Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El comercio crece siete años después

Las ventas suben por primera vez desde 2007 ante la recuperación de la confianza

La última campaña navideña, la mejor en más de una década

Escaparate de una zapatería. Atlas / EFE

Los comercios lograron la pasada Navidad salir del bache y registraron la mayor subida de ventas en más de una década. El negocio minorista creció en diciembre un 6,5% sobre el mismo mes del año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística. La buena racha del tramo final del año permitió cerrar 2014 en positivo, algo que no ocurría desde que la crisis aterrizó en el comercio español en 2008. En medio de unos niveles de precios a la baja (la inflación media el pasado año fue del -0,2%), los españoles compraron con más alegría y declararon tener una mayor confianza en el futuro. Tras siete años de pérdidas, cierres y despidos, el comercio necesita en 2015 consolidar la recuperación. Para lograrlo, dicen los expertos, es necesario que el desempleo se reduzca.

La subida de ventas minoristas en 2014, restados los efectos por diferencias en el calendario (el número de festivos, por ejemplo) y de la inflación, fue del 0,9% con respecto al año anterior. Es un avance pequeño, especialmente si se tiene en cuenta que a lo largo de la crisis el sector minorista ha acumulado una caída superior al 20%. Sin embargo, supone un punto de inflexión.

“Aunque hablemos todavía de pequeños porcentajes, supone un gran respiro y una inyección de optimismo para afrontar los próximos meses con esperanza”, valoró el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Manuel García-Izquierdo. “Pese a los buenos resultados, hay que destacar que el ritmo de crecimiento del comercio es todavía inferior al mostrado por el conjunto de la economía”, recordó la patronal de grandes superficies Anged.

Consumir, recuerdan los expertos en comercio, es cuestión de renta, pero también de confianza. Y eso es lo que ha cambiado en el último trimestre. “El factor clave que explica el cambio de tendencia es la mejora de las expectativas de los ciudadanos. Esto, añadido a unas mejores condiciones de financiación”, explica Josep Comajuncosa, economista y profesor de Esade.

Más confianza

El índice de confianza, que elabora el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), se situó en diciembre en 90,6 puntos, siete puntos por encima de noviembre y el nivel más alto desde 2007. “Este fuerte avance del índice de confianza del consumidor se produce tanto por una mejor valoración de la situación actual, que crece 5,6 puntos en este mes, como por el aún mayor incremento de las expectativas, que alcanza los 8,4 puntos”, desgrana el CIS.

La baja inflación también ha contribuido a animar las ventas. Con la renta familiar todavía mermada, la caída de precios continuada no está llevando a posponer las compras (como suele ocasionar un clima de deflación) sino todo lo contrario, recuerda Comajuncosa. “Las expectativas están compensando el efecto de la deflación, y una parte de la población que no consumía pese a tener trabajo, ahora sí lo hace”, señala. Para que la recuperación se consolide, dice, es necesario que la mejora de indicadores como el paro se afiancen, porque si decae la confianza volverá a retraerse el consumo.

Las organizaciones empresariales del sector son optimistas de cara a 2015. “Esperamos que las cifras de diciembre sean sólo el inicio del despegue del consumo y las ventas en 2015”, señaló la organización del pequeño comercio. Las grandes superficies, por su parte, prevén que el consumo total de los hogares avance en el entorno del 2,5% en 2015. “A este despegue del gasto de los hogares contribuirá la mejora del mercado laboral y la consecuente mejora de la renta total disponible de los hogares”, vaticina Anged. También apunta a la aportación a las economías familiares de la rebaja del IRPF a partir de este mes y por la bajada del precio de los combustibles en los últimos meses. Las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE), encaminadas a subir la inflación y hacer fluir el crédito, también podrían ayudar al sector en 2015 si tienen éxito.

El pequeño comercio avanza menos

La subida del 0,9% en las ventas registrada en 2014 es una media para todo el sector. Por tipos de formato, el más beneficiado ha sido el de las pequeñas cadenas, que mejora el 1,6%. Le siguen las grandes superficies, con el 1,2%. Y el formato al que menos alcanza la subida del consumo es el pequeño comercio, con solo el 0,2% de avance.

En cuanto al empleo, el avance en el sector fue reducido en comparación con la mejora de ventas. De media, los puestos de trabajo en el comercio aumentaron el 0,2%. El pequeño comercio, pese a registrar la menor mejoría en su negocio, fue la que registró más contratación: el 0,8%. Le siguieron las grandes superficies, con el 0,6%.

La facturación del comercio minorista se incrementó el año pasado en doce comunidades autónomas, especialmente en Canarias (4,6%) y Baleares (3,2%), y bajó en Aragón (-2%), Castilla y León (-1,5%), Asturias (-0,5%) y Madrid (-0,2%). En Galicia se mantuvieron sin cambios respecto a 2013.

Más información