Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bolsa de Atenas retrocede más del 3% tras la decisión del BCE

La presión sobre la deuda griega se modera. Pérdidas limitadas en los mercados europeos

Monitor en la bolsa de Madrid.
Monitor en la bolsa de Madrid. EFE

El rechazo de los inversores a la deuda griega después de que el Banco Central Europeo (BCE) decidiera restringir la financiación al país ha protagonizado la apertura de los mercados. Pero conforme pasaban las horas, el valor de los títulos griegos se ha ido recuperando y las pérdidas de la Bolsa de Atenas se limitaron algo. El interés que se exige a los títulos soberanos helenos empezó el día en el 10,3%, cuando el miércoles cerró al 9,6%, pero luego volvió a recuperarse hasta el 9,4% al cierre de los mercados europeos. Y el índice selectivo de la Bolsa de Atenas perdió un 3,4%, cuando llegó a dejarse un 6% al inicio de la sesión.

A la cabeza de las pérdidas se situaron los bancos griegos, con descensos superiores al 10%. En el resto de las Bolsas europeas, las pérdidas han sido muy moderadas, del 0,4% en el Ibex 35 y del 0,6% en Milán. Y el euro resiste el golpe y aumenta incluso un 1% al cambiarse por 1,14 dólares.

El BCE anunció este miércoles que dejará de aceptar la deuda pública griega como garantía para la banca, lo que de facto significa cortar de cuajo la financiación del país y presionar para un nuevo rescate, cuando parecía que el nuevo Gobierno heleno hallaba una vía política para el acuerdo. El organismo que dirige Mario Draghi deja abierta la opción de unas líneas de financiación de emergencia más caras y restrictivas (ELA, en sus siglas en inglés), a las que tres grandes bancos griegos ya han recurrido, según informó Reuters esta semana.

El auge de partidos como Podemos no deja mucho margen para ser indulgente con Grecia, según Barclays

La presión sobre los títulos griegos cedió tras el encuentro de los ministros de Finanzas de Grecia y Alemania, y sobre todo, una información difundida por las agencias Reuters y France Press a partir de un artículo del periódico alemán Die Welt. En él, se asegura que el Banco Central Europeo habría autorizado al Banco de Grecia a facilitar hasta 60.000 millones de euros bajo esta línea de financiación de emergencia, lo que permitiría contener, al menos a corto plazo, el riesgo de que una fuga de depósitos ponga en cuestión la viabilidad de los bancos griegos.

Para los analistas de Barclays, "el acuerdo entre el Gobierno griego y la UE sigue siendo posible, pero la posibilidad de una salida de Grecia de la Zona euro es claramente más alta ahora que en 2012". En esta línea, "el auge de partidos radicales en Europa, como Podemos en España, no deja mucho margen a los políticos europeos para ser indulgentes con las exigencias griegas".

De momento, tal y como explica José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi, "la reacción oficial griega a la decisión de ayer del BCE es de calma. De hecho, su ministro de Finanzas considera que no supone un desarrollo negativo para el sector financiero nacional. La ELA tiene un coste de financiación de 1,55 % frente al tipo oficial de 0,05 %".

Más información