguir en paralelo que las autoridades le den los permisos que necesita para que los drones repartidores puedan surcar el espacio aéreo de una manera segura para el público.

Por este motivo, la autorización de la FAA es relevante. Aunque este primer certificado de vuelo es muy limitado ya que se aplica a un diseño del prototipo muy particular. Cada vez que modifique la aeronave autónoma, Amazon deberá solicitar un nuevo permiso para poder volar. Los vuelos deberán realizarse en terrenos rurales privados y en ningún caso podrán superar los 120 metros de altura en “condiciones meteorológicas de visibilidad”.

Se deja claro que la aeronave deberá estar siempre a la vista del operador, que deberá ser además un piloto certificado por la FAA. Los vuelos de prueba no servirán solo para perfeccionar la tecnología que se utiliza en los drones. También se aprovechará para formar al personal de Amazon que gestionaran estos aparatos. Además, la compañía de Seattle deberá facilitar los reguladores de la aviación los datos que vaya recopilando durante las pruebas.

Amazon estaba probando los drones fuera de EE UU, por las restricciones que le imponía la FAA, y trabaja en paralelo con la Nasa para crear un sistema de gestión del tráfico aéreo para estos aparatos. De hecho, pidió ya en julio obtener un permiso para realizar estos vuelos experimentales en los suburbios de Seattle, donde tiene uno de sus laboratorios. Hace un mes, la agencia de la aviación hizo una primera propuesta para empezar a regular su uso.