Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La deuda pública bate récord en 2014 al alcanzar los 1,03 billones

El incremento del pasivo de las Administraciones fue de 67.777 millones en el año

Ampliar foto

La salida de la crisis para España lleva consigo una mochila de más de un billón de euros de deuda pública. El año 2014 con un pasivo de 1,034 billones de euros, según acaba de hacer público el Banco de España, lo que supone un aumento del 7% respecto al final de 2013, cuando el lastre era de 966.181 millones. Tomando como referencia el volumen de producto interior bruto (PIB) que estima el Ministerio Hacienda para el último ejercicio, de 1,064 billones de euros, la deuda pública ya equivale al 97% del PIB, el máximo nivel en más de un siglo, aunque el dato definitivo de PIB nominal aún no ha sido publicado por el Instituto Nacional de Estadística.

La deuda ha aumentado en 67.777 millones en el año 2014, a un ritmo de 186 millones de euros diarios. El incremento anual, con todo, es el menor de los últimos seis años. Con las últimas cifras de población disponibles (46,46 millones de habitantes a 1 de julio de 2014), la deuda por habitante asciende ya a 22.252 euros. Si se toma como referencia es la encuesta continua de hogares, la cifra de deuda asciende a una media de 56.757 euros por cada hogar.

En euros contantes y sonantes, el dinero que las administraciones públicas españolas deben ha crecido ininterrumpidamente desde 2008 hasta más que duplicarse. En términos relativos, también se ha más que multiplicado por dos: del algo más del 35% del PIB con el que acabó 2007 hasta superar con creces el 95%. La previsión del Gobierno es que el endeudamiento supere el 100% del PIB este año. Hay que retroceder a la resaca de la crisis de 1898 para encontrar esa cota, cuando la guerra con Estados Unidos y la pérdida de las colonias dispararon los gastos públicos. En 1902 la deuda pública alcanzaba el 124% del PIB, según una serie histórica publicada por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Hoy España tiene de su lado unos costes de financiación bajos, los más bajos en toda la etapa del euro, pero el volumen de deuda ha engordado tanto que la factura total de los intereses ha crecido en unos 12.000 millones de euros desde 2011, hasta sumar más de 35.000 millones en los Presupuestos Generales de 2015. El interés medio de emisión del Tesoro a fecha de 31 de enero se sitúa en el 1,03 %, frente al 3 % que pagó en 2012 como media en las nuevas emisiones en 2012, en la parte dura de la crisis de deuda soberana.

Este año el Tesoro emitirá unos de 239.000 millones de euros en bonos, letras y obligaciones, según los planes presentados por la institución el mes pasado, lo que supone una media de 650 millones diarios. Es una cantidad de deuda inferior a los 241.333 millones que colocó el año pasado. Descontando los vencimientos las deudas existentes, la emisión neta se mantiene unos 55.000 millones, la misma cantidad que en 2014.

La deuda pública española, pese a haberse más que duplicado, aún queda lejos de ratios como el de Italia, que tiene un pasivo público del 135% del PIB, solo superada por Grecia en la eurozona. La diferencia es que en el caso español es que buena parte de la deuda está contraída con banca extranjera.

La deuda externa española, tanto pública como privada, alcanza los 1,7 billones de euros, lo que supera el 161,7% del PIB, según los últimos datos del Banco de España, publicados a principios de enero y correspondientes al tercer trimestre de 2014.

Más información