Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone pierde la batalla para frenar a Movistar Fusión

Desestimada la demanda que pedía prohibir el servicio de fijo, móvil y banda ancha

Una mujer pasa frente a un anuncio de Fusión TV en una tienda de Telefónica Movistar.
Una mujer pasa frente a un anuncio de Fusión TV en una tienda de Telefónica Movistar.

Vodafone ha perdido la batalla jurídica que inició hace dos años y medio para tratar de frenar Movistar Fusión, el paquete integrado de servicios (fijo, móvil y banda ancha) de Telefónica. La Audiencia Nacional ha desestimado la demanda que interpuso Vodafone contra la actuación de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (ahora integrada en el regulador CNMC), que denegó la petición del operador británico de prohibir el servicio convergente de su máximo rival puesto que no era replicable por el resto de competidores.

El fallo, al que ha tenido acceso EL PAÍS, no entra en el fondo del asunto y se limita a aceptar los argumentos de los que se sirvió la CMT para rechazar administrativamente la denuncia de Vodafone.

Al margen de la argumentación jurídica, la sentencia tiene una especial relevancia porque legitima por primera vez judicialmente la comercialización conjunta de servicios de telecomunicaciones, de la que fue pionera Telefónica con el lanzamiento de Fusión en octubre de 2012.

El anuncio de su comercialización, realizado un mes antes, puso en pie de guerra a Vodafone, cuyo consejero delegado, Vittorio Colao, se desplazó a España y en un encuentro con la prensa calificó a Fusión como un intento de “remonopolio” y alertó que llevaría el tema ante los tribunales españoles y comunitarios.

La Audiencia Nacional afirma en la sentencia que la CMT no realizó ninguna autorización expresa de Movistar Fusión como alegaba Vodafone y, que por tanto, no cabía recurso contra su actuación pues no “ha tenido lugar el acto administrativo que fue impugnado en vía administrativa”.

Y es que, en virtud de la modificación de la normativa que realizó la CMT en marzo de 2009, Telefónica solo estaba obligada a comunicar al regulador el lanzamiento de sus nuevas ofertas comerciales, sin que se requiriera autorización previa de la CMT, aunque esta comisión se reservaba el derecho de intervenir a posteriori si estimaba que se estaba vulnerando la libre competencia.

Vodafone entendió que el “silencio administrativo” de la CMT acerca de Movistar Fusión suponía, en la práctica, una aprobación y por eso interpuso el recurso administrativo.

La Audiencia Nacional también respalda el argumento de la CMT y de Telefónica, personada en el caso, de que no era preciso someter a autorización previa un producto como Fusión.

Los paquetes convergentes de fijo, móvil y banda ancha son ahora el producto más popular, con casi nueve millones contratados. Vodafone comercializa sus paquetes Base y Red.

Más información