El vino recupera los mercados exteriores

Las exportaciones crecen impulsadas por el auge del granel

Detalle de vinos durante FITUR. EFE

El sector del vino ha recuperado en el último año los mercados exteriores que había perdido en 2013 consecuencia de la subida de los precios registrada por la mala cosecha. Las ventas en el exterior alcanzaron los 23 millones de hectolitros frente a los 18 millones del ejercicio anterior, según los datos manejados por el Observatorio Español de los Mercados del Vino. Esta cifra supone el record histórico de ventas en el exterior.

La parte negativa de este fenómeno han sido los bajos precios practicados en los graneles que supusieron el 54% del volumen total exportado. Con unas producciones medias al alza por encima de los 40 millones de hectolitros y una demanda interior para consumo directo de menos de 10 millones de hectolitros, la exportación ha constituido tradicionalmente la salida más importante para mantener los viñedos y la actividad de las 2.000 bodegas del sector. Esta circunstancia ha hecho que las ventas hayan pasado de los nueve millones de hectolitros del año 2000 a los 20 millones de media.

Las exportaciones en 2014 han mantenido las características de los años precedentes. Se mantienen prácticamente estabilizadas en volumen y precios las ventas de los vinos de calidad en los mercados tradicionales en la Unión Europea o Estados Unidos. Poco a poco, también se van abriendo los mercados asiáticos. Por el contrario, han crecido aún más las ventas de los graneles en base a una nueva bajada de las cotizaciones. Una parte de esos vinos a granel van a parar a países comunitarios como Italia y Francia.

Para el director del Observatorio Español de los Mercados del Vino, Rafael del Rey, una vez que se ha logrado una gran penetración en los mercados, es indispensable ir hacia una apuesta por la calidad y la mejora de los precios.En el mercado interior, según los datos oficiales sobre consumo en los nueve primeros meses del año, la demanda cayó un 5,3%. La caída ha correspondido a los vinos sin denominación de origen, los más baratos, mientras los de una mayor calidad crecían de forma discreta.

En relación con el comportamiento de las bodegas,según los datos del INE, en 2013 tuvieron una facturación de 6.465 millones de de euros, con un crecimiento del 4,4%, pero sus resultados cayeron un 5,2% hasta los 238 millones de euros.Esta caída fue consecuencia del mayor precio pagado ese año por la uva ante una cosecha corta de solo 33 millones de hectolitros. Los efectos de esa subida de los precios se dejó sentir negativamente en los mercados.

Más información