Hacienda recibe casi 5.000 denuncias por abusos con el efectivo

La Agencia Tributaria visitó 7.410 viviendas para controlar los alquileres

Santiago Menéndez, director de la Agencia Tributaria. Europa Press

La Agencia Tributaria recibió el año pasado casi 5.000 denuncias de pagos en metálico que superaban el límite legal de 2.500 euros. Hacienda abrió investigaciones a raíz de estas revelaciones lo que ha provocado que hasta la fecha haya multado a cerca de un millar de contribuyentes.

La limitación de pagos en efectivo de más de 2.500 euros es una de las medidas estrella de la ley antifraude fiscal aprobada por el Gobierno en 2012. Afecta a operaciones en las que al menos una de las partes sea un profesional, autónomo o empresario. Por ejemplo, no se pueden pagar las reparaciones del coche al taller en metálico si estas han costado más de 2.500 euros. Las facturas del dentista que superen esa cantidad tampoco pueden liquidarse en efectivo. Con esta medida el Gobierno pretendía limitar las operaciones con dinero negro.

"En 2014 se han iniciado 4.764 expedientes de análisis de denuncias de incumplimiento de la limitación de pagos en efectivo, lo que supone un incremento del 51,28% respecto al año anterior", anunció el director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, durante su intervención hace unos días en el Congreso de los Diputados, donde acudió a rendir cuentas de la actuación de la Agencia durante el año pasado. El número de denuncias resulta llamativo porque los denunciantes deben identificarse ante la Agencia Tributaria registrando su DNI y los detalles de la denuncia.

En muchas ocasiones estás delaciones se producen por la desconfianza entre las partes, según explican en Hacienda. El Gobierno estableció una sanción del 25% del importe de la operación para quienes incumplan la limitación. La cuantía será pagada de forma solidaria entre ambas partes. No obstante, si una de las partes denuncia el pago antes de que transcurran tres meses desde que se realizó quedará exento de la multa. Este sistema provoca que en algunos contribuyentes se decidan a denunciar en cuanto noten el aliento del fisco sobre sus negocios o sus cuentas. Pero en otros casos, las denuncias proceden de terceros: Generalmente registradores, notarios o abogados que interceden entre las partes y cuando ven la infracción deciden denunciarlo.

Algunas de las delaciones son de abogados, notarios y registradores

Durante su intervención en el Parlamento, el director de la Agencia también detalló el número de visitas presenciales que hicieron los inspectores y técnicos de Hacienda como parte del plan anual de lucha contra el fraude. "El año pasado se han incrementado, también, un 11,3% las visitas realizadas en el marco de control de alquileres no declarados, hasta alcanzar las 7.410", apuntó el director de la Agencia Tributaria. Se referiría a las visitas que realizan los funcionarios de Hacienda a domicilios "con indicios de estar arrendados sin declarar". Los trabajadores de Hacienda hacen muestreos de edificios y se entrevistan con los porteros y vecinos para tratar de hallar posibles casos de fraude. Además, el fisco tiene acceso a datos de consumo eléctrico y de agua que cruza con los datos censales y registrales de los contribuyentes. Cuando los funcionarios cruzan estos datos pueden comprobar si hay un consumo anómalo en una casa que supuestamente está vacía.

Dentro de este plan también visitaron otras 2.567 comunidades de propietarios —seleccionados en relación con un perfil de riesgo— para "detectar irregularidades en el funcionamiento de la comunidad o en la facturación de sus proveedores". En el 40% de las visitas se detectó alguna irregularidad.

El fisco detectó fraudes en 2.567 comunidades de vecinos

Los funcionarios también realizaron otras 2.125 visitas a arrendamientos vacacionales no declarados. En este caso se sirven de las páginas web que anuncian este tipo de apartamentos para seleccionar los posibles fraudes.

En las zonas turísticas, empleados del fisco preguntan a los padres de los alumnos a las puertas de los colegios para comprobar su lugar de residencia. Hacienda abrió durante el año pasado 145 casos en los que detectó extranjeros, que habían comunicado a la autoridad fiscal de su país de origen el traslado de su residencia a España, sin embargo, en España estaban tributando como no residentes, por lo que pagan menos.