CC OO de banca pagó a sus delegados 3,7 millones en sobresueldos

Las entidades financiaron al sindicato con 8,3 millones entre 2008 y 2012

Comfia, la poderosa federación de banca de CC OO, repartió 3,7 millones de euros en sobresueldos a sus delegados entre 2008 y 2012, años en los que el sector perdió más de 30.000 empleos y una veintena de entidades fueron rescatadas con fondos públicos. Según las cuentas internas del sindicato, a las que ha tenido acceso EL PAÍS, la crisis del sector contrasta con la solvencia de Comfia, cuyo patrimonio neto creció de los 7,6 millones de 2008 a 12,1 millones en 2012 (un 59 %). Buena parte de esta saneada situación se explica por las aportaciones que las cajas, bancos, aseguradoras y patronales hicieron al sindicato: 8,3 millones de euros.

Los apuntes contables reflejan que los complementos salariales se concentran en la ejecutiva estatal (1,97 millones) y la federación de Madrid (0,49 millones), aunque los beneficiarios son más de 100 personas. Los delegados de Comfia en Cataluña no están incluidos porque su sección es la única que consolida cuentas a nivel territorial y no sectorial.

Los receptores de los complementos —de unos 20.000 euros anuales en los casos más elevados— ejercen en su gran mayoría la actividad sindical como liberados, es decir, cobran el sueldo de las entidades financieras de las que proceden. Un portavoz de CC OO explica que el sueldo anual medio en el sector es hoy —tras los ERE y recortes salariales— de unos 45.000 euros, cifra que supera los 65.000 euros en los casos con más antigüedad.

El patrimonio del sindicato creció de 7,6 millones en 2008 a 12,1 en 2012

Estos sobresueldos fueron objeto hace dos años de una inspección de la Seguridad Social ya que, aunque pagaban el Impuesto de la Renta, no cotizaban a este organismo. Tras un año de negociaciones, el sindicato empezó a hacerlo, aunque la Seguridad Social no adoptó ninguna medida por los ejercicios anteriores.

Las cuentas de Comfia —que incluyen otras actividades con menor peso como consultorías y que el año pasado se fusionó con la Federación de Comercio y Hostelería— muestran que las cuotas de los afiliados han sido su principal vía de financiación, con 34,3 millones en los cinco años. A grandes rasgos, estas cuotas cubren los gastos de funcionamiento de la federación, mientras las ayudas de las empresas han permitido pagar los sobresueldos y aumentar el patrimonio, destinado en su mayor parte (11,6 millones a 31 de diciembre de 2012) a inversiones financieras.

Comfia se ha consolidado en los últimos años —la última vez esta misma semana en banca— como primer sindicato en el sector financiero, con un apoyo del 30 % al 50 % de los trabajadores, según año y entidad. La afiliación también ha crecido notablemente durante la crisis, al pasar de 99.000 a 120.000 personas.

La lista de los mayores beneficiarios de los complementos salariales está copada por miembros de la Ejecutiva Estatal de Comfia, formada por entre 35 y 49 miembros en este tiempo. Le siguen las de Madrid, Cantabria, Navarra y Aragón. Eduardo Alcaín Tejada, coordinador de Áreas de Comfia, fue quien más dinero percibió en estos cinco años, 92.301 euros. Le siguen a poca distancia Rafael Muñoz Moreno, secretario de Comunicación; Manuel Sánchez Montero, secretario de Acción Sindical; y José María Martínez López, secretario general.

Los complementos salariales se concentran en la ejecutiva estatal

Las cuentas de Comfia ponen de manifiesto que fueron las cajas de ahorro las que más financiaron al sindicato. Por una parte, y a excepción de Banesto —hoy integrado en el Santander—, las entidades de ahorro dieron más "ayudas directas". En segundo lugar, el sindicato tenía en las cajas una segunda vía de financiación por el cobro de dietas de los consejos de administración. Destaca también que las tres patronales del sector —AEB, Acarl y Unespa— aportaran un total de 464.000 euros. Comfia recibió entre 2008 y 2012 4,98 millones de euros en "ayudas directas" y otros 3,38 millones por dietas de los consejos de administración de las cajas.

Por entidades, La Caixa fue la entidad que más aportó a la federación: 2,24 millones. De ellos, 1,04 millones corresponden a ayudas directas y 1,2 millones a las dietas de los delegados en los consejos de administración de la caja y las empresas participadas. La segunda entidad más generosa fue Caja Madrid, con 1,13 millones, aunque esta cifra incluye a partir de 2011 los importes correspondientes a Bankia, resultante de la fusión de ocho entidades. Le siguen Cajasol, hoy integrada en La Caixa, con 554.000 euros, y Caixa Catalunya, hoy rescatada y vendida al BBVA, con 344.000 euros (en esta cifra faltan apuntes contables de algún año).

La cuantía de las ayudas directas guarda poca relación con el tamaño de las entidades. Así, la contribución de La Caixa es casi 10 veces superior a la de un banco como el BBVA, mientras pequeñas cajas como la extinta Cajasol se sitúan en los primeros lugares de la lista. Este diario ha solicitado a los mayores contribuyentes los conceptos por los que fueron concedidas estas ayudas, así como los criterios seguidos para fijar su importe. Las respuestas coinciden en señalar que las ayudas compensan los gastos de la actividad de los sindicatos —reuniones, viajes...— según su representatividad, tal y como fijan los convenios colectivos y otros acuerdos. También incluyen otras partidas como la prevención laboral.

Las respuestas, sin embargo, no aclaran las diferencias observadas entre las ayudas recibidas. En la mayoría de los casos, la cifra anual aportada se establece sin relacionarla con los gastos reales soportados, a excepción de Santander y BBVA que fijan "una cantidad máxima anual" y la pagan "según los recibos correspondientes". La Caixa añade a estos conceptos una ayuda de nueve euros por voto logrado en las elecciones sindicales.

Comfia: “Los complementos salariales son legales y justos”

La cúpula de la antigua Comfia defiende con firmeza los complementos salariales, que califica de "legales y justos". "La defensa de los trabajadores es un freno para el desarrollo profesional del trabajador", sostiene José María Martínez López, secretario general de la Federación de Servicios de CC OO. "Si no compensamos a los delegados, creamos fuertes incentivos para que dejen la actividad sindical", añade. Benito Gutiérrez, secretario de Organización y Finanzas, destaca que "que un cuadro sindical está 24 horas al día pendiente de la organización. Es justo compensarlo".

Comfia defiende la "transparencia" de los sobresueldos, "que están recogidos en las cuentas anuales". Este extremo es cierto en parte a lo referente a la Ejecutiva Estatal, aunque la cuantía reflejada es menor a la real ya que buena parte de ellos son pagados por otros niveles en la estructura del sindicato. Varios afiliados consultados muestran, sin embargo, su "sorpresa" por la cuantía de los complementos y recuerdan que "nunca se ha informado sobre el importe cobrado por cada persona".

Los dirigentes apoyan las ayudas recibidas de la banca: "Nuestra actividad sindical es cara por la dispersión de los centros de trabajo". Sobre las diferencias entre entidades, el sindicato precisa que "cada una es un caso aparte según la estructura interna, implantación territorial y acuerdos alcanzados en las últimas décadas". Los responsables de Comfia presumen de "la solvencia y buena gestión de la federación, como reconocen los trabajadores elección tras elección".

Investigacion@elpais.es

Más información