Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia revoca los 403 millones que Sarkozy otorgó a Tapie

Los abogados del caso creen que la decisión del Tribunal de Apelación de París implica la devolución al Estado de 430 millones

Uno de los casos judiciales más mediáticos y políticos de Francia promete eternizarse en los tribunales. El Tribunal de Apelación de París ha anulado este martes la decisión de otorgar en 2008 al empresario y expolítico Bernard Tapie 403 millones de dinero público por la venta, años antes, de su firma Adidas. Tal adjudicación fue avalada por el entonces gobierno de Nicolas Sarkozy, amigo íntimo de Tapie, mediante la organización de un arbitraje muy cuestionado puesto en marcha por el Ministerio de Economía. De ahí que en el proceso esté también inculpada, por negligencia, la entonces ministra y hoy directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde.

Bernard Tapie podría ahora estar obligado a devolver al Estado los 403 millones mientras el tribunal de apelación analiza de nuevo el caso. Así lo creen el abogado Jean-Yves Garaud, que representa al Estado a través del EPFR (un organismo público), y el jurista especialista en arbitraje Thomas Clay, consultado por Le Monde.

En el llamado caso Tapie están imputados por fraude organizado el propio empresario y el que era entonces jefe de gabinete de Lagarde, Stéphane Richard, hoy al frente de la empresa Orange (antigua France Telecom). Otros tres personajes están en la misma situación: el abogado de Tapie Maurice Lantourne, uno de los tres jueces que intervinieron en el arbitraje, Pierre Estoup, y el expresidente del consorcio que gestionaba los fondos del Crédit Lyonnais Jean-François Rocchi. La presunta parcialidad de Estoup, que mantenía una estrecha relación con Lantourne y Tapie, es la razón principal por la cual la Corte de Apelación de París anula la decisión de un tribunal de arbitraje que los jueces que estaban siguiendo el caso han calificado siempre de “simulacro”.

Dentro de los 403 millones adjudicados a Tapie en 2008 están incluidos 45 millones a título de “perjuicio moral”. Tapie, por su parte, siempre ha reclamado la justeza de la indemnización. Obligado a vender Adidas para poder entrar en el Gobierno de François Mitterrand, el Crédit Lyonnais, entonces semi público, se ocupó de la venta, hecha en 1993. Tapie aseguró después que se le habían ocultado datos, que la venta se había realizado a sus espaldas y que había perdido dinero en la operación.

El CDR (Consorcio de Realización), organismo encargado de saldar la herencia del Crédit Lyonnais, es el que presentó el recurso ante el Tribunal de Apelación de París. Este nuevo vuelco judicial llega meses después de que la brigada financiera que investiga el caso concluyera en un informe de julio pasado que Tapie no fue engañado por el Crédit Lyonnais.